Escribir un libro técnico puede ser una buena fuente de ingresos

Tabla de contenidos

El mercado editorial no es un mercado fácil y las cifras relativas a él pueden ser muy engañosas. Sobre todo porque eventos como la crisis sanitaria y la guerra en Ucrania no han ayudado en este ámbito. Entonces, ¿cómo tomas la decisión correcta cuando te sientes listo para escribir el libro que traerá fortuna y gloria?

¿Como, por ejemplo, un libro técnico? Seamos honestos, la motivación del tamaño de un edificio de Manhattan no es suficiente, si no viene con un par de cosas; aquí te proponemos cinco; para estar más seguro de ganar su apuesta. Porque escribir un libro y lograr venderlo siempre es una apuesta.

 

 

Elige el tema adecuado para tu libro

El tema correcto es aquel que atraerá a los lectores. En general, nos preocupamos demasiado o no lo suficiente. Cuando nos preocupamos demasiado por eso, eso es lo que sucede, más o menos conscientemente, cuando escribimos lo que escriben los demás. Esto se llama sigue la moda.

Evita seguir la moda

Justo después del final de los sucesivos confinamientos, ligados a la crisis sanitaria, asistimos así a todo un “fracaso” de periódicos, relatos, puntos de vista, etc., aflorar sobre dicha crisis. La gran mayoría ni siquiera logró cruzar la recepción de las editoriales, y en cuanto a la exigua minoría que logró publicar, sus ejemplares ya han llegado casi en su totalidad a las cajas de las tiendas de descuento, o terminaron, simplemente, con una maja

¿Quién recuerda todavía, por ejemplo, el diario de encierro de Leila Slimani todavía autor reconocido?

Esto en cuanto a la moda y sus consecuencias más probables. Queda el otro término de la alternativa. El caso en que al autor no le importa como el año 40 lo que lectores, editores, críticos y demás puedan pensar de lo que escribe.

Lo que le importa es diviértete ante todo. Seamos realistas, tenemos una debilidad por este enfoque. Pero, obviamente, si el objetivo sigue siendo vender una cantidad importante de libros, todo hay que decirlo, no es muy fiable.

 

Conciliar el mercado y el placer de escribir

¿Así que cómo? ¿Cómo podemos conciliar básicamente el mercado con el placer de escribir? Porque ahí es donde está el secreto para elegir el tema adecuado para tu libro.

Leer también:  Resumen del "El libro de la selva" de Rudyard Kipling

El que vende. Es decir, tienes que saber mirar dónde está la petición de los lectores y responder a ella con lo que sabes hacer perfectamente bien. Como, por ejemplo, contar historias o dominar una habilidad.

En este último caso, es en particular el nicho del libro técnico… De lo contrario, todo lo que queda es confiar, por así decirlo, en los oráculos de la botella de tinta. También podría comprar un boleto de lotería. Es más barato, toma mucho menos tiempo y, además, puede pagar mucho.

 

Comprender qué es un libro técnico

Organizaciones de editores desglosan el importe de las ventas del año observado en diez sectores. Así, según los últimos datos conocidos, el sector técnico en el que, en nuestra opinión, encontramos libros prácticos y libros de texto universitarios, representa un total de ventas de 376 millones de euros.

Está alrededor 15% de las ventas. Y menos aún, si consideramos sólo los manuales, apenas el 2,5%. A primera vista, por lo tanto, no es terrible. Sobre todo si comparamos estas ventas con los cinco sectores que se llevan la mayor parte como son la literatura, la escuela, las humanidades, la juventud y el cómic.

Comprender qué es un libro técnico

Sí, pero ahí es cuando dominas un tema como el arte de hacer pasteles sublimes o el de hablar inglés como la Reina de Inglaterra, tienes un saber hacer que seguro no interesará a una multitud de lectores, como puede hacerlo una novela de misterio, pero seguramente un número importante de aficionados.

Esto tiene una doble ventaja. La primera es que no hace falta tener una imaginación desenfrenada para escribirlo. La segunda es que al ser un libro «de nicho», es decir, reservado a unos pocos «felices», da esperanza de excelentes rendimientos en autoedición. Queda por escribirlo.

 

Mira una selección de libros técnicos sobre el mismo saber hacer

Puede ser desalentador, es verdad. Pensábamos que éramos únicos y no lo somos. La tía Marie ya ha dicho todo sobre sus tartas de frambuesa.

La señorita Watson no tiene paralelo en el sentido de que su lector sabe hablar «con fluidez» incluso antes de haber pasado la última página de su libro.

Observar lo que hacen otras personas es lo que los especialistas en marketing llaman hacer evaluación comparativa. Tiene más conocimiento, pero no cambia nada. Y esto es esencial. Es haciendo benchmarking que podemos ver lo que no se debe hacer y lo que se debe hacer.

Leer también:  Escribir un libro conspirativo puede generar mucho dinero

Así es como puedes decirte a ti mismo que incluso si eso significa poner ilustraciones en tu libro, sobre todo no debes hacer como la tía Marie y poner ilustraciones poco atractivas que no te den ganas de comer tus pasteles de frambuesa. En cuanto a la señorita Watson, sus listas de palabras y expresiones son tan indigestas que acaban dando náuseas.

En resumen, después de una buena sesión de evaluación comparativa, en general, te sientes mejor y listo para dar el siguiente paso.

 

Escribir una nota de intención para un libro técnico

Esta nota de intención servirá como marco para el prólogo final. Su propósito es ayudar al autor a especificar claramente lo que quiere hacer. Mezclará allí lo que ha visto y lo que tiene en mente. Para no olvidar nada, nos interesa utilizar el buen viejo método ingles de los Five W’s.

Entender bien el tema

A continuación especificamos, entre otras cosas, quienes somos (Q) y por qué somos legítimos para escribir este libro. Entonces decimos de qué (Q) queremos hablar con precisión. Es allí donde se delimita su sujeto. Como dice el conocido dicho, «Quien mucho abarca, poco aprieta“.  Podemos tener la tentación de pasar rápidamente sobre los dos puntos siguientes.

Quien mucho abarca, poco aprieta

Pero, estando en el marco de una nota de intenciones que, por su naturaleza, no pretende ser publicada, puede ser muy interesante recordar Dónde (D) escribimos y Cuándo (C) empezamos para pensar en ello. De hecho, estaremos muy felices de volver a leer las respuestas cuando ocurra la inevitable fase de desmotivación.

Quedan los dos últimos puntos, quizás el más importante, el Cómo (C) y el Porqué (P). Al responder a la primera, indicamos el método que seguiremos para exponer nuestro saber hacer. Aquí es donde puede destacarse, más particularmente, de sus competidores.

 

Saber destacar

Por ejemplo, ¿vamos a poner más énfasis en los vínculos causales, es decir, sobre el funcionamiento de lo que queremos exponer, o bien, sobre los procedimientos a seguir escrupulosamente, sin hacer preguntas, para lograr un resultado?

Leer también:  Mejores novelas policiacas de todos los tiempos

En cuanto al último punto, la P del Por qué, pero también del Para Quién. Está ahí para recordar, en particular, a quién le estamos hablando. No escribimos de la misma manera según nos dirijamos a un público principiante o a un público experimentado. Entre otros.

 

Escribe un resumen detallado

Último consejo, antes de lanzarse a escribir un libro técnico: haz un plan detallado en forma de resumen. El orden es siempre el mismo. Partimos de lo general para ir a lo específico. Empezamos con las causas antes de pasar a las consecuencias.

También tratamos, para empezar, de respetar un ritmo ternario. Tres partes, tres subpartes por parte, tres párrafos por subparte. Una introducción y una conclusión para cada parte principal. Luego, para el libro, como un todo.

No es recomendable querer hacer un resumen definitivo desde el principio. Su principio es ser ante todo un » guía» , a » pretexto» , De género paratexto. No ser un marco rígido que termine impidiendo que el pensamiento se exprese. Por lo tanto, a medida que escriba, aparecerán nuevas partes, desaparecerán párrafos.

Al final tendremos, quizás, cuatro o cinco partes, cinco o seis subpartes, etc.

No importa, lo principal es que el conjunto se mantenga coherente y en sintonía con el objetivo que se persigue. Como resultado, un resumen generalmente se revisa al menos una o dos veces. Una primera vez después de uno o dos capítulos, y una última vez, cuando el libro está terminado.

En cualquier caso, basta con empezar a escribir y las ideas irán apareciendo sobre la marcha.

 

Escribir un libro técnico y venderlo, en definitiva

Se entenderá que escribir un libro técnico puede ser una oportunidad para cualquier autor que domine una habilidad y sea capaz de resaltar lo que la hace única. Cumplido este requisito previo, sólo resta que el autor se lance a escribir sin preocuparse de nada más que de completar su proyecto. Ajustando su escritura según sea necesario a medida que avanza.

A partir de ahí comienzan las operaciones de promoción. Encuentre un buen editor o una buena plataforma para autopublicar. Recordando que un libro técnico es, en general, un libro dirigido a un Nicho de mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram