«Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva» de Stephen Covey: Resumen y Claves para el Éxito

Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva de Stephen Covey Resumen y Claves para el Éxito
Tabla de contenidos

Durante años, Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva se ha convertido en uno de los libros más leídos en los rankings de librerías, y no es para menos.

Stephen Covey propuso ya en 1989 un manual ideal para toda aquella gente que, tanto a nivel personal como profesional, quería cambiar, tomar las riendas de su vida y cumplir con sus objetivos.

“No conozco la clave del éxito, pero sé que la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo”.

Woody Allen 

Es por eso que Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, de Stephen Covey, sigue siendo uno de los libros de autoayuda y productividad más vendidos y más valorados.

Sabiendo esto, seguro que no te extraña que hoy queramos analizarlo para sintetizar sus enseñanzas, sus consejos y los ejemplos prácticos.

Con todos ellos, el autor promete que nos ayudará a hacer nuestra vida más eficiente y a tomar conciencia de cómo podemos enfrentarnos a la vida y a aquellas situaciones que nos generan una dificultad.

 

A menudo, las personas tienden a culpar a su contexto por todo lo que les ocurre. Ya sea la pareja, la ciudad, el tráfico o el trabajo, al final siempre hay una excusa para no hacerse responsable de la situación.

Sin embargo, si le preguntas a un empresario de éxito cómo ha llegado hasta allí, seguramente te contestará que gracias a fijarse objetivos y cambiar de enfoque y hábitos. Es precisamente esta nueva perspectiva la que propone Covey en su libro.

La esencia de su doctrina, la cual desarrollaremos en este resumen de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, es, por lo tanto, responsabilizarse de nuestros actos y comportamientos.

Para ello hay que reevaluar nuestros hábitos y construir rutinas que nos lleven hacia el desarrollo personal y profesional.

Porque es en ellos, en los hábitos, donde todas las personas a las que admiramos reconocen que está su éxito.

 

 

Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva: Resumen y Análisis

 

¿Cómo te enfrentas a la vida?

Quizá no lo sabes, o quizá sí, pero lo importante de los retos que nos encontramos en el día a día es cómo los percibimos y cómo actuamos al respecto.

Cómo te enfrentas a la vida laboral frente a tu jefe
Cómo te enfrentas a la vida laboral frente a tu jefe

Si por ejemplo nuestro jefe nos señala algo que hemos hecho mal, podemos afrontar nuestro error desde el victimismo o desde la responsabilidad.

Según qué elijamos el resultado será uno u otro, la dificultad se convertirá en oportunidad o en culpa, enfado o frustración.

Considera que la primera actitud, la de víctima, se basa en la dependencia.

Como sociedad es cierto que somos interdependientes del sistema (naturaleza, otras personas, etc.), pero tampoco podemos caer siempre en ese mito de que lo que hacemos siempre es por causa o culpa de otros.

Por ejemplo:

  • Si llegamos tarde al trabajo no podemos atribuírselo al conductor de autobús.
  • Si nuestra pareja se enfada, no podemos achacarlo su carácter.
  • Si no logramos terminar un proyecto a tiempo, no podemos culpar a las herramientas que utilizamos.
  • Si un amigo se aleja, no podemos atribuirlo simplemente a su cambio de interés…

Lo que debemos hacer es responsabilizarnos de nuestros actos, ganar independencia respecto al resto, y entender que no podemos ser simples víctimas del entorno.

Responsabilizarnos de nuestros actos cualquier sea el entorno, familial o profesional
Responsabilizarnos de nuestros actos cualquier sea el entorno, familial o profesional

En el libro Stephen Covey no solo nos explica esta teoría sobre la percepción de lo que nos ocurre, sino que también nos plantea 7 hábitos que harán cambiar, para mejor, esa percepción.

Esto favorecerá nuestra personalidad, haciéndonos sacar lo mejor de nosotros mismos y ganando independencia, y también nuestras habilidades profesionales, ya que el secreto para ser un buen líder es saber hacer frente a los retos.

Antes de analizar uno a uno los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, es imprescindible señalar que Stephen Covey los divide en tres grupos.

  • Hábitos de autodominio (1, 2, 3): implementarlos nos ayuda a pasar de la dependencia a la independencia. Nos generan «victorias privadas».

 

  • Hábitos de trabajo en equipo (4, 5, 6): implican conseguir que la interdependencia en la que forzosamente vivimos sea efectiva, es decir, que no genere dependencia. Se basa en que juntos podemos llegar más lejos que por separado, por lo que se alcanzan «victorias públicas».

 

  • La mejora continua (hábito 7): se basa en la auto-mejora o «renovación» y en seguir formándose y afianzando los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.

 

Resumen por capítulos de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

 

El libro de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva lleva décadas siendo una de las guías más importantes dentro del mundo de la superación y el desarrollo personal. El autor, sin la intención de adoctrinar o compadecerte, expone una serie de pautas o hábitos que, si los sigues y adaptas a tus necesidades, te aseguran acabar siendo alguien autosuficiente, proactivo y exitoso con tus proyectos.

Stephen Covey parte de la premisa de que todos nacemos completamente dependientes de nuestro entorno y que, por tanto, el objetivo vital es caminar en pro, primero, de la independencia y, después, de la interdependencia. Para ello, desarrolla hasta siete hábitos, organizados en tres grandes bloques, que vamos a pasar a detallar, al hacer un resumen por capítulos de este libro que tanto ha dado de qué hablar.

 

Parte I: Paradigmas y principios

 

En esta primera parte del libro, Covey nos hace una pequeña introducción y nos contextualiza desde dónde surgió la idea de exponer este cambio de conducta. Asegura que Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva se basa en principios y conceptos universales, por lo que asegura ser un manual atemporal. Así mismo, introduce de lleno el tema de la dependencia y de los hábitos que pueden cambiarnos.

 

Capítulo 1: “De dentro hacia afuera”

 

La mayoría de las personas que quieren lograr el éxito, tanto personal como profesional, y fracasan, han fallado en un punto fundamental; han querido mostrarse fuertes y poderosos ante los demás, pero no han llegado a trabajar su personalidad.

Para Covey, la inercia adecuada es comenzar mirándonos para dentro primero, conociéndonos mejor, sabiendo desde qué punto partimos y, desde ahí, trabajar para poder dar a los demás nuestra mejor versión. Se trata de romper la cadencia casi innata de claudicar con nuestros sueños y tomar de una vez la determinación y el rumbo de nuestra vida.

 

Capítulo 2: “Paradigma general de los 7 hábitos”

 

En este sentido, y continuando con la idea, el autor presenta por primera vez el concepto de los siete hábitos. En rasgos generales, los acaba dividiendo en tres grandes bloques que tiene que ver con las etapas que se irán atravesando.

  • Victoria privada: aquellos hábitos que nos permiten pasar de ser personas dependientes a lograr la independencia

 

  • Victoria pública: una vez lograda la independencia, lo siguiente será lograr exponerse al contexto, fomentando la interdependencia.

 

  • Renovación: este último escalón consta de tan solo un hábito y nos permite, con todo el trabajo hecho, poder seguir mejorando y creciendo personalmente.

 

Parte II: Victoria privada

 

En toda esta segunda parte del libro se entra de lleno en materia y se empieza explicando tres de los primeros hábitos que se debe implementar en la vida. Todo enfocado a conseguir ser una persona más independiente y dejar de lado los paradigmas iniciales.

 

Capítulo 3: Hábito 1 de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Ser Proactivo

 

La proactividad es la clave para asumir el control de nuestra vida, eligiendo cómo responder a los estímulos externos en lugar de dejarnos arrastrar por ellos, y así, transformar nuestra realidad.
La proactividad es la clave para asumir el control de nuestra vida, eligiendo cómo responder a los estímulos externos en lugar de dejarnos arrastrar por ellos, y así, transformar nuestra realidad.

El primer hábito que se debe tener en cuenta en el camino del cambio es aquel que nos convierte en personas proactivas. Stephen Covey define la proactividad como nuestra capacidad para responsabilizarnos de lo que ocurre y nuestra disposición para cambiar aquellas cosas que quiere o que no le gustan.

En este sentido, si partimos siendo personas dependientes, lo más común es que seamos gente reactiva, es decir, gente que tiene una actitud pasiva ante los problemas y que se suele victimizar. Para poder pasar a ser proactiva, nos debemos enfocar en todas aquellas cosas que sí están a nuestro alcance y tenemos la capacidad de cambiar.

Debemos entender que lo que nos hace daño no es aquello que nos hacen, sino la respuesta que nosotros tenemos ante ese estímulo. Veámoslo con dos ejemplos sacados del propio libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva:

  • Una mujer, durante una conferencia de Stephen Covey, se dio cuenta de que era desgraciada en su trabajo porque ella decidía, de algún modo, serlo. Era enfermera y uno de sus paciente la trataba fatal, no apreciaba su trabajo y a veces también la insultaba. Esto hacía que la mujer se sintiese frustrada y tuviese pensamientos negativos continuamente. Sin embargo, tras la charla, aseguró que eso cambiaría y sería proactiva a la hora de controlar la respuesta que ella emitía al estímulo.

 

  • Victor Frankl es una de esas personas con una historia fascinante. Durante el holocausto nazi fue prisionero en un campo de concentración y allí fue sometido a numerosas torturas y vejaciones. Su libertad estaba totalmente coartada por los guardias, pero se dio cuenta de que aún le quedaba su libertad interior y su capacidad para decidir cómo responder. A través del auto conocimiento agrandó esa libertad interior, lo que le ayudó a sobrevivir.

 

Cómo ser más proactivo según Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

 

¿Cómo puedes aplicar tú las enseñanzas de esta mujer y de Frankl? Piensa en esas situaciones que te hacen mal; por ejemplo, mirar las redes sociales. Es posible que ver las vidas idílicas de ciertas personas te genere frustración, envidia, celos, culpa… En lugar de dejar que el estímulo te cause esa respuesta, que no te está haciendo ningún bien, piensa cómo puedes tomar responsabilidad sobre ello. Sé proactivo y encuentra una respuesta mejor, quizá transformándola en motivación, inspiración o admiración.

De este modo pasarás de ser una persona reactiva que espera a que el mundo le dé una solución, a ser una persona proactiva que responde ante el mundo. Si siempre adoptas el papel de víctima o de damisela en apuros, nunca llegarás a tomar control de tu propio éxito y de tu propia vida. Está claro que no puedes hacerte cargo de lo que otros hagan y de los estímulos que te envíen, pero sí puedes responsabilizarte de cómo dejas que estos te afecten y de cómo respondes a ellos. Para ejemplificar esto, Covey habla de dos círculos:

  • Círculo de la preocupación: es aquello que no podemos controlar, por lo que nos genera una preocupación inútil.

 

  • Círculo de la influencia: es aquello que sí podemos controlar y sobre lo que podemos actuar. Ser proactivo implica estar más tiempo en este círculo.

 

Capítulo 4: Hábito 2 de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Comenzar con un fin en mente

 

Define un propósito vital claro y alinea tus acciones con él, para que seas el protagonista de tu vida y no te dejes llevar por las expectativas de los demás.
Define un propósito vital claro y alinea tus acciones con él, para que seas el protagonista de tu vida y no te dejes llevar por las expectativas de los demás.

Lo cierto es que las personas, de manera intrínseca, funcionamos a base de objetivos. Puede que sean tan sencillos como hacer la compra u obtener un bien, pero todas nuestras acciones siempre están justificadas y motivadas. En este sentido, el segundo hábito se centra en poder fijar objetivos realistas, que nos ayuden a lograr nuestras metas y nos mantengan enfocados en un propósito.

Tener un objetivo claro es algo que de lo que también  hablaba Laura Vanderkam en Qué hace la gente exitosa Antes del desayuno. Si no sabemos cuál es el fin último por el que estamos implementando un hábito, si no tenemos ese foco, estamos abocados al fracaso.

Para alcanzar el éxito, es vital tener un propósito claro, ser responsables de nuestras acciones y crear una misión personal que refleje nuestros principios
Para alcanzar el éxito, es vital tener un propósito claro, ser responsables de nuestras acciones y crear una misión personal que refleje nuestros principios

Como seguro que no quieres firmar tu fracaso antes si quiera de empezar a correr hacia el éxito, Stephen Covey nos invita a preguntarnos cómo nos gustaría que se nos recordase. Ese cómo, que no deja de ser lo que queremos conseguir, debe ser nuestra motivación, nuestro propósito vital y nuestra guía. Lo que hagamos para llegar a ese objetivo es el camino.

Si queremos encontrar nuestro propósito es importante ser responsable de nuestras acciones, tomar conciencia de nuestra perspectiva ante la vida. En caso contrario, terminaremos haciendo lo que los demás esperan de nosotros. Para que esto no te ocurra es recomendable que crees una misión personal. Covey define este «documento» como una especie de constitución en la que estableces cuáles son tus principios, tus límites, tus deseos… Es algo que debes crear desde la introspección.

Leer también:  Resumen del libro "El método Lean Startup" del autor Eric Ries

 

Cómo establecer tus objetivos según Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

 

Para ilustrar esta enseñanza Covey pone varios ejemplos:

  • Un amigo suyo que iba a dejar su trabajo porque siempre andaba discutiendo y en desacuerdo con un compañero. Para Covey su amigo había colocado en el centro de su vida a ese compañero, cuando el centro debería ser su misión personal. Conocer bien su propósito y ser proactivo respecto a él le ayudaría a darse cuenta de que no quería cambiar de trabajo y de que debía cambiar la respuesta que daba ante la actitud de su compañero.

 

  • Otro ejemplo es de las entradas del concierto. Imagina que has comprado unos tickets para ir con una amistad, tu pareja o tu madre a un concierto. Justo cuando estás a punto de salir del trabajo, tu jefe te pide que hagas una última tarea que, por el tiempo que conlleva, te impedirá ir al concierto. ¿Qué haces? No hay una respuesta general, sino que dependerá de cuál se tu centro, tu misión. Si tu misión es ganar puntos en el trabajo, quizá deberías aceptar la tarea y no ir al concierto. Pero si tu centro es tu papel como hija, como esposa o como amiga, posiblemente decidas explicarle asertivamente a tu jefe que en ese momento no puedes asumir una tarea extra.

Otra situación en la que este hábito puede ser significativo es cuando sientas el famoso FOMO (Fear of Missing Out).

Ese «miedo a perderse algo» puede llevarte a aceptar planes que en realidad no quieres hacer.

Salir de fiesta, gastarte dinero en un viaje, ir a una boda de un compañero de trabajo…

Si estableces bien tu objetivo, es posible que descubras que tus metas no son en ser conocido o ser recordado como el más «fiestero».

Por lo tanto, recuerda tu propósito cuando respondas a una invitación de este tipo y cambia la respuesta que das a esas situaciones que te pierdes.

 

Capítulo 5: Hábito 3 de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Establecer prioridades

 

Identifica lo importante frente a lo urgente y enfócate en el cuadrante II, estableciendo prioridades claras y diciendo "no" a lo que no te acerque a tus objetivos, para así evitar distracciones y mejorar tu productividad.
Identifica lo importante frente a lo urgente y enfócate en el cuadrante II, estableciendo prioridades claras y diciendo «no» a lo que no te acerque a tus objetivos, para así evitar distracciones y mejorar tu productividad.

¿Ya tienes claro tus objetivos? Genial, ahora solo te falta establecer unas prioridades y organizarte para alcanzarlos.

Siguiendo con el desarrollo ordenado de estos nuevos hábitos, el tercero está enfocado a ponerse manos a la obra y priorizar.

Tienes la voluntad de cambiar, te has fijado un objetivo y, ahora, debes ordenar y jerarquizar todos los pasos que debes dar para lograrlo.

 

En este sentido, debes priorizar entre las cosas que son importantes y urgentes, las que no son tan importantes pero igual son urgentes, las que son importantes pero no muy urgentes y, finalmente, las que no son ni importantes ni urgentes. De este modo, sacarás el mejor partido a tu tiempo y energía.

Para ello Covey plantea un cuadrante en el que «colocar» las diferentes actividades que tenemos según su urgencia y su importancia:

  • Cuadrante I: actividades urgentes e importantes.
  • Cuadrante II: actividades no urgentes e importantes.
  • Cuadrante III: actividades urgentes y no importantes.
  • Cuadrante IV: actividades no urgentes y no importantes.

Como ya te podrás imaginar, es importante distinguir bien entre lo urgente y lo importante. Una tarea puede ser muy urgente (porque tiene una fecha límite) pero nada importante (porque no te supone ningún avance hacia tu objetivo).

Por lo general lo urgente nos hace pensar en crisis y actúa sobre nosotros, pues conlleva una sensación de rapidez, de peligro.

Las importantes en cambio afectan a nuestros resultados a medio y largo plazo.

 

Es posible que hacer networking no sea «urgente» pues puedes hacerlo en cualquier momento, pero ¿acaso no es más importante ir a esa reunión que una llamada de teléfono?

Sin embargo, a veces dejamos que lo urgente nos nuble la vista (por ejemplo, contestar el teléfono al momento en que suena en lugar de mantener la charla que estamos teniendo y que tanto nos puede beneficiar).

 

Ejemplos de cómo establecer prioridades (y cómo no hacerlo) según Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

 

Covey una vez entrevistó a los trabajadores de una empresa y les preguntó qué tareas serían importantes y por tanto relevantes para mejorar su productividad.

Los trabajadores respondieron que sin ninguna duda mantener relaciones estrechas con sus proveedores.

La sorpresa llegó cuando Covey demostró que a esas tareas estaban dedicando menos de un 5% del tiempo.

¿La razón?

Se centraban en lo urgente, en los problemas del día a día que les permitían sobrevivir en un estado de crisis y agotamiento continuos pero no les daban prosperidad.

 

Ponte en el lugar de un estudiante, si es que no lo eres, e imagina que para una asignatura debes hacer un trabajo (que supone el 80% de la nota y se entrega dentro de un mes) y también presentarte a un examen (que supone un 20% de la nota y es en apenas una semana).

Está claro que es más  urgente estudiar para el examen, pues está al caer.

Sin embargo, lo verdaderamente importante es el trabajo, ya que supone un mayor porcentaje sobre la nota y realmente puede marcar la diferencia en el resultado final: aprobar o no la asignatura.

Por lo tanto, a hora de gestionar tu tiempo debes priorizar hacer un muy buen trabajo y dedicarle más horas.

 

Establecer prioridades implica estar en el cuadrante II y decir «no» muchas veces.

Esto le ocurrió a la mujer de Covey que se sintió presionada para decir sí y hacerse cargo de una comisión en una organización de la que formaba parte.

Esto implicó retirarse de otro tipo de tareas que ya estaba realizando y que eran más importantes.

 

Parte III: Victoria pública

 

Como decíamos, el primer paso era poder desligarse de ataduras y ser independiente para tomar las riendas.

Sin embargo, no debemos olvidar que somos seres sociales y, por lo tanto, trabajando en equipo todo se hace mucho más rápido.

Es por ello que, en este apartado, Covey desasrrolla los tres hábitos destinados a la victoria pública, esto es, al camino a la interdependencia.

 

Capítulo 6: Hábito 4 de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Ganar-ganar

 

A la hora de ponernos a trabajar dentro de un equipo pero ya sin la actitud de depender de los agentes externos, una de las premisas que tiene que estar siempre presente es la de buscar un beneficio común.

En este sentido, cuatro manos hacen más que dos y, si se es capaz de establecer relaciones en las que todos salgan ganando, se multiplicarán los beneficios con la mitad de esfuerzo.

La mentalidad win-win, basada en la integridad, madurez y abundancia, busca el beneficio mutuo en todas las relaciones, fomentando la interdependencia y la colaboración en lugar de la competencia y el egoísmo.
La mentalidad win-win, basada en la integridad, madurez y abundancia, busca el beneficio mutuo en todas las relaciones, fomentando la interdependencia y la colaboración en lugar de la competencia y el egoísmo.

¿Sabes qué el win win?

Consiste en asumir que todo el mundo puede ganar y, sobre todo, buscar que así sea.

Esto se puede llevar al terreno empresarial (por ejemplo, un diseñador gráfico que acuerda hacerle un logo a una empresa de manera gratuita pero a cambio de que esa empresa le de publicidad gratis y le permita incluir el trabajo en el portfolio) y también al terreno personal (con tu pareja, tus amigos…

Trata siempre de hacer planes que gusten a todo el mundo. Inténtalo y verás como, aunque alguien tenga que ceder, todos quedarán contentos porque han obtenido algo positivo y se les ha tenido en cuenta).

 

Cualquier intercambio que no sea ganar-ganar genera un perdedor, y eso nunca es recomendable y terminará afectando a ambas partes.

Si te focalizas en ganar solo tú en lugar de buscar el beneficio mutuo, tus relaciones interpersonales no serán fructíferas.

Además, si solo puede haber un ganador, es posible que en algún momento lo sea la otra persona y tú seas el perdedor, lo que nos lleva a la dependencia y no a la interdependencia.

 

Para conseguir siempre ese paradigma win win es importante desarrollar la integridad, la madurez y la mentalidad de abundancia.

 

Ejemplos de cómo buscar el ganar-ganar sacados del libro Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

 

  • Stephen Covey realizó un trabajo como asesor para una empresa del sector terciario cuyo director estaba preocupado por la falta de cooperación entre trabajadores y, en concreto, entre gerentes. Este hombre estaba convencido de que el problema era el egoísmo de las personas, pero Covey le hizo ver que era por qué no se había inculcado una mentalidad de win win, sino de competición. El director insistía a sus gerentes de que para ganar más dinero y para que la empresa fuese bien debían trabajar en equipo. Sin embargo, luego utilizaba una calculadora para ver cuál de ellos había hecho más ventas y les hacía competir por un viaje, insistiendo en qué solo uno podría ganar. Intentaba construir colaboración sobre una base de competencia. Y ahí estaba el error.

 

  • Para conseguir ese beneficio mutuo es importante marcar el ganar-ganar como la única mentalidad posible para llegar a un trato. Covey cuenta el caso de un grupo de música que estaba discutiendo sobre qué canciones tocar, ya que cada miembro tenía unos gustos. La condición para negociar fue que, fuese cual fuese la decisión, esta debía beneficiar a todos. Si alguien perdía, no habría trato.

 

  • El paradigma del win win es también la que hay que aplicar en las negociaciones por la compra-venta de un inmueble. Imagina que eres un vendedor cuyo posible comprador está bajando continuamente el precio hasta unos mínimos inimaginables, ¿verdad que no querrías cerrar el trato? Te darías cuenta de que el comprador está buscando únicamente su propio beneficio. Para evitar esta situación y llegar a un entendimiento y a un acuerdo, hay que buscar el win-win por ambas partes. Por ejemplo, no bajando el precio demasiado pero ofreciéndole al comprador quedarse con algunos muebles.

 

Capítulo 7: Hábito 5 de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Buscar primero entender, luego ser entendido

 

Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva - Buscar primero entender, luego ser entendido. La sabiduría en las relaciones interpersonales radica en practicar la empatía y la asertividad, escuchar activamente y comprender las necesidades y emociones de los demás para construir puentes de confianza y cooperación que beneficien a todas las partes involucradas.
La sabiduría en las relaciones interpersonales radica en practicar la empatía y la asertividad, escuchar activamente y comprender las necesidades y emociones de los demás para construir puentes de confianza y cooperación que beneficien a todas las partes involucradas.

Para poder generar relaciones tanto sociales como personales que sean provechosas, sanas y de confianza, antes de ponerte a pedir y solicitar ayuda, primero debes de hacer un ejercicio de empatía y de asertividad.

Al preguntarte qué es lo que quiere la otra parte, podrás saber, de forma mucho más precisa, cómo darle esa solución y qué podrías ofrecer para tener un vínculo provechoso.

La empatía nos permite comprender a la otra persona, mientras que la asertividad nos ayuda a expresar nuestras propias necesidades y emociones de un modo eficaz y respetuoso (tanto para ti como para el resto).

Si no entiendes en por qué esto es importante, piensa en todas las veces que  has ido a un médico y has sentido que te despachaba rápido y mal de su consulta con una recomendación general. ¿No preferirías que te hubiese escuchado para darte un tratamiento personalizado?

 

Como puedes ver, no puede haber un ganar-ganar si no se entiende a la otra persona, por lo que el cuarto y el quinto hábito de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva están muy relacionados.

 

Es importante no asumir nunca que sabemos lo que la otra persona piensa, quiere o siente. Lo que debemos hacer es escuchar de forma activa.

Esto es lo contrario a lo que hacen muchos padres, tal y como Covey explica en el libro.

Normalmente los padres dicen que no entienden a sus hijos porque estos no les escuchan.

Sin embargo, ¿acaso para entender a alguien no hay que escucharle, y no al revés? Ese cambio de perspectiva lo deben hacer los padres en la crianza pero también las personas en nuestro día a día.

Leer también:  Mejor resumen del libro "El Alquimista" de Paulo Coelho

 

Por ejemplo, el autor cuenta que un día un hombre se le acercó para explicarle cómo había puesto él en práctica la escucha activa y cómo esta había sido clave para cerrar un trato.

Todo ocurrió cuando unos inversores que iban a aceptar una oferta suya empezaron a echarse atrás. El hombre sabía que tenían reticencias, por lo que hizo un gran esfuerzo para entender qué los frenaba y verbalizó lo que el percibía, demostrando que era capaz de ponerse en su pellejo.

Cuando los inversores vieron esto, se olvidaron de sus dudas y volvieron a confiar, llegando a un acuerdo de inversión al  instante.

 

Capítulo 8: Hábito 6  de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Crear sinergias

 

En el momento que hayas logrado ser autosuficiente, te hayas marcado un objetivo y hayas sido capaz de crear relaciones sanas y provechosas con los demás, el sexto y penúltimo hábito vendrá solo: la sinergia con los demás. Las relaciones de win-win traen consigo una energía de grupo que hace que más gente te siga, pudiendo crear un equipo en el que confiar y con el cual poder llegar donde te propongas.

El secreto del éxito en el networking y la colaboración radica en buscar el beneficio mutuo y la sinergia, pues la fuerza de un conjunto supera a la suma de sus partes, generando resultados extraordinarios a través de la interdependencia y la cooperación.
El secreto del éxito en el networking y la colaboración radica en buscar el beneficio mutuo y la sinergia, pues la fuerza de un conjunto supera a la suma de sus partes, generando resultados extraordinarios a través de la interdependencia y la cooperación.

Cuando buscamos ese beneficio mutuo, logramos apoyos a corto, medio y largo plazo.

Porque esas situaciones de ganar-ganar pueden replicarse luego otra vez.

Porque la interdependencia se construye, como ya hemos visto, sobre la cooperación y sobre la idea de que la fuerza de un «todo» es mayor que la de sus partes por separado.

 

Covey cuenta una bonita anécdota que tuvo lugar en una clase que impartió y que se convirtió en un gran éxito colectivo.

Un alumno compartió en el aula unas experiencias personales que animaron al resto de sus compañeros a  hacer lo mismo.

Esto cambió totalmente la estructura de la clase y fomentó la creatividad del grupo. Como resultado de esa experiencia, el grupo escribió un libro dando consejos sobre liderazgo y sobre gestión de equipos.

Empresas valoran la colectivización para definir misión y visión.
Las empresas valoran la colectivización para definir misión y visión.

Los beneficios de crear sinergias son tales que muchas empresas han puesto esa «colectivización» en el centro de su estrategias.

Covey comparte el caso de su propia empresa y de cómo decidió organizar una especie de retiro para algunos de sus empleados.

En esta reunión animó a todos a poner en común sus ideas, sus perspectivas de futuro, sus deseos a nivel laboral… Y juntos definieron cuáles eran la misión y la visión de la empresa.

 

Si has sido estudiante, o si lo eres en este momento, piensa en los trabajos grupales que has hecho.

Posiblemente aquellos en los que el proyecto se dividió en partes y cada miembro del equipo trabajó en una de forma individual, salió bien, pero no excelente.

En cambio, cuando el trabajo se hizo realmente en equipo, haciendo reuniones y potenciando la participación activa e igualitaria de todo el mundo, el resultado fue mucho mejor.

 

Parte IV: Renovación

 

Llegados a esta cuarta y última parte del libro, pareciera que todo el trabajo y puesta en marcha está realizado.

Finalmente, gracias a estos seis hábitos has logrado salir de la burbuja, conocerte mejor, exportar tus puntos fuertes y crear una comunidad en base a ello.

Sin embargo, aún queda un último paso fundamental: mantenerse. Es por eso que en esta parte se habla de la renovación y mejora personal y se define el último hábito de la lista.

 

Capítulo 9: Hábito 7 de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Afilar la sierra

 

Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva - Afilar la sierra
Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva – Afilar la sierra

Leyendo nuestro resumen de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectivya estás trabajando e implementando este hábito. ¿No te lo crees? Te lo explicamos.

El término de afilar la sierra es una metáfora perfecta de cómo, a veces, estamos tan enfocados en lo que queremos hacer, que olvidamos la importancia de la herramienta que lo ejecuta.

En este caso, nosotros mismos somos el agente y, por tanto, debemos cuidarnos y estar siempre a punto.

¿Podría un leñador, por muy bueno que sea, cortar un árbol con un sierra no afilada?

Está claro que no, por eso tú tampoco puedes pretender tener éxito si no te entrenas para ello ni cuidas los materiales que necesitas para ser exitoso.

 

Para Stephen Covey las personas altamente efectivas son las que están en continua renovación, las que afilan constantemente sus herramientas (es decir, sus capacidades) para que estén siempre a punto.

Pero, ¿cuál es nuestra sierra? Nuestra sierra son muchas cosas en realidad, desde nuestras habilidades hasta nuestra energía, por eso Covey recalca la importancia de descansar, recargar las pilas y cuidarnos en 4 planos diferentes:

 

 

  • Espiritual: meditar, leer o escuchar música son algunas ideas.

 

  • Corazón: nutrir tus relaciones sociales es también básico, así que no dejes de lado a tu familia, amistades o pareja.

 

Ejemplos de la importancia de afilar el sierra en Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

 

  • Stephen Covey utiliza a Martin Luther King como ejemplo de este hábito.

Explica que el histórico activista solía decir que, cuando tenía muchas cosas hacer, lo primero que hacía era estar más tiempo rezando. Consideraba esta práctica espiritual como algo básico para nutrirse y lograr sus objetivos.

 

  • Otro ejemplo es el de Arthur Gordon, un hombre que llevaba tiempo enfermo.

Tras varias visitas a médicos, uno de ellos le dijo que no iba a recetarle ninguna pastilla, sino ir a un lugar donde había sido feliz de pequeño y, una vez allí, hacerse algunas preguntas sobre su vida, sus motivaciones y sus preocupaciones. Aunque dudó, Gordon cumplió con las indicaciones del médico y encontró las respuestas que buscaba, dándose cuenta que su «enfermedad» no era por algo físico, sino por no haber cuidado bien de sí mismo. Por no haber afilado bien su sierra.

 

Expresaba que esa era su forma de cuidarse y de priorizarse. Si no lo hacía, terminaría cayendo en el burnout y perdería su energía.

 

Capítulo 10: “Otra vez de dentro hacia fuera”

 

Llegados a este punto y como forma de conclusión de toda esta enseñanza vital, el libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva nos deja de nuevo la oportunidad de volver a mirarnos de dentro hacia afuera como hicimos al principio para darnos cuenta de todo el cambio que ha supuesto y, cómo no, corregir todo aquello que aún falta por mejorar.

 

No te conformes con haber llegado hasta aquí.

Los humanos tenemos un gran afán de superación y siempre habrá algún objetivo o meta nueva al que llegar.

Ya con la lección aprendida, cualquier reto que se te ponga delante lo podrás solventar, habiendo hecho todo este viaje de desarrollo personal que te ha llevado a sacar la mejor versión de ti.

 

Aplicación de los 7 Hábitos en la vida diaria

 

Después de leer nuestro análisis y resumen de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva seguro que ya has podido comprobar cómo estos hábitos pueden (y deben) aplicarse a la vida diaria. No obstante, no queremos que te quede ninguna duda sobre ello, así que vamos a compartir algunos consejos prácticos para aplicar los 7 hábitos a la vida diaria.

  • Intenta encontrar siempre lo mejor de cada situación, aunque no lo veas en un primer momento.

Piensa en aquellos momentos en los que no veías la luz al final del túnel (una ruptura, la pérdida de un empleo, una enfermedad…) y cómo luego terminaste sacando algún aprendizaje (te conociste mejor a ti mismo, impulsaste un cambio de carrera, aprendiste a cuidarte…).

 

  • Plantea objetivos realistas y luego observa el camino que tienes por delante con felicidad, no con pereza o agobio.

Por ejemplo, si tu meta es tener una casa en propiedad, piensa en el camino hacia ella (pedir la hipoteca, ahorrar dinero para la entrada, hacer alguna reforma…) con ilusión y como pequeños pasos que terminarán acercándote al final.

 

  • Evalúa tus hábitos y valora cuáles te alejan del éxito.

Para cambiarlos, no te olvides de la proactividad y de que tú eres el único responsable de ellos. Es muy común que a veces nos quedemos con que no madrugamos porque no podemos, porque en nuestra personalidad no está levantarse antes para aprovechar la mañana. Sin embargo, está en tu mano que eso sea diferente, así que entrena tu fuerza de voluntad.

 

  • Considera todas las áreas de tu vida, desde tus relaciones sociales hasta tus finanzas.

Lo bueno de esta lectura Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva es que la información que sacamos sobre los puede utilizarse en diferentes aspectos vitales.

Aunque tengas una misión personal única y general, traslada la teoría (y la práctica) de esta misión a otros ámbitos. Por ejemplo, establece una misión económica, otra social, otra laboral…

Es decir, plantea objetivos en todas estas áreas y crea una planificación para alcanzarlos.

 

Ejemplos de éxito utilizando Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

 

En muchas ocasiones el último empujón que necesitamos para inspirarnos y ponernos en marcha con un cambio de hábitos es conocer la historia de otras personas que han pasado por lo mismo.

Como ya hemos comentado Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva es un libro escrito hace décadas, por lo que son muchos los lectores que han aplicado sus enseñanzas. Podría decirse que ha creado  una especie de ciencia que, aunque no es exacta (pues al final no se trata de una solución  mágica), nos da una serie de fórmulas para transformar nuestra eficiencia personal y tomar mejores decisiones.

Además de personas corrientes que han escrito sobre sus experiencias con los 7 hábitos en sus blogs, hay muchos personajes famosos y grandes referentes que también los han aplicado en su vida. A continuación te dejamos algunos ejemplos. 

 

Cómo Bill Gates ha incorporado las enseñanzas de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

Todos conocemos a Bill Gates, el magnate empresarial, desarrollador de software, inversor, autor y filántropo estadounidense detrás de Microsoft.

Como te puedes imaginar, una buena administración de su tiempo y de su vida en general es la esencia para mantener su éxito. Pues bien, entre los 5 hábitos que sigue Bill Gates en su día a día para ser productivo hay uno que seguro que te suena: el descanso. O, como lo llama Stephen Covey, la renovación. El fundador de Microsoft reconoce que no dormir lo suficiente y no recuperar la energía lo lleva a tomar peores decisiones y a no priorizar bien.

 

Serena Williams y el hábito de la proactividad, uno de los más importantes de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

La historia de superación de Serena Williams no sería la que es sino hubiese hecho de la proactividad un hábito. Gracias a su capacidad para responder con superación a los problemas ha llegado a ser la gran tenista que todos conocemos.

También reconoce que saber fijarse en sus objetivos le ha ayudado a establecer el camino para llegar a ellos, priorizando y yendo siempre hacia adelante. Ella habla del «ojo silencioso», una táctica que consiste en enfocarse en una sola cosa y eliminar cualquier distracción. Esto lo lleva al terreno de la física, centrando su percepción visual en un punto fijo para realizar el siguiente movimiento cuando está en un partido y controlar bien dónde está la pelota, pero también lo lleva al terreno personal para poner toda su atención en la meta.

Leer también:  Resumen "¿Cómo ganar amigos e influir sobre las personas?" de Dale Carnegie

 

Oprah Winfrey, fiel seguidora de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

La famosísima y mítica presentadora de televisión estadounidense siempre ha recomendado la lectura del libro de Stephen Covey. De hecho, ha reconocido que su éxito mediático se debe en parte a la consecución de los 7 hábitos. En concreto ha explicado que ha sido clave para su auto mejora y para aprender a responsabilizarse de sus acciones y decisiones.

Cuando Oprah comenzó su carrera alguien anónimo (nunca ha especificado quién) le dijo que la televisión nunca podría ser lo suyo, ya que era una mujer negra y con un cuerpo no normativo. La presentadora podrían haberse creído eso y conformarse con el no, pero decidió tomar responsabilidad sobre su respuesta a ese estímulo y utilizarlo como impulso para demostrar lo contrario y hacer historia por eso mismo.

 

Galileo Galilei: seguidor de los 7 hábitos antes de que estos existiesen

Quizá te sorprende que pongamos a Galileo Galilei como ejemplo, pues está claro que él vivió mucho antes de que Stephen Covey escribiese Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva. No obstante, algunos de los hábitos y actitudes que mantenía este referente de la ciencia moderna aparecen en el libro. Por lo tanto, aunque Covey los desarrollase más tarde, estos 7 hábitos han llevado al éxito a muchas personas incluso cuando «no existían».

Galileo Galilei tuvo un objetivo muy claro, una misión personal que persiguió durante años: demostrar que el Sol, y no la Tierra, era el centro. Se encontró con muchas barreras, pues la Iglesia y la Inquisición por ejemplo le obligaron a abandonar sus investigaciones, llegando incluso a arrestarle y acusarle de herejía. No obstante, el mantuvo su idea y la defendió hasta su muerte.

 

¿Por qué es interesante leer Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva?

 

Hay muchos libros de autoayuda como Tu éxito es inevitable o El monje que vendió su ferrari que tienen como objetivo enfocar tu desarrollo personal para lograr el éxito. Pero, sin duda, el padre de todos ellos es «Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva». Como anunciaba su autor, a pesar de estar escrito desde hace ya casi 30 años, la gente sigue recurriendo a él por sus enseñanzas universales.

Se trata de un libro muy interesante de leer ya que Covey te da los hábitos y te los argumenta de una forma muy ordenada, consecutiva e ilustrativa. Sin embargo, es responsabilidad de cada lector ponerlo en práctica, lo cual lo convierte en una herramienta muy versátil que se puede adaptar a los contextos y necesidades de cada uno.

 

¿Qué nos aporta la lectura de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen Covey?

 

La lectura de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, sin duda, es una de esas que tienes que hacer una vez en la vida. La mayoría de la gente del mundo empresarial y startup la suele utilizar como un eje de ruta para poder lograr sus objetivos, pero es mucho más versátil.

También te puede ayudar de forma personal a fijarte objetivos como seguir una alimentación saludable, hacer ejercicio, aprender a tocar un instrumento, etc. Se trata de una lectura muy estructurada e ilustrada, que nos expone temas muy intensos de la psicología, la antropología y la filosofía pero de forma cercana y ejemplificada, lo cual lo hace mucho más llevadero y entendible.

 

Preguntas frecuentes sobre Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva

 

A continuación, vamos a contestar a algunas preguntas frecuentes sobre el libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectivaTe ayudará a aclarar conceptos que aparecen continuamente en el libro, como la definición de cada hábito o la importancia de la comunicación empática y asertiva.

Como extra, si quieres tener un buen resumen de este libro, te recomendamos este vídeo que, a través de dibujos y viñetas de cómic, sintetiza la información más relevante de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.

 

¿Cuál es el objetivo principal de Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva?

El objetivo de Stephen Covey con Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva es guiar a sus lectores en el crecimiento personal y profesional. Lo hace presentando 7 hábitos que pueden conducirnos al éxito tanto individual como colectivo. Los hábitos se basan principalmente en valores como la disciplina, el conocimiento de uno mismo y el compromiso.

 

¿Quién es el autor de este libro?

El autor de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva es Stephen Covey (1932-2012), un escritor, empresario y conferencista estadounidense. Covey siempre ha sido reconocido como uno de los pensadores más influyentes en el campo del coaching, la autoayuda, la economía, la gestión de proyectos y el liderazgo.

Además de este libro, que se publicó en 1989 y que se convirtió en un éxito de ventas en todo el mundo, escribió otros como El octavo hábito y El liderazgo centrado en principios. Todas sus obras tratan temas como la eficacia en la administración del tiempo, el liderazgo y el desarrollo personal, y lo hacen con un lenguaje sencillo que conecta fácilmente con el lector.

 

¿Cuál es el primer hábito mencionado en el libro?

El primer hábito es el de la proactividad. Covey plantea que sin una buena actitud hacia los problemas y hacia las circunstancias de la vida no podremos sacar nada en positivo.

 

¿En qué consiste el hábito «Comenzar con un fin en mente»?

Consiste en pensar qué es lo que realmente queremos para marcarnos ese algo como objetivo y perseguirlo. Covey comparte la idea de crear una misión personal, que es ese fin último que queremos alcanzar y hacia el que vamos a dirigir nuestros esfuerzos.

 

¿Qué significa «Pensar en Ganar-Ganar»?

La mentalidad del win win significa que siempre hay que buscar que todas las partes implicadas en una decisión o acción salgan ganando. Esto implica abogar por un equilibrio, sin que la balanza se incline hacia alguien y haya un perdedor.

 

¿Por qué es importante el hábito de «Establecer prioridades»?

Para lograr el éxito hay que hacer una buena planificación, y eso  implica priorizar y establecer qué es importante, qué es urgente y qué no lo es.

 

¿Cuál es el propósito de «Afilar la sierra»?

El propósito de «afilar la sierra» es, básicamente, cuidarnos. Si no cuidamos nuestra sierra, que en realidad es todo lo que nos permite ser y estar bien, no podremos lograr ningún objetivo ni mantener ningún hábito. Stephen Covey considera por tanto importante lo que actualmente conocemos como auto cuidado.

 

¿Qué se entiende por sinergia?

La sinergia es la creación colectiva. En lugar de ir a lo individual y crear desde el «yo», Covey plantea que el éxito se consigue en equipo. Por eso cuando asesoraba a empresas buscaba cambiar los paradigmas y buscar siempre la colaboración entre los empleados.

 

¿Cómo influyen los paradigmas en la efectividad personal?

Un paradigma es un modelo mental, una forma de ver y entender lo que nos rodea. Esa perspectiva que tenemos influye por lo tanto en cómo interpretamos los estímulos. Por ejemplo, consideramos una crítica algo negativo en lugar de una oportunidad para la auto mejora. Con este ejemplo queda bastante claro cómo puede afectar a la efectividad personal, ya que pueden frenarnos.

Covey propone acabar con los paradigmas que como humanos tenemos a través del primer hábito, el de la proactividad. Plantea que debemos responsabilizarnos de nuestras respuestas, es decir, de las interpretaciones que hacemos de los estímulos que recibimos. Esto nos abrirá la mente a nuevas formas de enfocar la vida y encontraremos posibilidades donde antes veíamos límites.

 

¿Qué es una misión personal y cómo se relaciona con los 7 hábitos?

Según Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, la misión personal es el objetivo de nuestra vida. Covey propone pensar en aquello por lo que nos gustaría ser recordados y que eso sea nuestra misión personal, aquello que nos mueve. Esto nos ayudará a vivir con un foco claro y de acuerdo a nuestros valores.

Establecer la misión personal es el segundo de los 7 hábitos de Stephen Covey. Considera esto clave para lograr una efectividad y un crecimiento personales. Además, el resto de hábitos que desarrollemos lo harán sobre la base de esta misión personal.

 

¿Cómo puede aplicarse el concepto de Ganar-Ganar en la vida cotidiana?

Lo primero es entender que el concepto de win win se basa en buscar soluciones que hagan ganar a todas las personas implicadas, es decir, que nadie pierda. Para conseguir que así sea la comunicación es clave, ya que es importante entender qué es «ganar» para las otras personas y saber expresar también lo que es para uno mismo (que será acercarse a la misión personal).

La forma más clara de aplicar este concepto a la vida cotidiana es trabajar la empatía, favorecer el trabajo en equipo y negociar siempre buscando el beneficio colectivo.

 

¿Por qué es esencial la empatía en la comunicación efectiva?

Una comunicación no puede ser efectiva sin la empatía, ya que entonces seríamos incapaces de ponernos en los zapatos de la otra persona y entender qué es lo quiere. Sin empatía no podemos desarrollar el hábito de ganar-ganar ni el de entender antes de ser entendido.

 

¿Cuál es la importancia de la colaboración en el proceso de sinergia?

Las sinergias se crean cuando un grupo de personas se unen para conseguir un objetivo común, sabiendo que por separado su fuerza sería menor. Sin comunicación, cooperación y colaboración esto es imposible.

Cuando una sinergia se produce el resultado colaborativo suele ser mejor porque se integran diferentes habilidades y conocimientos, dando así lugar a nuevas ideas, perspectivas, acciones, etc.

 

Logra la disciplina del éxito con Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

 

Crear hábitos es algo que todas las personas, al menos una vez en la vida, se proponen. Esto se debe a que intuyen que , sea en el plano que sea, hay algo que deben cambiar o algún aspecto de su vida que deben mejorar. Los hábitos, precisamente, actúan como unas normas que nos imponemos para poder optimizarlos y funcionar mejor. Pero no siempre sabemos si vamos en la dirección correcta.

“No hay secretos para el éxito. Éste se alcanza preparándose, trabajando arduamente y aprendiendo del fracaso”.

Colin Powel 

Suponte, por ejemplo, que tu sueño siempre ha sido escribir. Partiendo de esa base, lo primero que se te ocurrirá será ponerte a teclear sin parar. Sin embargo, todo gran objetivo requiere de una planificación y de una rutina escalonada que nos haga mejorar.

Primero, deberás descubrir qué tipo de escritor eres, después comenzar a diseñar un contenido y una estructura que puedes desarrollar escribiendo diarios y, por último, con el libro ya hecho, deberás armar una red de contactos y socios para lograr que la promoción sea un éxito

¿Necesitas más razones para apostar por tu crecimiento? Compra el libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva a través de este enlace, recíbelo en casa en unos pocos días y empieza a mejorar tu vida gracias a Stephen Covey.

 

2 comentarios en “«Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva» de Stephen Covey: Resumen y Claves para el Éxito”

  1. Este resumen de «Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva» de Stephen Covey es realmente revelador y motivador.
    Me ha proporcionado una valiosa perspectiva sobre cómo mejorar y potenciar mi efectividad personal y profesional. Cada hábito mencionado en el artículo no sólo es relevante, sino que también se aplica de manera práctica a la vida cotidiana. Definitivamente, pondré en práctica estos hábitos para mejorar mi efectividad.
    ¡Gracias por compartir este resumen tan bien elaborado y claro!

    1. ¡Hola Luca! 😊
      Muchas gracias por tu comentario tan positivo sobre nuestro resumen de «Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva» de Stephen Covey 📚. Nos alegra saber que te resultó revelador y motivador, y que te proporcionó una perspectiva valiosa para mejorar tu efectividad personal y profesional.

      Trabajamos con dedicación para ofrecer resúmenes claros y prácticos que sean aplicables a la vida cotidiana. Nos complace saber que planeas poner en práctica estos hábitos para mejorar tu efectividad.

      No olvides suscribirte a nuestro canal para estar al tanto de futuros resúmenes y otros contenidos interesantes 🎥. ¡Gracias por tu apoyo y te deseamos mucho éxito en la implementación de estos hábitos! 😃

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram