No basta con chasquear los dedos para convertirse en escritor

Stephen King
Tabla de contenidos

Siempre hay un momento en que el deseo de convertirnos en escritores nos «hace cosquillas». Al menos, para muchos de nosotros. Sólo aquí, entre este deseo, muy a menudo recurrente, y la realización final, puede pasar el tiempo. Incluso, mucho tiempo. Es necesario ponerse de acuerdo en las palabras. Hay «escribir» y «escribir».

Hay «escribir» para complacerte a ti mismo ya tus seres queridos y «escribir» con la ambición de ser escritor. En el primer caso, todo está permitido, todo hay que decirlo. Todo lo que tiene que hacer es tomar su pluma o bolígrafo, y el estuche está «empacado». Pero, en el segundo caso, las cosas son un poco más complejas. Este es el que nos interesa aquí.

¿Qué es ser escritor?

Para comprender a fondo qué es escribir con la ambición de ser escritor, hay que empezar, por supuesto, por preguntarse qué es ser escritor. Digámoslo de buenas a primeras, para que quede bien claro. El escritor es una profesión..

La prueba, entre otras cosas, y si es necesario, de que este es precisamente el meollo del problema, es que las citas sobre este tema específico son innumerables. Citemos, en particular, la de Stephen King, autor, además, de un libro titulado «Escritura – Memoria de una profesión» :

Realmente ayuda tener un poco de talento para ser escritor, pero lo único que es absolutamente esencial es la capacidad de recordar hasta la más mínima cicatriz. El arte es la persistencia de la memoria.

Stephen King

En otras palabras, convertirse en escritor, si uno le cree a Stephen King, está al alcance de cada uno, basta con tener un poco de talento y una historia que contar. ¡Mmmm! Se parece mucho a las «caras» que puede hacer «el-que-sabe», por coquetería, hacia «los-que-no-sabe»; para deslumbrarlos a bajo costo.

Pero detrás de la aparente facilidad, ¡oh cuántas dificultades!

Los fundamentos de la profesión de escritor.

En verdad, desde el momento en que hemos integrado completamente la idea de que escribir con la ambición de ser escritor es una profesión, la pregunta que surge casi de inmediato es saber cómo hacerlo. Y ahí, dos escuelas se oponen.

Leer también:  Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós: resumen y análisis

Por un lado, están los que dicen que no se puede aprender. Lo llevamos en la sangre, o no. Muévete, nada que ver. Y, es muy triste, finalmente. Pero, afortunadamente, en el lado opuesto, hay quienes dicen que el oficio de escribir se puede aprender. Y tienen razón.

Respeto por la forma

¿Y qué hay exactamente para aprender? Pero, ¡los fundamentos de la escritura, por supuesto! Es decir, dos cosas: la forma y la sustancia. Por forma, debemos entender todo lo que se relaciona, en particular, con la corrección del lenguaje y la calidad del estilo.

En resumen, escribe como escritor; porque precisémoslo una vez más, nada prohíbe escribir sin querer ser o llegar a ser escritor; no es escribir de ninguna manera. Es, entre otras cosas, respetar:

  • El Reglas gramaticales. Si tiene alguna duda sobre sus habilidades, siempre puede utilizar los servicios de un corrector profesional y, en su defecto, descargar un software ad hoc. Hay algunos muy buenos.
  • El reglas estilísticas. Hay algunas formulaciones o expresiones que nos gusta emplear, pero que no sirven para todo. Ser consciente de ello significa tomar el camino correcto para mejora tu estilo.

La preocupación del fondo

En cuanto a la sustancia, como nos recuerda Stephen King en su cita, es absolutamente esencial. De hecho, podemos permitirnos ciertas libertades estilísticas, ¡y más! Pero, ¡con una condición! Todavía tienes que tener algo interesante que contar. Para sus lectores, por supuesto.

Porque, este algo interesante que contar, es algo que debería ayudar a los lectores a ser mejores. Por lo tanto, escribe, no es solo escribir cualquier cosa. Y es, en particular, seguir:

Olvídese de los soñadores, o de los vagos, para quienes convertirse en escritor sería algo innato. En cambio, concentrémonos en los métodos correctos para convertirse en escritor. Básicamente hay dos. El método autodidacta y los cursos de «escritura creativa».

Leer también:  Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós: resumen y análisis

El método autodidacta para convertirse en escritor

A menudo se confunde con la inspiración innata. Sin embargo, no tiene nada que ver con eso. El caso es que, en realidad, el método autodidacta supone un largo curso de formación con lecturas en número infinito.

De hecho, una de las mejores maneras de aprender a escribir y convertirse en escritor es leer mucho y acostumbrarse, gracias a su lectura, a pensar por ti mismo.

Pero, ¿qué leer? Principalmente, las obras de autores que han logrado “desafiar” el tiempo. Desde luego, no aquellos, en todo caso, no únicamente, cuyo único mérito es haber obtenido un premio literario, que sabemos que la mayoría de las veces, precisamente, premia más una operación de marketing que un verdadero talento.

¿Quién recuerda, por ejemplo, hoy, al autor premiado, aunque hace solamente 4 o 5 años, con tal o cual de estos prestigiosos premios?

Por eso, lee y relee obras que se han vuelto atemporales como las escritas por grandes autores clásicos como Châteaubriand, Victor Hugo, Marcel Proust, André Malraux, etc No puede dejar de ayudar a comprender el idioma, dominarlo y hacer valer sus preferencias por un estilo sobre otro.

Cursos de escritura creativa

También puedes combinar el método autodidacta con curso de escritura creativa. Siempre es rentable. El origen de estos cursos es anglosajón, sin duda porque nos gustan los grupos de apoyo al otro lado del Atlántico, de los que se inspiran en cierto modo.

Sea como fuere, en la forma original anglosajona, o en la de talleres de escritura, como los que ofrece la casa de escritura, o cursos universitarios muy franceses, el objetivo es aprender a construir un texto y comprobar su legibilidad con los demás miembros del curso.

Leer también:  Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós: resumen y análisis

Ser escritor es también querer ser publicado

Si, en definitiva, querer ser escritor significa darse cuenta de que es una profesión y que esta profesión tiene unos fundamentos que hay que respetar, debemos tener cuidado de no olvidar que detrás de todo escritor hay necesariamente un autor que quiere ser publicado.

Y afrontémoslo con franqueza, ser publicado ciertamente no significa que aparte de los editores bien establecidos, no hay salvación.

Sería pretender creer que un editor no tiene inquietudes comerciales, que sólo le interesa la calidad literaria de la obra que se le presenta y que tiene por vocación hacer todo, a su costa, por supuesto, para que se cumpla para ser publicado.

Quien se ha codeado con el mundo editorial, sabe que no es así. El mundo editorial es un sector empresarial como cualquier otro. Con, por supuesto, sus peculiaridades.

En consecuencia, si quieres convertirte en escritor y que te publiquen, lo cual, después de todo, es bastante normal, significa que si quieres que te publiquen uno de estos editoriales clásicas, hay que añadir necesariamente a los dos fundamentos antes mencionados, un tercero que es sigue la línea editorial.

Y como seguir esa línea no siempre es fácil, ni siquiera, según la época, especialmente apasionante, afortunadamente sigue siendo la alegría de poder autopublicar, o incluso, si tenemos el presupuesto para ello, ser publicado en nombre de un autor.

Sin perder de vista, finalmente, que heno de toda búsqueda de cualquier provecho, lo que cuenta, ante todo, para el verdadero escritor, es la placer de escribir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram