«El arte de ser feliz» a través de 50 reglas de vida de Arthur Schopenhauer

El arte de ser feliz a través de 50 reglas de vida de Arthur Schopenhauer
Tabla de contenidos

¿Cómo ser feliz? Hay tantas respuestas como personas y, sobre todo, como filósofos. La búsqueda de la felicidad ha sido uno de los grandes objetos de estudio de la filosofía. En el caso de Schopenhauer, sus reflexiones quedan recogidas en El arte de ser feliz, una obra en la que presenta cincuenta reglas que al autor le parecen básicas para repensar y conseguir ser feliz.

Sigue leyendo nuestro análisis y resumen para conocer su filosofía y lograr la felicidad según Schopenhauer.

https://www.youtube.com/watch?v=mApfXMixfX

El arte de ser feliz: resumen general

El arte de ser feliz es una obra filosófica de Arthur Schopenhauer.

La obra surge de un cuaderno en el que el autor había ido recopilando sentencias, aforismos y reflexiones sobre el significado de la felicidad y el modo de llegar a ella.

Estas cincuenta reglas son pesimistas, como no podía ser de otra manera teniendo en cuenta la tendencia de pensamiento de Schopenhauer. Lo que se deriva de ellas es que la felicidad pasa por aguantar y aceptar el dolor. Esto sin duda ha hecho que la obra no sea muy leída o recomendada para aquellas personas que buscan esa idea de felicidad más general y absoluta, pues resulta bastante desesperanzadora.

No obstante, no deja de ser interesante y, aunque con una visión un poco agorera, las reglas de Schopenhauer nos dejan grandes aprendizajes. Su enseñanza principal es la importancia de la prudencia, la serenidad y el ingenio para tener un paso tranquilo y feliz por la vida, por muchos retos e infortunios que se nos presenten.

Para Schopenhauer por lo tanto la felicidad, tal y como la concebimos (como un estado de constante e inalterable alegría) es un eufemismo, pues no podremos nunca escapar del destino ni de nuestra condición humana. En consecuencia, el filósofo define la felicidad como la aceptación del sufrimiento y no como la persecución del placer, siendo esto preferible a la no existencia (es decir una vida relativamente feliz es mejor que no vivir).

 

Las 50 reglas de El arte de ser feliz

Schopenhauer creía que cualquier persona podía ser feliz si aplicaba estas 50 reglas.

50 reglas que más que acciones concretas son reflexiones que, aplicadas e interiorizadas, acercaban a la felicidad.

Regla 1

Un gran error es anhelar la felicidad pensando que esta ocurrirá en el futuro, cuando tengamos algo que en el presente no tenemos.

Schopenhauer considera que lo correcto es apreciar un presente estable en el que podamos gestionar el dolor, sin imaginar cómo de felices seríamos de otro modo o angustiarnos por el futuro incierto.

Regla 2

La envidia es la gran ladrona de la felicidad, algo en lo que Schopenhauer coincide con Séneca.

Regla 3

Una persona debe saber lo que ella quiere y lo que puede hacer. Muchas veces somos infelices porque perseguimos ilusiones y exigencias que son ajenas.

Lo que hay que hacer es autoconocerse y ser consciente de nuestros puntos fuertes y débiles para establecer unas metas alcanzables de acuerdo a esas características propias.

Regla 4

Quien está acostumbrado a tenerlo todo nunca tendrá suficiente. En cambio, una persona que no sueña con cierta riqueza, no será infeliz sin ella ni la echará de menos.

Regla 5

Es importante evitar hacernos ilusiones pero también ponernos en el peor de los casos posibles (por ejemplo, anticipar el dolor que nos causaría una tragedia). Debemos desarrollar la capacidad de ver las cosas que nos ocurren o que nos pueden ocurrir en su contexto.

Regla 6

Según Schopenhauer el arte de ser feliz consiste en vivir (y aceptar vivir) como podemos, y no como queremos. Querer vivir como un millonario cuando no podemos solo nos causará frustración. En cambio en la aceptación de nuestra vida encontraremos la apreciación de esta.

Regla 7

Muchas personas cuando emprenden una tarea (o un negocio) reflexionan mucho sobre ello. Esa reflexión es importante y sin ella no se puede dar el paso definitivo. No obstante, esa valoración de todo lo que puede pasar, especialmente lo negativo, no puede cegar las posibilidades de ser feliz. No hay que angustiarse con ese «¿y si va mal?», sino aceptar que puede haber errores o simplemente tener mala suerte.

Regla 8

Hay que limitar nuestro campo de acción. Querer abarcarlo todo genera estrés y frustración porque no se puede llegar a todo. Seremos más felices cuando conozcamos nuestros límites y los apliquemos.

Regla 9

La felicidad no consiste en buscar el placer, si no en la ausencia de dolor.

Regla 10

En esta regla de El arte de ser feliz Schopenhauer cita esta frase de Séneca: «Sométete a la razón si quieres someterlo todo».

Regla 11

Cuando algo malo ocurre, de nada sirve darle vueltas a qué se podría haber hecho diferente o cómo sería ahora nuestra vida si ese infortunio no hubiera tenido lugar. La felicidad también consiste en aceptar el dolor.

Regla 12

Hay que priorizar el monólogo propio que el diálogo ajeno. Nuestra voz y nuestras conversaciones con nosotros mismos son más enriquecedoras que el ruido externo que puede confundir nuestros deseos.

Regla 13

Si sientes alegría, no la cuestiones ni valores si realmente deberías estar tan feliz. Hay que recibirla con los brazos abiertos, pues la alegría sí que es riqueza.

Regla 14

No está mal tener el futuro en cuenta, pero esa visión no debe cegar al presente. Hay que lograr un equilibrio entre ambas perspectivas, porque vivir demasiado en el presente puede llevarnos a la imprudencia y hacerlo en el futuro al miedo y la preocupación.

Regla 15

Un mal en el presente no es determinante y por eso hay que enfrentarlo con serenidad. Piensa en todos los errores cometidos y en aquellas situaciones que te parecieron el fin del mundo, ¿lo fueron? Seguro que terminaste sobreponiéndote a ellos. Schopenhauer también y por eso cree que la felicidad también es serenidad.

Regla 16

El objetivo de la felicidad es vivir un presente soportable, tranquilo e indoloro, haciendo todo lo posible porque las angustias pasadas o futuras no lo estropeen.

Regla 17

La vida hay que vivirla y es un error pensar que en el camino no encontraremos ningún dolor. Hay que aceptar que a veces el precio del placer es el dolor.

Leer también:  Resumen del libro "Bajo la misma estrella" de John Green

Regla 18

No podemos dejarnos llevar por la fantasía y por la imaginación y que estas nos hagan anhelar algo que no tenemos o que nos hagan temer posibles infortunios. Esto es peligroso y hará que la realidad sea insoportable.

Regla 19

Lo malo pasará, pero también lo extremadamente bueno. Cuando sentimos un júbilo enorme por algo, ese algo suele ser momentáneo (por ejemplo, aprobar un examen) y hay que estar preparado para no caer en la tristeza cuando ese instante de inmensa alegría acabe y tengamos que volver a la realidad.

Regla 20

No tiene ningún sentido expresar odio a través de palabras o de un gesto.

Regla 21

Los sucesos que nos ocurren en la vida no tienen un orden lógico. Normalmente son cosas que nos pasan y es eso (que nos pasan a nosotros) lo único que las une. Por lo demás, son asuntos inconexos. En consecuencia, debemos ser capaces de reflexionar sobre ellos de manera individualizada. Por ejemplo, si debemos reflexionar sobre algo hacerlo sin que las preocupaciones por el resto de sucesos nos molesten.

Regla 22

Vivir feliz es vivir lo menos infeliz posible. El placer es muchas veces inalcanzable, mientras que el dolor siempre termina alcanzándonos. Por eso lo mejor es no huir de los dolores e ir recibiendo los placeres que encontremos por el camino. En caso contrario, si damos rodeos para evitar sufrir, también nos perderemos los placeres.

Regla 23

Podemos planificar la vida, pero el azar y el destino son inevitables.

Regla 24

En la primera etapa de la vida (la juventud) cometemos el error de creer que debemos perseguir la felicidad, sin aceptar que no funciona así. Schopenhauer mantiene que cuanto antes entendamos que el anhelo insatisfecho nos aleja de la felicidad en lugar de acerarnos a ella, mejor. Lo que hay que hacer es lo que muchas personas no llegan a hacer hasta la segunda mitad de su vida: buscar la tranquilidad.

Regla 25

A veces solo apreciamos lo que tenemos cuando lo perdemos, por eso Schopenhauer nos anima en El arte de ser feliz a mirar lo que tenemos como lo haríamos si alguien nos lo quitase.

Regla 26

Nuestros deseos deben tener un límite. No ponerlo implica no aceptar que hay cosas inalcanzables y sufrimientos que aparecerán.

Regla 27

En lugar de mirar tanto a los que están «mejor» que nosotros, lo cual nos hacen inmensamente infelices, es mejor mirar a los que están «peor», nos ayudará a vivir de otro modo.

Regla 28

La vejez no es menos feliz. Es importante dejar atrás ese pensamiento erróneo.

Regla 29

Hay que entender que no todo lo que deseamos es necesario, por muy natural que sea desearlo.

Regla 30

Aprender algo nuevo o emprender es necesario para ser feliz. Por eso cuando estamos demasiado tiempo de vacaciones terminamos cansándonos y siendo infelices. En nuestra naturaleza está la acción, no la inmovilidad.

Regla 31

Debemos distinguir entre el concepto y la fantasía. A veces nos empeñamos en perseguir fantasías que luego no son como esperábamos. En cambio, hay que centrarse en aspirar a aquello que realmente es real y no idealizar.

Regla 32

Somos más felices cuando estamos sanos, por eso es importante cuidar la salud. Para comprobarlo, piensa en la última vez que estuviste enfermo, ¿verdad que todo te parecía horrible?

Regla 33

Lo presente e intuitivo nos impacta, pero no podemos olvidar que esa impresión es momentánea y que es más estable lo que sabemos y lo que pensamos.

Regla 34

Nuestra vida no la marcamos solo nosotros, por eso no debemos crucificarnos cuando consideramos que hemos fallado. No podemos predecir absolutamente todo lo que va a pasar porque otras fuerzas también marcan nuestro camino.

Regla 35

El tiempo pasa, y es importante ser capaz de adaptarnos a esos cambios. Por ejemplo, lo que con 25 era nuestro objetivo quizá ya no lo sea cuando lo alcancemos con 35.

Regla 36

El mejor modo para llegar a ser feliz es no anhelar ser muy feliz.

Regla 37

La razón nos lleva a evitar placeres extremos (con el peligro que estos suponen) pero también nos aleja de los dolores. Por eso es conveniente sacrificar los primeros por los segundos.

Regla 38

Cada persona es diferente, por eso no podemos comparar nuestras felicidades. Los dolores o placeres que recibamos se verán diferentes en una u otra persona. Por eso lo importante no es el qué se experimenta, sino el cómo se experimenta.

Regla 39

Todo lo que ocurre es necesario.

Regla 40

Cuando vivimos un presente infeliz volvemos la mirada a un futuro que esperamos sea de color rosa, pero lo cierto es que no sabemos cómo será. En cambio, hay que mirar el futuro como lo que es: un mundo lleno de posibilidades sobre las que no tenemos certezas. Esto aminorará decepciones.

Regla 41

Si algo malo ocurre, no pienses si quiera en cómo habría sido de otra manera.

Regla 42

No se pueden hacer preparativos para la vida porque no sabemos cuánto va a durar.

Regla 43

Si posees una importante riqueza interior, disfrútala en la introspección. El exterior no eres tú.

Regla 44

No importa lo que se representa ser, sino lo que se es. Puedes intentar ser quien no eres, pero eso solo te hará infeliz.

Regla 45

Si te enfrentas a una situación en la que puedes salir bien parado o mal parado, cualquier conclusión debe ser aceptada. No puede ser que si todo sale bien no lo celebres pero si sale mal te hundas, ni que celebres lo bueno pero omitas lo malo. Ambas sensibilidades (a lo agradable y a lo desagradable) deben estar equilibradas.

Regla 46

La vida filosófica es la más feliz.

Regla 47

Tener amigos está bien, pero no hay que olvidar que esos amigos también te tienen a ti.

Regla 48

La felicidad es maravillosa, pero para encontrarla se requiere un esfuerzo e introspección (mirar hacia dentro de  uno mismo no hacia fuera).

Regla 49

Es feliz quien, viendo su vida objetivamente, se siente satisfecho en su existencia y prefiere «ser» a «no ser».

Regla 50

La vida es objetividad (el destino como fuerza determinante) y también subjetividad (nosotros mismos). Ambos elementos se deben dar en partes iguales.

Leer también:  Resumen del libro "Rebelión en la granja" de George Orwell

Quién fue Arthur Schopenhauer

Arthur Schopenhauer nació en 1788 en la actual Gdansk (Polonia).

Su infancia fue bastante cómoda, ya que su familia se dedicaba al comercio y tenía bastante dinero. A pesar de que lo lógico hubiese sido que Schopenhauer continuase el negocio familiar, prefirió estudiar filosofía en diversas universidades europeas.

La corriente filosófica en la que se introdujo y que marcó toda su obra fue el pesimismo. Su obra más famosa El mundo como voluntad y representación (1818) deja clara su visión sobre la vida. Eso sí, el reconocimiento de esta obra y de toda su teoría en general no fue instantánea, sino que ha sido más bien póstuma. No fue hasta sus últimos años de vida cuando sus ideas fueron aceptadas y no tan ampliamente rechazadas como en sus inicios.

Murió en 1860, dejando una gran  huella en el mundo de la filosofía e influyendo enormemente en quienes vendrían después, como fueron Hegel o Freud.

La filosofía de Arthur Schopenhauer

Como hemos comentado, Schopenhauer fue un filósofo pesimista que consideraba que la vida suponía sufrir. El deseo y la voluntad como forma de perseguir la felicidad y el placer extremos eran las causas principales del sufrimiento. Consideraba que solo el arte y la música y el éxtasis estético que producen, podrían trascender el sufrimiento.

Consideraba que la única manera de huir del dolor era negar la voluntad. El no aspirar a más (con la frustración que eso supone) implicaría mayor tranquilidad y paz mental.

Esta visión tan concreta sobre la voluntad y las motivaciones humanas no solo dejó marca en la filosofía, sino también la psicología y el psicoanálisis.

Frases importante de El arte de ser feliz de Arthur Schopenhauer

Para escribir un buen resumen de un libro como El arte de ser feliz de Arthur Schopenhauer, además de sintetizar las ideas principales pocas cosas son tan útiles como leer algunas citas textuales de la obra.

A continuación compartimos algunas con las que esperamos puedas comprender mejor la idea de felicidad del autor.

«No hay que entregarse a grandes júbilos ni a grandes lamentos ante ningún suceso, porque la variabilidad de todas las cosas puede modificarlo por completo en cualquier momento.»

«Jamás serás feliz si te atormenta que otro lo sea más.»

«El destino nos agarra rudamente y nos muestra que nada es nuestro, y que todo es suyo, porque tiene un derecho indisputable no sólo sobre nuestras posesiones y adquisiciones, sino sobre nuestros brazos y piernas, ojos y orejas y hasta sobre nuestra nariz en medio de la cara.»

«Pero la mayoría de las veces hacemos lo contrario: los planes y las preocupaciones de cara al futuro, o también la nostalgia del pasado nos ocupan tan plena y constantemente que casi siempre menospreciamos y descuidamos el presente.»

«Un mendigo sano es más feliz que un rey enfermo.»

«Una vez que un infortunio se ha producido y no se puede remediar, no permitirse pensar que pudiera ser de otra manera. De otro modo uno se convierte en un torturador de sí mismo.»

«El futuro y también el pasado casi siempre son diferentes de cómo los pensamos. Engañándonos de esta manera, nos privamos de toda la vida»

Por qué leer El arte de ser feliz

El arte de ser feliz es una obra compleja y que sin duda demuestra que pesimismo y felicidad, aunque parezcan conceptos totalmente contrarios, pueden ser los dos grandes pilares de un mismo pensamiento. Sin duda, una perspectiva interesante en un entorno como el actual, en el que los datos de salud mental apuntan a una apatía generalizada pero también a una obsesión por la felicidad.

Por eso mismo, de todas las obras sobre eudemonología y de todas las opiniones sobre la felicidad que han hecho los grandes filósofos (algunas puedes conocerlas en El mundo de Sofía), la de Schopenhauer es quizá de la que más podemos aprender ahora mismo.

También es una lectura muy recomendable para aquellas personas que se encuentran en plena juventud y que han dejado atrás la inocencia, encontrándose con las decepciones del mundo. Schopenhauer de hecho empezó a dar forma a estas cincuenta reglas durante sus primeros años en Berlín, que no resultaron todo lo felices que él esperaba y anhelaba. La necesidad de tener que enfrentarse a la vida de una manera más práctica y suavizar sus sufrimientos personales le llevó a coger su cuaderno y escribir esta obra, que en un principio iba dirigida a pensadores y escritores pero que a día de hoy muchas personas leen desde la reflexión.

Porque, como hemos dicho, a pesar de los años la obra sigue siendo relevante y útil. Muchas personas llegan a ella incluso buscando un libro de autoayuda al estilo de A muerte con la V.I.D.A. de Ana Albiol o Cómo hacer que te pasen cosas buenas de Marián Rojas Estapé.

Preguntas y respuestas sobre El arte de ser feliz de Arthur Schopenhauer

¿Estás preparando un examen sobre El arte de ser feliz  y la filosofía de Arthur Schopenhauer? Lee nuestra sección de preguntas y respuestas y aclara algunos conceptos claves.

Información General

¿Quién escribió El arte de ser feliz?

El filósofo Arthur Schopenhauer.

¿Cuántas páginas tiene el libro El arte de ser feliz?

Tiene unas 160 páginas (un número que puede variar según ediciones).

¿Cuál es el tema principal de El arte de la felicidad?

En El arte de ser feliz Arthur Schopenhauer nos enseña a través de cincuenta reglas cómo aceptar el sufrimiento y el pesimismo de la vida para acercarnos a una felicidad relativa.

Filosofía y Enfoque de Schopenhauer:

¿Cuál es el aporte filosófico de Schopenhauer en El arte de ser feliz?

Schopenhauer aporta una visión pesimista sobre la felicidad pero no por ello menos útil. Enseña de manera práctica y sin olvidar las limitaciones humanas cómo se puede alcanzar una vida tranquila y una felicidad que no es absoluta pero sí preferible a la no existencia.

¿Cómo fue la vida de Schopenhauer?

Arthur Schopenhauer nació en Polonia en 1788. Tuvo una vida acomodada gracias a la riqueza de su familia, aunque él en lugar de al comercio prefirió dedicarse a la filosofía.

Su formación como filósofo le llevó a recorrer Europa, conociendo los grandes centros de sabiduría del momento. Su corriente de pensamiento pesimista le llevó a enfrentarse con sus contemporáneos, lo que hizo que su obra no fuese reconocida hasta casi su muerte.

Leer también:  Resumen del libro "Cartas a un Joven Poeta" de Rainer Maria Rilke

No obstante, en la actualidad es un autor estudiado y que ha tenido influencia en otros pensadores.

¿Cuáles son las principales obras de Schopenhauer?

Además de El arte de la ser feliz otras obras conocidas de Schopenhauer son:

  • El mundo como voluntad y representación
  • Sobre la voluntad en la naturaleza
  • Los dos problemas fundamentales de la ética
  • Parerga y Paralipómena

¿Cómo define Schopenhauer el dolor vital y la felicidad?

Para Schopenhauer ambos conceptos (dolor vital y felicidad) están sumamente relacionados. Según su filosofía, la cual queda reflejada en El arte de ser feliz, la felicidad consiste en liberarse del dolor y superar la necesidad, el deseo y la consecuente frustración. No hay por tanto una felicidad que sea placer, sino ausencia de dolor.

¿Cuál es el motor de la vida según Schopenhauer?

El dolor es el motor vital para Schopenhauer. Es el dolor el que marca nuestra vida y no el placer, que es momentáneo.

¿Cómo define Schopenhauer la vida, el placer y la voluntad de vivir?

En la filosofía de Schopenhauer estos tres conceptos son clave y fueron objeto de estudio para él. Los define así:

  • La vida: es una experiencia que conlleva irremediablemente el sufrimiento. No se puede pretender vivir sin desafíos que provoquen dolor y frustración por los deseos no cumplidos. Además, cuando esos deseos se cumplen el placer que provocan representa un instante en comparación a la huella que deja el dolor.
  • El placer: es por tanto algo temporal que surge cuando se cumple un deseo que, por otra parte, normalmente viene dado por presiones superficiales y ajenas y, cuando no se cumple, genera frustración. Si nos olvidásemos de buscar el placer seríamos más felices y sufriríamos menos.
  •  La voluntad de vivir: Schopenhauer la entiende como una energía incontrolable, ciega e incansable que nos lleva a los seres humanos a preferir la existencia a la no existencia.

Perspectiva de Schopenhauer sobre la Felicidad:

¿Qué es la felicidad para Schopenhauer?

Para Schopenhauer la felicidad es relativa. No comparte esa idea de la felicidad absoluta y eterna cuya búsqueda nos conduce al sufrimiento.

¿Qué dice Schopenhauer sobre la felicidad?

Toda la teoría de Schopenahuer sobre la felicidad se recoge en El arte de ser feliz. En términos generales podría decirse que su definición se sostiene en cuatro pilares:

  • La felicidad es la ausencia de dolor al no perseguir placeres efímeros que nos llevan al sufrimiento y la frustración.
  • La felicidad se encuentra en el presente, no en el anhelo de un futuro mejor ni en el qué habría ocurrido si el pasado hubiese sido diferente.
  • La felicidad no es posible si no hay una buena salud.
  • A pesar del sufrimiento, la felicidad relativa consiste en preferir esa vida dolorosa a la no vida.

¿Qué piensa Schopenhauer sobre la felicidad?

Schopenhauer piensa que la felicidad se encuentra en la no persecución del placer, que nos llevaría a un menor sufrimiento.

¿Qué opina Schopenhauer de la felicidad?

Schopenhauer opina que la felicidad entendida en términos absolutos y como la búsqueda constante de placer solo nos lleva a un mayor sufrimiento.

¿Qué propone Schopenhauer para alcanzar la felicidad?

Para alcanzar la felicidad Schopenhauer propone aceptar el sufrimiento con practicidad y serenidad.

¿Cómo define Schopenhauer la felicidad en El arte de ser feliz?

En El arte de ser feliz Schopenhauer define la felicidad como «una existencia tal que, vista objetivamente, o (porque aquí importa un juicio subjetivo) según una reflexión fría y madura, sería decididamente preferible al no ser.»

Perspectiva de Schopenhauer sobre la Vida:

¿Qué dice Schopenhauer de la vida?

Como filósofo pesimista, para Schopenhauer la vida está marcada por el dolor, la frustración y la insatisfacción de los deseos. Incluso cuando cumplimos alguno de estos esa felicidad es efímera pues la sigue el sufrimiento por querer más y no conformarse.

¿Qué dice Schopenhauer sobre el sentido de la vida?

Schopenhauer considera que la vida es sufrir y que no hay manera de escapar de ello. Ni cumpliendo deseos y consiguiendo placer momentáneo podemos evitar el dolor.

Argumenta que el sentido de la vida por lo tanto no puede ser la consecución de objetivos vitales que nos lleven al placer, porque este siempre acabará y nos dejará aún más dolor. La felicidad duradera y perpetua no existe por lo que para él el sentido de la vida es negar el deseo y aceptar el dolor, lo que llevará a la serenidad y la paz interior.

¿Cuál es el sentido de la vida según Schopenhauer?

Para Schopenhauer el sentido de la vida es aceptar el sufrimiento y abandonar la idea de la felicidad permanente o sin dolor.

Comparación con Otras Filosofías

¿Qué es la felicidad y cómo se puede conseguir según Epicuro y Schopenhauer?

Como hemos visto, la felicidad para Schopenhauer se da en la renuncia al placer y la consecuente liberación del sufrimiento. Desapegándonos de la vida mundana de los placeres estaríamos más cerca de una existencia feliz.

Epicuro en cambio considera que la felicidad es placer. No piensa esto de forma hedonista (el placer por el placer), sino que es más moderado en este sentido. Considera que ese placer es la tranquilidad y la ausencia de preocupaciones.

En este sentido se asemeja a Schopenhauer, pues ambos filósofos ven importante alejarse de los placeres excesivos y efímeros. En lo que difieren en que Epicuro no renuncia al placer para llegar a esa tranquilidad, mientras que Schopenhauer lo ve imprescindible pues todo placer conlleva dolor.

¿Quieres comprender mejor la filosofía y las reglas de la felicidad de Schopenhauer? Compra el libro El arte de ser feliz a través de este enlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram