Macbeth de William Shakespeare: resumen y análisis

Resumen de Macbeth de William Shakespeare
Tabla de contenidos

¿Quién no ha oído hablar de Macbeth? Igual que el resto de obras de William Shakespeare, Macbeth es una tragedia de personajes, de conflictos internos y de poder.

La trama nos lleva a Escocia y mezcla la ambición humana con la brujería, siempre poniendo el foco en el desarrollo y la evolución de los protagonistas.

Te invitamos a conocer la historia de Macbeth con nuestro resumen y análisis.

Macbeth: sinopsis

La historia de Macbeth es la de un rey que nunca llega a serlo, pues siempre fue un tirano.

Macbeth y su mujer ambicionan el trono de Escocia, y por conseguirlo son capaces incluso de matar. Sin embargo, la culpa y los remordimientos terminan haciendo mella en ellos, incapaces de ser tan despiadados como ellos creían y querían ser.

Macbeth: resumen corto

Debido a su heroicidad durante la guerra contra Noruega, el rey Duncan de Escocia nombra a Macbeth Señor de Caudor. El protagonista recibe la noticia con alegría, pero con la certeza de que no es suficiente: él y su mujer ambicionan a ocupar el trono escocés.

Esta certeza se convierte en predestinación cuando tres brujas profetizan que Macbeth será rey. Una profecía con doble filo, pues implica que los Macbeth serán capaces de todo, incluso de asesinar al rey actual, para cumplir su cometido.

Efectivamente, Macbeth termina asesinando a Duncan, aunque no sin muchos remordimientos. Una culpa que no parece sentir su esposa, Lady Macbeth, que acusa a su marido de no ser lo suficiente hombre, mientras que ella se muestra como mucho más despiadada.

Sin embargo, los papeles no tardan en cambiarse. Ya en el trono y con todos sus enemigos amenazados o asesinados, Macbeth ha acaparado todo el poder de la monarquía escocesa. Lady Macbeth es la que ahora tiene alucinaciones y a la que la culpa no le deja dormir. Tal es su paranoia que termina suicidándose.

El suicidio de su mujer llega en el peor momento para Macbeth, que ve cómo a quienes había perseguido vuelven contra él y lo atacan con el fin de quitarle su tan preciado trono. Igual que la profecía de que llegaría a ser rey se cumplió, también se cumple una segunda profecía de las brujas: que Macbeth sería asesinado, aunque pudiese parecer casi imposible.

Al final de la obra de teatro, Macbeth muere.

Macbeth: resumen completo

Al ser una obra de teatro, la mejor manera de escribir un resumen de este libro es acudir a sus actos y escenas.

Macbeth: resumen por actos

Resumen Acto I

Macbeth, tras ser el héroe responsable de una victoria épica de Escocia contra Noruega, es nombrado Señor de Caudor por el rey Duncan, que resulta ser también su tío.

Este nombramiento no es suficiente para el protagonista ni, en especial, para su mujer, cuya ambición de poder es mayor. El matrimonio quiere que Macbeth se convierta en rey y, sobre todo ella, están dispuestos a cualquier cosa, incluso a asesinar al rey.

Lady Macbeth, demostrando una gran crueldad, planea el asesinato del rey para esa misma noche, aprovechando que este irá a visitarlos a su casa. Macbeth está lleno de remordimientos, pero acepta seguir lo planificado por su mujer. En el fondo sabe que solo así podrá ocupar el trono, eso que tanto ambiciona, y cumplir con la profecía de tres brujas que, en un páramo, le anunciaron que sería rey.

Resumen Acto II

Macbeth asesina al rey, no sin arrepentimientos. Lady Macbeth, en cambio, no los tiene, su plan está saliendo como quería.

A la mañana siguiente, unos señores escoceses acuden a casa de los Macbeth porque necesitan hablar con el rey. Lo encuentran en su habitación, asesinado. Pronto culpan a los guardias, que están ensangrentados y visiblemente borrachos. Macbeth, aprovechando la clara acusación y para no dejar pruebas, asesina a los guardias como castigo.

Llegan, alertados por la noticia, Malcolm y Donalbain, los dos hijos del rey (el primero, además, su heredero natural). Asustados por si sus vidas también corren peligro y hay traidores en el reino, huyen.

Su huida es vista por algunos como sospechosa, pues parece que quieran esconder algo que han hecho.

A los pocos días, Macbeth es nombrado rey y está a la espera de ser coronado oficialmente. A su alrededor, se suceden las visiones y los sucesos paranormales.

Resumen Acto III

Banquo, amigo de Macbeth, empieza a sospechar de que es su compañero de batallas quien está detrás de la muerte de Duncan, pues él también escuchó la profecía.

Como es consciente de que es un cabo suelto, Macbeth contrata a unos sicarios para que acaben con Banquo y con su hijo. Por desgracia para Macbeth, el hijo de Banquo escapa a tiempo y no logran acabar con él.

En su castillo (llamado Thane de Glamis), y delante de varios invitados, Macbeth tiene visiones en las que ve al fantasma de Banquo. Su comportamiento y sus palabras de disculpa a una persona que nadie más está viendo, preocupan a estos invitados. Lady Macbeth, a la que la ansiedad también está afectando, consigue controlar la situación de malas maneras y ordena a todos los invitados que abandonen el castillo y la dejen a solas con su marido. Cuando consiguen algo de tranquilidad, Macbeth le dice que, al día siguiente, irá a ver a las brujas de nuevo.

Por su parte, algunos señores de Escocia empiezan a sospechar de Macbeth. Se rumorea también que, desde Inglaterra, Malcolm (el hijo del antiguo rey y legítimo heredero) está organizando una campaña militar contra Macbeth.

Resumen Acto IV

En su segundo encuentro con las brujas, Macbeth se tranquiliza, pues nuevas profecías parecen decirle que, salvo circunstancias muy excepcionales, es invencible. Solo acabará con él la selva o alguien que no haya nacido de una mujer, dos cosas imposibles.

Mientras, en Inglaterra, Malcolm termina de organizar, junto al rey inglés, su ataque a Escocia. A él se une Lord Macduff, el hombre al que Macbeth ha acusado de matar a Banquo y que consiguió huir antes de ser capturado. Su sed de venganza, además, crece cuando se entera de que Macbeth ha asesinado a su familia.

Resumen Acto V

Las tropas inglesas se reúnen en el bosque de Birnam (la selva) y, escondidos bajo ramas cortadas, avanzan hacia Thane de Glamis. Desde el castillo, Macbeth ve cómo el bosque parece moverse. Esta visión, por primera vez en mucho tiempo, quebranta su seguridad, pues ahora cree que la segunda profecía de las brujas también podría cumplirse.

La batalla comienza y los ingleses, liderados por Malcolm, toman posiciones. Es entonces cuando Macduff logra dar con Macbeth, del que quiere vengarse. Macbeth le dice que no tiene nada que hacer en un duelo contra él, pues las brujas dijeron que nadie nacido de una mujer podría con él. Macduff le explica que él no nació de una mujer, al menos no de una viva, ya que su madre murió y él fue sacado de sus entrañas. Macbeth comprende que esa profecía también era cierta y que Macduff será quien acabe con su vida. Y así lo hace.

Con la cabeza de Macbeth en su mano, Lord Macduff anuncia la victoria de Malcolm, que es nombrado rey.

Macbeth resumen por escenas

Escena I, Acto I

Asistimos a la conversación de tres brujas que afirman que, cuando la batalla termine, se encontrarán con Macbeth.

Escena II, Acto I

Escocia y Noruega están en guerra.

Duncan (rey de Escocia), Malcolm (hijo de Duncan) y Lennox (señor escocés) comentan la batalla, que contra todo pronóstico ganaron los escoceses gracias a la valentía y fidelidad de Macbeth, sobrino del rey y gran soldado. El rey decide, pues, como premio, darle a Macbeth el título de Caudor y las correspondientes posesiones.

Escena III, Acto I

Macbeth se encuentra con su amigo Banquo en un páramo cuando aparecen las tres brujas. Estas le dicen a Macbeth que próximamente será el señor de Caudor y también rey de Escocia. A Banquo le revelan que sus hijos también serán reyes.

Las brujas se van y entran en escena Ross y Angus, dos señores escoceses que anuncian la decisión del rey sobre Macbeth. Este se convertirá en señor de Caudor cuando el anterior, acusado de traición a su país, sea ejecutado. Macbeth recibe la noticia entre alegre y aterrado por lo que pueda pasar, pues sabe que la única manera de que sea rey es que sea capaz de matar a su tío, el rey.

Escena IV, Acto I

Macbeth se reúne con el rey, que se deshace en elogios y agradecimientos. Se produce así el nombramiento oficial de Macbeth como señor de Caudor. También, en la misma ceremonia, el rey nombra a su hijo Malcolm heredero del trono. Esto desagrada enormemente a Macbeth, pues cree que Malcolm obstaculizará su ambición por llegar a ser rey.

Escena V, Acto I

Lady Macbeth, la esposa de Macbeth, recibe una carta de su marido en la que este le cuenta lo que le dijeron las brujas. Ella expresa que si Macbeth no tiene más poder es porque no sabe cómo obtenerlo y porque se resiste a asesinar al rey. Se empeña en hacer solo lo correcto y lo lícito, pero ella considera que hay atajos que debería tomar. Decide, pues, convocar a los espíritus del mal para que le ayuden a cumplir con la profecía de las brujas asesinando al rey.

Cuando Macbeth regresa a casa, le anuncia a su mujer que el rey Duncan les visitará esa misma noche. Lady Macbeth le pide que él no haga nada; ella se encargará de todo. Macbeth entiende perfectamente a qué se refiere.

Escena VI, Acto I

Con cortesía, pero también mucha hipocresía, Lady Macbeth da la bienvenida al rey cuando este llega al castillo.

Escena VII, Acto I

En un monólogo, solo en escena, Macbeth siente remordimientos y se plantea si deben o no asesinar al rey Duncan. Sabe que eso sería un pecado, sobre todo porque además de rey es su pariente. Lamenta no ser lo suficientemente cruel como para ejecutar sin pensar.

Entre en escena Lady Macbeth, que se burla de los temores de su marido. Le dice que solo será hombre cuando asesine al rey, que hasta ella sería capaz de matar a su propio hijo si fuese necesario. Después, le relata cuál es el plan: esperar a que el monarca se duerma, emborrachar a sus guardias y cometer al asesinato. Echarán la culpa de todo a los guardias borrachos. Macbeth escucha atento y aterrado por la crueldad de su esposa.

Escena I, Acto II

Banquo, que ha llegado con el rey a casa de Duncan, comparte con Macbeth su miedo por la profecía, pues no quiere saber nada de que sus hijos sean reyes, temiendo que eso signifique que asesinarán a alguien. Macbeth le quita hierro al asunto, como si él no hubiese pensado en las profecías.

Cuando Banquo y uno de sus hijos (Fleancio) abandonan la escena, Macbeth empieza a tener visiones de dagas ensangrentadas. Suena entonces una campana: la señal de Lady Macbeth para que Macbeth vaya a la habitación de Duncan y cumpla con su cometido.

Escena II, Acto II

Nerviosa y atenta a cualquier ruido, Lady Macbeth espera a que su marido regrese.

Entra en escena Macbeth, con las dagas ensangrentadas que acaba de usar para matar a Duncan aún en la mano. Macbeth se muestra conmocionado y preocupado por una voz que escuchó cuando cometía el asesinato. Esta voz le decía que nunca más podría dormir. Lady Macbeth le advierte que no puede dejar que la locura le domine. Luego, le pide que deje las dagas junto a los guardias, para que parezca que han sido ellos. Como su marido no responde, es ella la que lo hace.

Leer también:  Resumen y Análisis de 'El amor en los tiempos del cólera' de Gabriel García Márquez

Macbeth, solo de nuevo en escena, se lamenta por lo que ha hecho. Cuando regresa Lady Macbeth, ella le dice que, a pesar de tener también las manos manchadas de sangre, su alma está intacta.

Se escuchan golpes.

Escena III, Acto II

Esta escena es de carácter más cómico, algo normal en los dramas clásicos como técnica para rebajar la tensión.

A la mañana siguiente, el portero de la casa de los Macbeth escucha golpes en la puerta y se imagina que es el portero del infierno y que su trabajo consiste en recibir a los pecadores. Sin embargo, como hace frío, el portero termina abriendo a la persona que llama a la puerta.

Escena IV, Acto II

Entran Lord Macduff y Lennox, dos señores escoceses.

Aparece Macbeth, al que Macduff pregunta si el rey está despierto. Macbeth responde que sigue durmiendo, así que Macduff acude a despertarlo. Cuando sale de escena, Lennox le cuenta a Macbeth que la noche ha sido extraña, con temblores en la tierra, chimeneas derribadas por el viento y cantos proféticos y extraños.

Regresa Macduff aturdido y con el anuncio de que el rey ha muerto.

Entran en escena Banquo y Lady Macbeth, que se hace la sorprendida ante la noticia del asesinato del rey. Macbeth también actúa, diciendo que ojalá haber muerto él.

Cuando llegan Malcolm, heredero al trono, y Donalbain, se acusa a los guardias del asesinato, pues están manchados de sangre. Macbeth anuncia que, al verlos, tuvo también claro su culpabilidad y los asesinó como venganza.

Malcolm cree que puede haber traidores dentro del reino, por lo que decide huir y proteger su vida. Él se irá a Inglaterra y Donalbain a Irlanda. El resto de personajes, conmocionados, abandonan la escena.

Escena V, Acto II

Los eventos paranormales continúan. A pesar de ser de día, no hay nada de luz y parece que el reino está de noche, los caballos de Duncan se han devorado entre ellos y una lechuza ha cazado a un halcón.

En escena están Macduff y Ross, que pregunta si se sabe algo de los culpables. El primero contesta que se sabe que fueron los guardias, aunque la rápida huida de Malcolm y Donalbain ha puesto a los dos herederos bajo sospecha, ya que parecen querer ocultar algo.

Ross comenta que será Macbeth entonces quien ocupe el trono de la monarquía escocesa. Lord Macduff responde que, de hecho, ya ha sido nombrado rey y que pronto será coronado oficialmente.

Escena I, Acto III

Solo en el castillo de Macbeth, Banquo pronuncia un monólogo en el que duda sobre el asesinato del rey. Cree que Macbeth ha urdido un gran engaño, y que él es el verdadero culpable. Así, de alguna manera, lo profetizaron las brujas.

Entran el matrimonio Macbeth, Ross y Lennox. Macbeth anuncia la celebración de un banquete esa noche, en la que Banquo será el invitado honorífico. Este dice que, por supuesto, asistirá, aunque antes debe hacer un viaje acompañado de su hijo Fleancio.

Ya solo en la escena, Macbeth llama a dos sicarios, a los que ordena asesinar a Banquo y a su hijo. Aunque sabe que tiene que hacerlo, le preocupa que, de alguna manera, la profecía de las brujas también se cumpla para ellos, lo que implicaría que él dejaría de ser rey a favor de los hijos de Banquo.

Llegan los sicarios, que en realidad son dos hombres humildes a los que Macbeth ha convencido de que Banquo es el causante de su pobreza. Les cuenta el plan: deben matar a Banquo y a Fleancio cuando regresen hacia el palacio, pero aún estén a una distancia prudencial.

Escena II, Acto III

Lady Macbeth está sola en el escenario y pronuncia un monólogo. Expresa su ansiedad e inseguridad, causadas por su propia ambición. Entra su marido, que es ahora quien le aconseja que deje atrás los remordimientos, pues el trabajo aún no está acabado. A pesar de ello, reconoce Macbeth que sigue teniendo pesadillas y que envidia la paz que sí siente el fallecido Duncan.

Lady Macbeth le consuela y le ruega que se muestre normal y alegre durante el banquete.

Escena III, Acto III

Un tercer sicario se une a los otros dos. Este dice que Macbeth también lo ha contratado. Cuando Banquo y Fleancio aparecen, los mercenarios les atacan. Sin embargo, Fleancio logra escapar.

Escena IV, Acto III

Llega uno de los mercenarios al banquete para contarle a Macbeth que Fleancio ha huido. El rey se asusta, pero no le queda otra que volver a la fiesta, a la que los invitados ya han empezado a llegar.

De repente, aparece el fantasma de Banquo, que toma el asiento de Macbeth. El resto de invitados no entienden la cara de susto de Macbeth ni por qué no se sienta. Macbeth no hace más que mirar al espíritu de Banquo y comienza a negar, en voz alta, ser el culpable del crimen. Lady Macbeth interviene, explicando a los invitados que estas visiones son comunes en su marido. Intenta también tranquilizar a Macbeth llevándoselo a parte. Cuando Macbeth vuelve en sí y ve que el fantasma ha desaparecido, regresa, lleno de disculpas, con sus invitados.

Cuando se reanuda la cena, Macbeth levanta su copa para brindar por Banquo. En ese instante, reaparece el espíritu. Macbeth entonces cambia el brindis por un discurso dirigido al fantasma. Lady Macbeth no puede controlar la situación. El espíritu desaparece una vez más y Macbeth se vuelve a los invitados para preguntarles cómo no se alteran ante tal presencia del más allá. Ross expresa no saber de qué está hablando.

Antes de que todo vaya a peor, Lady Macbeth pide a todo el mundo que se vaya. Cuando se queda sola con su marido, este le dice que quiere volver a consultar a las brujas.

Escena V, Acto III

En el páramo, las brujas se reúnen con Hécate, su reina. Esta les regaña por ser tan entrometidas y haberle dicho nada a Macbeth sin su permiso. Les anuncia que Macbeth volverá a visitarlas mañana y que, esta vez, deben organizar una escena muy dramática.

Escena VI, Acto III

Lennox discute con otro señor sobre las muertes de Duncan y Banquo. Cree que no han podido ser Malcolm y Donalbain. Apunta también a que haber asesinado a los guardias fue muy conveniente para Macbeth, pues no pudieron defenderse. Ahora es Macduff quien ha sido acusado por la muerte de Banquo, pues no había asistido a la fiesta. De nuevo, todo muy conveniente para Macbeth.

Su interlocutor le dice a Lennox que ha oído que Macduff se ha unido a Malcolm y, desde Inglaterra, están organizando un ejército contra Macbeth.

Escena I, Acto IV

Macbeth acude al páramo donde las brujas están haciendo pócimas y cantando. El rey les exige respuestas sobre su futuro. Ellas no le hacen caso y convocan a las sombras. La primera sombra que aparece le dice a Macbeth que tenga cuidado con Macduff. La segunda le advierte de que nadie que haya nacido de una mujer le matará, lo cual le da confianza y tranquilidad a Macbeth. La tercera anuncia que Macbeth será invencible hasta que sea la selva quien le ataque. Como sabe que una selva no se puede mover, Macbeth se queda aún más tranquilo.

Es entonces Macbeth quien habla, preguntando a las sombras si es cierta la profecía de que reinarán los hijos de Banquo. El caldero de donde salen las sombras entonces se hunde, dejando una especie de pantalla en la que se ve la imagen de una procesión de reyes. El octavo de los reyes lleva un espejo en la mano y es seguido por Banquo. Es entonces cuando Macbeth se da cuenta de que los reyes son en realidad su linaje familiar.

Las brujas desaparecen justo cuando entra Lennox, que anuncia que Macduff ha huido a Inglaterra. Macbeth tiene ahora claro lo que debe hacer: dejar de escuchar profecías absurdas y escuchar solo a la voz de su ambición. Su siguiente paso es matar a la esposa e hijos de Macduff.

Escena II, Acto IV

Ross visita a Lady Macduff, que sospecha que Macbeth quiere ir a por ella y a por sus hijos. Ross intenta tranquilizarla convenciéndole de que su marido no hizo nada malo. Cuando se va, la mujer habla con uno de sus hijos, que demuestra ser muy sabio y maduro para su edad. Un mensajero aparece en escena y les ruega que huyan. Sin embargo, no les da tiempo a irse: unos asesinos les atacan y acaban con su vida.

Escena III, Acto IV

Macduff llega a Inglaterra y se reúne con Malcolm, al que le cuenta sus sospechas sobre Macbeth. Malcolm se resiste a creer esa historia, pues sabe que su padre siempre se fio de Macbeth, así que pone a prueba la bondad de Macduff. Cuando se da cuenta de que este hombre dice la verdad y no desea ningún mal a Escocia, le confiesa que el rey inglés está organizando un ejército para dirigirse a Escocia.

Ross aparece en escena. Ha llegado directamente desde Escocia para informarles de que el país está en ruinas. Confiesa también a Macduff que su familia ha sido asesinada. Malcolm, al escuchar esto y ver la desesperación de Lord Macduff, le insta a utilizar ese dolor para vengarse de Macbeth.

Escena I, Acto V

En el castillo de los Macbeth, una de las damas de Lady Macbeth está asustada por los episodios de sonambulismo de su señora, que por las noches se pone de pie, escribe en trozos de papel que luego sella y dice cosas horripilantes.

El médico dice que él no ha visto nada raro observándola. Es entonces cuando Lady Macbeth, sonámbula, aparece. Entra con una vela y empieza a frotarse compulsivamente las manos, como si quisiese limpiar algo. Habla y dice “¡Lejos de mí esta horrible mancha!”, lo que hace que tanto el médico como la dama entiendan que ella estuvo implicada en el asesinato de Duncan. El médico cree que Lady Macbeth no necesita su ayuda, sino la de un cura. Añade que es mejor que ninguno de los dos diga nada de lo que han visto esa noche.

Escena II, Acto V

Los señores Menteith, Caithness, Anguss y Lennox van al bosque de Birnam, donde se reunirán con Malcolm y el ejército inglés.

Escena III, Acto V

En Thane de Glamis, Macbeth recibe la noticia de que muchos nobles han desertado y se han unido al bando inglés, que está formado ya por más de 1000 personas. No obstante, se tranquiliza al recordar la profecía de las brujas.

Mientras se coloca la armadura, Macbeth pregunta por el estado de su esposa. El médico le contesta que no le ocurre nada grave, solo ve extrañas visiones. Añade que eso no es algo que él pueda curar, pues debe hacerlo ella sola.

Macbeth termina de prepararse para la batalla, afirmando que no tendrá miedo hasta que el bosque de Birnam (la selva) se mueva para atacarle.

Escena IV, Acto V

Malcolm, Suardo, Macduff, Caithness y otro hombre van hacia el bosque de Birnam. Para esconder su presencia, Malcolm tiene una idea: cortar ramas y sostenerlas de modo que les tapen y no se vea cuántos son. Se siente seguro de su campaña militar, pues casi todos los hombres de Macbeth se han unido a él.

Escena V, Acto V

Los pocos hombres que le quedan a Macbeth siguen sus órdenes. El protagonista les dice que resistirán dentro del castillo hasta que sus atacantes, incapaces de hacer nada, se mueran de hambre. Se siente invencible.

Leer también:  Los santos inocentes de Miguel Delibes: resumen

Entonces, se escucha un ruido y al poco entra un hombre anunciando la muerte de Lady Macbeth. Sin apenas perturbarse, Macbeth lamenta que se haya muerto en ese momento y no en otro más apropiado.

Aparece otro mensajero que dice haber visto algo increíble: el bosque de Birnam moviéndose hacia el castillo. Macbeth, por primera vez en mucho tiempo, se asusta al escuchar esto.

Escena VI, Acto V

Ya cerca del castillo Thane de Glamis, Malcolm anuncia a sus hombres que ya pueden soltar las ramas. Se preparan para los primeros ataques.

Escena VII, Acto V

Macbeth espera en el campo de batalla, dispuesto a defender su castillo. Llega el primer atacante, al que Macbeth mata sin mayor dificultad. Sabe que ese hombre tuvo que nacer de una mujer, y la profecía dijo que nadie así podría acabar con él.

Escena VIII, Acto V

Lord Macduff entra al castillo. Lo hace solo y desafiando a Macbeth. Le pide a la diosa Fortuna que le ayude a dar con él para matarlo.

Escena IX, Acto V

Se produce la toma del castillo de la mano de Malcolm y Suardo.

Escena X, Acto V

Aparece en escena Macbeth, asegurando que si muere será en la batalla, no suicidándose. Se encuentra entonces, frente a frente, con Macduff, quien lo desafía.

Macbeth está listo para pelear y se atreve incluso a explicarle a Macduff que no tiene nada que hacer, pues solo una persona no nacida de una mujer podrá acabar con él. Macduff le contesta que ese es su caso, pues él fue arrancado de las entrañas de su madre muerta. Macbeth entiende todo. La profecía es cierta.

El protagonista se niega a pelear sabiendo que ese sería su final. Macduff le dice que, en ese caso, debe rendirse oficialmente y entregar el trono de la monarquía escocesa. Esto es algo que Macbeth tampoco está dispuesto a aceptar, por lo que decide, finalmente, luchar. Prefiere eso a jurarle lealtad a Malcolm.

Escena XI, Acto V

La escena aparece vacía. Entran Malcolm, Suardo y otros señores. Inglaterra ha ganado a Escocia. Es entonces cuando aparece Lord Macduff, que lleva la cabeza de Macbeth cortada.

Malcolm es ya el nuevo rey. La tiranía de Macbeth ha acabado.

Macbeth: análisis

Como cualquier otro drama (género), y especialmente si está escrito por Shakespeare, Macbeth trata temas de gran complejidad. La razón es que sus personajes se enfrentan a conflictos internos y a situaciones que ponen sobre el escenario cuestiones como la ambición o la culpa.

Lo vemos con más detalle en este apartado.

Una ambición desmedida y cruel

La ambición desmedida está representada primero en Lady Macbeth y luego en Macbeth. Ambos personajes, aunque con diferentes grados según el momento, demuestran ser capaces de todo para conseguir y mantener su poder.

Esa ambición, a la que parecen estar predestinados según las brujas, está íntimamente unida a la violencia. Desde un principio se deja claro que no es posible llegar al trono si no es asesinando. La moralidad pasa a un segundo plano, como queda muy bien reflejado a través del personaje de Macbeth. Este, al comienzo de la obra de teatro, sí expresa sus dudas y culpa (igual que luego lo hace Lady Macbeth). No obstante, cuando se convierte en rey, cualquier restricción moral queda relegada y olvidada.

En todo momento queda, pues, claro que la tragedia de Macbeth es consecuencia de su ambición. La profecía de las brujas puede alentarle a llevar a cabo ciertas acciones, pero en última instancia es él quien cava su propia tumba. Banquo, por ejemplo, también escucha las profecías, pero no deja que la inmoralidad y la ambición guíen sus acciones.

La masculinidad y la crueldad

La crueldad siempre ha estado ligada, según los estereotipos de género, a la masculinidad. En esta obra de Shakespeare también, pues aunque en un momento es la mujer la más cruel, pronto queda explicado que, si es así, es porque ella misma renuncia a su feminidad y se acerca más a lo masculino.

En este sentido, al principio, Lady Macbeth representa el estereotipo de hombre cruel, renunciando a ser madre y a la debilidad que se presuponía a las mujeres. Es su marido el que demuestra cierta duda, que Lady Macbeth se encarga de ridiculizar y de tachar como cobardía. No obstante, al final de la obra cada personaje adopta su estereotipo natural (Lady Macbeth se feminiza y Macbeth se masculiniza).

En cualquier caso, durante toda la trama se equipara lo masculino a lo cruel, a lo violento o a la maldad. Esto no es extraño pues, como hemos dicho, responde a los estereotipos de género tradicionales e integrados en la sociedad. Que Lady Macbeth represente algunos de estos estereotipos ha sido señalado por la crítica como llamativo e interesante, pues va en contra de las expectativas. No obstante, destacan también que Lady Macbeth no es violenta de manera física, sino psicológica. Ella planea el asesinato, pero no lo comete.

La culpa

Son varias las escenas de la obra en la que aparece la culpa. Tanto Macbeth como Lady Macbeth son víctimas de ella y caen en la paranoia. El gran símbolo de la culpa es la sangre y la necesidad de limpiarla.

El hecho de que ambos protagonistas sean conscientes de la sangre que han vertido, de alguna manera, los humaniza. No son tan crueles como ellos creían ni pretendían ser, la culpa termina acabando con ellos y no les permite disfrutar de lo ambicionado. A Macbeth la culpa le lleva a cometer más asesinatos de los planificados, cuando él antes no era así, y a Lady Macbeth le lleva a la locura y al suicidio.

La influencia de Macbeth

Aunque cuando se piensa en Macbeth se piensa en literatura y, más concretamente, en teatro, lo cierto es que esta obra ha influenciado mucho más allá de los libros o los escenarios.

Es cierto que ha sido representada en muchas ocasiones tanto en teatro como en ópera, pero el guion de Shakespeare también se ha adaptado varias veces al cine. Dos de los directores más famosos que se pusieron al frente del proyecto fueron Orson Welles y Roman Polanski. La película del primero se estrenó en 1948 y la del segundo en 1971. Otro cineasta de gran renombre que, aunque no hizo una película de la obra de teatro, sí se basó en ella, fue el japonés Akira Kurosawa. Su film Trono de sangre traslada la historia de Macbeth al Japón feudal, periodo en el cual el país vivió una larga guerra civil.

Macbeth: personajes

Macbeth es una tragedia donde los personajes y las relaciones que se establecen entre ellos son clave para el desarrollo de la trama. A continuación, vamos a analizar a los personajes principales (Macbeth y Lady Macbeth) y a los secundarios.

Macbeth: personajes principales y secundarios

  • Macbeth: su ambición evoluciona a lo largo de la novela, haciéndose cada vez mayor y llegando a opacar cualquier sentimiento de culpa o remordimiento. Representa la tiranía del dictador, pero no por ello es un personaje plano. De hecho, Shakespeare lo construye como un personaje con una gran complejidad psicológica en el que la valentía, las dudas y la ambición parecen estar en continua lucha. A diferencia de otros reyes shakespearianos (como el rey Lear o Ricardo III), Macbeth no llega a ser capaz de desprenderse de la culpa.
  • Lady Macbeth: su evolución es la contraria a la de Macbeth, aunque con el elemento común de la ambición. Ella comienza mostrando una fría crueldad y una actitud muy manipuladora. Es ella quien planea un asesinato del rey Duncan a sangre fría y no duda ni antes, ni durante ni inmediatamente después. No obstante, las dudas terminan apareciendo y comiéndola por dentro, viviendo el conflicto interior que también acecha a su marido. De algún modo, la presencia de los remordimientos parece decir que ella tampoco pudo escapar de su naturaleza: la de una feminidad débil.
  • Las tres brujas: la brujería tiene un papel importante dentro de la obra. Las profecías de las tres brujas aportan un aire mágico a la trama, aunque en realidad solo son un aliento para la ambición de Macbeth. Lo que ellas dicen hace más intensa, y hasta cierto punto justifica, la ambición del protagonista, pero ni la crea ni la despierta. Es decir, sus profecías son autocumplidas, pues los Macbeth habrían terminado matando a Duncan (y al resto) para consumar sus propios deseos.
  • Duncan (Rey asesinado): igual que Macbeth representa la tiranía, Duncan representa la justicia. Él es el rey virtuoso, benévolo y, ante todo, legítimo. Su asesinato es trágico porque es la consecuencia de la crueldad de los Macbeth. Su muerte lleva al caos en Escocia.
  • Malcolm: como heredero legítimo, representa también el orden y la justicia. Podría terminar siendo un mal rey, pero no sería un tirano como sí es Macbeth.
  • Macduff: representa la lealtad hacia Escocia, además de ser un enemigo directo de Macbeth por el daño que este le ha causado asesinando a su familia. Macduff es un personaje secundario de gran importancia, pues es él quien asesina a Macbeth y acaba con su tiranía.
  • Banquo: es, en cierto modo, la antítesis de Macbeth. Él también escucha las profecías de las tres brujas y entiende cuál podría llegar a ser su destino y el de sus hijos. A pesar de ello, decide no prestar atención a su ambición y dejar que sea su moralidad y su lealtad a la patria la que guíen siempre sus acciones.
  • Escocia (Ambientación): igual que ocurre en otras obras como La casa de Bernarda Alba de Lorca o Pedro Páramo de Juan Rulfo, el espacio también es un personaje. La propia historia de Escocia, siempre tan ligada a la monarquía y a las luchas entre reyes, es el telón de fondo perfecto para desarrollar la trama de Macbeth.

Macbeth: frases

Para entender la gran riqueza literaria y dramática de Macbeth, consideramos muy útil compartir algunas frases de la obra:

  • Sé sanguinario, osado y sin temor, ríete de cualquiera y su poder: ningún hombre nacido de mujer de Macbeth podrá ser el vencedor.
  • ¿Por qué siempre solo, acompañándoos de tristes pensamientos y acosado por ideas que debieron morir con los que las engendraron? Debe darse al olvido lo que no tiene remedio. Lo hecho, hecho está.
  • ¿Por qué siempre solo, acompañándoos de tristes pensamientos y acosado por ideas que debieron morir con los que las engendraron? Debe darse al olvido lo que no tiene remedio. Lo hecho, hecho está.
  • Ni en la más condenada región de los infiernos se hallaría un demonio más diabólico que Macbeth.
  • La ambición arde en tu pecho; pero te repugna ver con las flores las espinas, con el amor el desdén. Te repugna jugar falso, mas no ganar con doblez si no fraguas tú el engaño. En tu mente el interés te enseña cómo has de obrar.
  • ¿No eras hombre y no aspirabas a la celsitud suprema? Ni el tiempo ni la ocasión propicios entonces eran; y tú fabricar querías coyunturas lisonjeras a tu capricho amoldadas: libres ahora se presentan; y te espantas a sus vistas y solo al mirarlas tiemblas.

Preguntas y respuestas sobre Macbeth

Para terminar con este exhaustivo análisis de Macbeth, contestamos a algunas preguntas sobre la obra.

Trama y Contenido

¿Cuál es la historia de Macbeth?

Macbeth es un guerrero noble de Escocia con la ambición de llegar muy alto y convertirse en rey. Además, tres brujas profetizan que ese es su destino. Para cumplir la profecía y sus deseos, Macbeth debe llevar a cabo una cruel estrategia: matar al rey actual y hacer que sus herederos legítimos huyan.

A pesar de que en un inicio el plan surte efecto y Macbeth ocupa el trono escocés, las sospechas se ciernen sobre él. Con el fin de acallarlas, asesina y persigue a todo aquel que sea capaz de levantar la mínima duda sobre él.

Leer también:  Resumen y análisis de "Las flores del mal" de Charles Baudelaire

Es una historia sobre brujería, ambición y poder desmedido.

¿Cómo termina Macbeth?

La obra termina con Macbeth siendo asesinado a manos de Lord Macduff, un señor escocés al que el protagonista había intentado culpar de sus propios actos sanguinarios.

¿Qué le dicen las 3 brujas a Macbeth?

Las tres brujas le dicen a Macbeth que será rey. Esta profecía le hace ver al protagonista que su ambición se verá cumplida, pero también que para que eso ocurra tendrá que tomar crueles decisiones sobre la vida de otros.

¿Por qué matan a Macbeth?

Matan a Macbeth por haberse convertido este en un rey tirano y que ha llegado al trono a base de violencia y asesinatos.

¿Cómo era el comportamiento de Macbeth?

Macbeth en un principio se muestra reacio a cometer asesinatos, y haber matado al rey y a Banquo lo persigue. No obstante, cuando se acostumbra al poder, deja de tener problemas para ordenar la muerte de sus enemigos. Se vuelve sanguinario y deja de tener remordimientos. Se cree invencible.

¿Qué transformación va sufriendo Macbeth a lo largo de la obra?

Macbeth va abandonando los remordimientos según avanza la obra y crece su soberanía. Mientras que al inicio es su mujer la que demuestra más osadía y falta de reparo, al final es ella la que muere atrapada en su culpa y Macbeth el que mantiene un carácter tirano, sanguinario e inhumano. Es el poder el que le transforma y le hace abandonar la ambigüedad moral.

¿Qué transformación sufre Lady Macbeth a lo largo de la obra?

Cuando comienza la obra es Lady Macbeth la que planea los asesinatos y la que dirige la ambición de su marido. Macbeth es el que vive un conflicto interno y expresa sus dudas sobre la moralidad de lo que están haciendo. Esta actitud Lady Macbeth la ve como la de un cobarde, algo que se encarga de señalarle ridiculizándolo. Sin embargo, cuando acaba la obra, Lady Macbeth muere aterrada por sus acciones y acosada por los espíritus de con quienes acabó.

¿Cuáles son las alucinaciones de Macbeth?

Macbeth cree estar viendo al fantasma de Banquo después de haber ordenado su asesinato. Cree que el fantasma del que había sido su amigo lo está retando con su presencia, culpándole por lo que ha hecho. Esta paranoia se acrecienta durante una cena en la que recibe a algunos invitados.

¿Qué pasó con Fleance en Macbeth?

Fleancio logra escapar de la emboscada que le tienden los hombres de Macbeth. Aunque no se explicita nada más sobre su futuro, se entiende que, si la profecía de las brujas se cumple, terminará siendo rey.

Simbolismo y Análisis Literario

¿Cuál es el mensaje de la obra Macbeth?

Macbeth transmite un mensaje sobre el peligro de la ambición desmesurada y sobre cómo el poder cambia a las personas, envileciéndolas y haciendo que olviden su moralidad.

¿Qué significa “Macbeth” en el teatro?

Dentro de la industria teatral, pronunciar el nombre de Macbeth en un escenario actúa como una maldición y abre la puerta para que algo malo ocurra.

¿Qué significa la sangre en Macbeth?

La sangre simboliza la culpa en la obra de teatro de Macbeth. Esta metáfora queda clara cuando Lady Macbeth, en su paranoia antes de morir, dice ver la sangre y estar manchada con ella; no es sino un reconocimiento de la culpa que le carcome por dentro.

¿Qué significa “Lady Macbeth”?

Lady Macbeth es el personaje femenino de la obra Macbeth.

Dentro de la psicología, y como referencia a la escena en la que la mujer intenta limpiarse obsesivamente las manos para limpiar así su culpa, se dice que el efecto Lady Macbeth es la tendencia o necesidad de limpiarse tras haber cometido algún acto que va en contra de nuestros valores.

¿Qué significa la palabra “Macbeth”?

Macbeth es el nombre del protagonista de la obra y, para los profesionales del teatro, es también una maldición. Pronunciar ese nombre (o interpretar la obra) puede tener tantas desgracias como las que vivió el propio Macbeth cuando las brujas profetizaron su destino.

¿Qué simboliza la leche materna en Macbeth?

Al comienzo de la novela es Lady Macbeth la que representa el estereotipo masculino, mostrando su violencia y su crueldad. En uno de sus monólogos expresa esa tendencia a lo masculino pidiendo a los espíritus que le priven de su sexualidad e incluso que conviertan su leche materna en hiel, renunciando así a su feminidad y a lo que antes se pensaba que era la única manera de ser mujer. Para Lady Macbeth, ser madre está reñido con su ambición y sus planes, por lo que está más que dispuesta a renunciar a ello.

¿Qué enfermedad tenía Lady Macbeth?

Desde la crítica se ha apuntado a que Lady Macbeth, sobre todo al final de la obra, cuando se empeña en limpiarse las manos, podría padecer un Trastorno Obsesivo Compulsivo.

¿Cuál es el clímax de la obra Macbeth?

El clímax de la obra Macbeth, es decir, el momento más álgido de tensión cuando todo empieza a conducir hacia el final, es la batalla final entre Macbeth y Macduff, cuando el primero entiende que la segunda profecía de las brujas (la que predecía su muerte) también se iba a cumplir, por muy imposible que pareciese.

Personajes y Roles

¿Quién le da la muerte a Macbeth?

Macduff mata a Macbeth.

¿Quién es el traidor en Macbeth?

Macbeth es el traidor de la obra. Demuestra su deslealtad hacia el rey matándolo (a él y a otras personas) para lograr y mantener el poder.

¿Quién es el villano en Macbeth?

En esta obra de Shakespeare, Macbeth es el villano. Quizá al principio lo fuese de manera más clara Lady Macbeth, que manipula a su marido para que termine de tomar acción. No obstante, según avanza la historia, nos damos cuenta de que la crueldad también forma parte del protagonista.

¿Cuál es el apodo de Macbeth?

El apodo de Macbeth no es en realidad un apodo, sino la versión gaélica de su nombre: Mac Bethad mac Findláig.

¿Quién mató a Banquo?

Tres sicarios sin apenas experiencia son los que matan a Banquo, pero lo hacen por orden y manipulación de Macbeth, que les convence de que es Banquo el culpable de que sean pobres.

¿Quién es el hijo de Macbeth?

Macbeth no llega a tener hijos.

¿Quién es el héroe en Macbeth?

Macduff actúa como el gran héroe de Macbeth, pues es él quien mata al tirano.

¿Quién era la esposa de Macbeth?

Lady Macbeth es la cónyuge de Macbeth.

Elementos Escénicos y Supersticiones

¿Cuál es la obra maldita de Shakespeare?

Macbeth es la obra maldita de Shakespeare. Se la considera así por todas las tragedias que han ocurrido a su alrededor y que parecen ser un reflejo del propio Macbeth, que resultó estar maldito.

Algunas de esas tragedias son las muertes de varios actores que participaron en alguna de las muchas representaciones que se han hecho de la obra de teatro. Por ejemplo, el actor que iba a interpretar a Lady Macbeth en 1606, en el primer estreno, murió solo unos días antes de la gran fecha. La misma suerte corrió, siglos después, el actor Harold Norman, que falleció en el escenario a causa de un accidente.

¿Por qué no se puede decir “Macbeth”?

Dentro de los teatros está prohibido decir “Macbeth”, pues eso implica invocar la maldición.

¿Qué pasa si dices “Macbeth” en un teatro?

Según la superstición, si se dice “Macbeth” en un teatro, las tragedias llegan solas. Para evitarlas, hay quien sigue un extraño ritual que rompería la maldición una vez invocada: salir del teatro, dar tres vueltas, escupir por encima del hombro izquierdo y recitar una línea de Shakespeare o gritar un insulto.

¿Por qué el color amarillo da mala suerte en el teatro?

Otro elemento maldito en el mundo del teatro es el color amarillo. La leyenda dice que es porque cuando Molière estrenó “El enfermo imagino”, iba vestido de amarillo y empezó a encontrarse mal. A las pocas horas murió.

¿Por qué se dice que el amarillo da mala suerte?

El amarillo da mal augurio según la leyenda de que Molière iba vestido de amarillo cuando, durante una representación, empezó a encontrarse mal, muriendo unas horas después.

¿Cómo se dice buena suerte en el teatro?

En teatro para desear suerte se dice “mucha mierda”, pues antiguamente que hubiese mucha mierda a la entrada del teatro implicaba que muchas personas había acudido a la representación en sus carruajes tirados por caballos.

Contexto Histórico y Cultural

¿Dónde se desarrolla Macbeth?

Macbeth se desarrolla en Escocia.

¿Cuántos actos tiene la obra Macbeth de William Shakespeare?

Macbeth tiene cinco actos.

¿Cómo se llama la tragedia de Shakespeare?

Son varias las tragedias shakespearianas. Una de ellas es Macbeth, pero la más famosa quizá es Romeo y Julietaun drama (género) de amor que todo el mundo conoce.

¿Cuál fue la inspiración de Shakespeare para escribir Macbeth?

William Shakespeare se basó en la historia real de Macbeth, uno de los reyes de Escocia en el siglo XI, para escribir su famosa tragedia. Este rey tuvo un reinado algo caótico, aunque no tan cruel ni trágico como el de la obra de teatro. Sin embargo, Shakespeare quiso darle ese tono para agradar al rey Jacobo V de Escocia, que era su mecenas y resultaba ser también descendiente de Banquo. De este modo, Banquo quedaba engrandecido en la historia.

En la versión real, Macbeth también asesinó al rey de Escocia (Malcolm II) para ocupar un lugar que, según la línea sucesoria, le pertenecía. Sin embargo, el rey Malcolm quería romper con la sucesión real por línea materna y nombrar a dedo a Duncan (un nieto suyo) como heredero del trono. Macbeth quiso evitar esto y asesinó a Duncan, acabando también con su reinado algo corrupto. De este modo, Macbeth logró la soberanía, se instaló en la Fortaleza Dunsinane y puso orden, no sin antes peregrinar a Roma para expiar su crimen.

Esto todo ocurrió en 1040. En 1057 acabó el reinado de Macbeth. Fue Malcolm III quien, en la Batalla de Lumphanan, lo hirió lo suficiente como para matarlo y proclamarse rey.

La diferencia principal de esta historia con la de Shakespeare es que, aunque ambos Macbeth asesinan a alguien para conseguir el trono, en los hechos reales Macbeth sí era un rey legítimo.

¿Cómo llega Macbeth a convertirse en Thane de Cawdor?

El rey Duncan nombra Thane de Cawdor (Señor de Caudor) a Macbeth como premio por su valentía y fidelidad en la guerra de Escocia contra Noruega.

¿Qué características convierten a Macbeth en un héroe trágico?

Macbeth es un héroe trágico porque su destino lo es. Las brujas predicen lo que va a ocurrir y eso, unido a su ambición, resulta ser una maldición para Macbeth, que no consigue escapar de la tragedia, la violencia y la crueldad.

 

Leer un clásico como Macbeth siempre es buena idea. Si eso es lo que quiere, no dudes en comprar el libro a través de este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram