¿Es necesario tener pasión por la escritura para escribir?

Tabla de contenidos

Cuando se les pregunta a los escritores experimentados les gusta decir que tienen pasión por la escritura y que siempre la han tenido, desde que eran muy jóvenes. De ahí la duda legítima de todos los aspirantes a autores: ¿es necesario tener pasión por la escritura para convertirse en escritor?

Una pregunta a la que también hay que seguir otra: ¿cómo reconocemos que tenemos pasión por escribir? Estas preguntas atormentan continuamente las mentes de críticos literarios de todo tipo. Algunos no dudan en afirmar que escribir no requiere pasión, ni siquiera talento, y que, en definitiva, es un trabajo como cualquier otro.

Visto así, lo único que queda es apuntarse a algún tipo de curso de “escritura creativa”, que es un poco como ir a una escuela de música, dibujo o teatro. Pero todo depende, de hecho, de lo que busquemos cuando decidimos empezar a escribir.

 

¿Qué es la pasión por escribir?

Antes de intentar averiguar si la pasión por la escritura sirve o no para escribir, preguntémonos qué es la pasión por la escritura. Lo que equivale a preguntarse con qué signos puede manifestarse.

Hay actitudes, comportamientos y palabras que son inconfundibles. Empecemos por las actitudes.

 

Actitudes que pueden revelar pasión por la escritura

La primera es obviamente la lectura. Es difícil imaginar a un escritor que afirme tener pasión por escribir y al mismo tiempo se jacte de no haber leído nunca. En estas condiciones, escribir todavía es posible, pero no podemos hablar de pasión por la escritura.

Otra actitud que muestra pasión por la escritura es un evidente gusto por las historias. En efecto, alguien a quien le encanta escuchar historias o contarlas, tiene todos los signos de ser alguien dispuesto a dejarse invadir por la pasión de escribir, si no lo ha hecho ya, de una forma u otra.

En este último caso, la pasión por escribir se traduce en todo un conjunto de cosas que demuestran que a uno le gusta escribir: esperar con ansia que un profesor mande hacer una redacción como deberes o los poemas que se escriben en un cuaderno secreto.

 

Los comportamientos de quienes sin duda tienen pasión por escribir

Además de actitudes que no engañan, también hay comportamientos que no engañan.

Un ejemplo sería el de alguien que nunca pierde la oportunidad de ir a una Feria del Libro, de acudir a firmas de autores o de participar en círculos de discusión literaria.

Agreguemos, también, las múltiples suscripciones a revistas literarias. No faltan y hay para todos los gustos. Por no hablar de programas de televisión, de radio o pódcast especializados que a un entusiasta de la escritura le gusta seguir y no perderse.

 

Las palabras de quienes aparentemente tienen pasión por escribir

Observemos a propósito de este último punto que esta pasión aún puede adoptar muchas otras formas. De hecho, el comportamiento que delata un claro deseo de escribir no es solo analógico, sino que también puede ser digital. Los promotores de foros de escritura lo saben bien.

Añadamos, pues, a estos comportamientos, todas las reseñas y comentarios que un entusiasta de la escritura no deja de compartir en sus sitios web favoritos. Hay un pequeño paso entre criticar la escritura de otros y escribir las propias narrativas.

 

Del deseo de escribir a la pasión por escribir

Todas estas actitudes, todos estos comportamientos y todos estos comentarios son sin duda una señal de ganas de escribir más o menos latente, más o menos explícita. Pero este deseo no es necesariamente la manifestación de una pasión.

Para que esto sea así, todos estos signos deben estar presentes casi al mismo tiempo y llevados a su clímax. Así que ahí, sin duda, está la pasión por la escritura. Dicho esto, ¿es realmente necesaria para escribir?

 

¿Es necesaria la pasión por la escritura para escribir?

Este es, en última instancia, el punto más importante. ¿De qué estamos hablando exactamente?

 

Pasión por la escritura en la redacción empresarial

En muchos casos, las ganas de escribir son más que suficientes. No necesitas pasión para la redacción web o publicitaria. Es incluso francamente contraproducente.

La mayoría de los sitios web no tienen nada de literario. A menos que sean sitios de editoriales o distribuidores de libros.

La tarea realizada por el redactor web es sencilla: debe escribir respetando escrupulosamente las directrices que le envió su cliente. No hace falta pasión para escribir ahí. ¿Podemos acaso imaginar a un escritor dejándose llevar por su pasión y escribiendo con un lirismo digno de los grandes poetas sobre los muebles baratos o los botes de pintura que comercializa el sitio web para el que trabaja?

Podemos, por supuesto, y a veces sucede, pero no sirve más que para desconcertar tanto al propietario web, que ya no reconoce sus productos o servicios, como al cliente final que se apresura a hacer clic en otro enlace para encontrar algo más adecuado e informativo, y no tan lírico.

Hay que tener en cuenta que estas observaciones son igualmente válidas para la redacción de folletos publicitarios o de cualquier otro documento destinado a elogiar los méritos de un cliente.

 

Pasión por la escritura al escribir una novela

Frente a los escritos de negocios, en definitiva, para la que basta el solo deseo de escribir, tenemos la escritura de una obra literaria que esperamos que sea brillante. Es perfectamente normal tener esta esperanza, de lo contrario nunca empezaríamos a escribir.

Pero, al mismo tiempo, todo puede resultar un poco deprimente en los días de grandes dudas, cuando la inspiración definitivamente tiende a esfumarse. Precisamente aquí entra en juego la pasión por escribir.

Solo la pasión por escribir permite realmente superar el obstáculo creado por las dudas inevitables o por los momentos no menos inevitables en los que la inspiración no llega. Sobre todo porque el acto de escribir se realiza, generalmente, en la mayor soledad. Porque, como tan bien escribió Marguerite Duras:

Encontrarte en un agujero, en el fondo de un agujero, en una soledad casi total y descubrir que solo escribir te salvará. Estar sin ninguna idea para un libro, es encontrarse frente a un libro.

Esta cita del libro Escritura de Margarita Duras resume bien el dilema del autor que entra en la soledad para obligarse a expresar toda su pasión por la escritura. Obviamente, sin esta pasión original, aunque haya una intención, no hay manera de encontrar esa expresión.

¿Para qué sirve un taller de escritura?

Entre la intención de escribir y la pasión por escribir, el dilema puede resultar difícil. Para una minoría de autores la cuestión ni siquiera se plantea, pues ellos saben dónde está la diferencia. Pero para la gran mayoría de los demás no es tan simple. Así que, ¿cómo se hace? ¿Dónde estamos ubicados exactamente? Detrás de este cuestionamiento, lo que emerge es otra cuestión: la de saber qué objetivo realista fijarse. ¿Escribir para responder a un pedido o escribir para dar rienda suelta a tu pasión?

En cualquier caso, existe una manera de resolver tal dilema: inscribiéndose en un taller de escritura. La práctica es común en los países anglosajones, mucho menos en España, aunque se está desarrollando a gran velocidad.

El caso es que estos talleres tienen un doble mérito. No solo te permiten confrontar las opiniones de los demás y apreciar mejor tu talento, sino que también te permiten, si te encuentras en un punto intermedio, inclinar la balanza en una dirección u otra mejorando significativamente tus habilidades de escritura.

 

¿Escribir o no escribir?

De todos modos, al final, la decisión de escribir o no escribir es algo que se vive muy dentro de uno mismo y casi sin saberlo. Franck Thilliez, el conocido autor de bestsellers, no duda en decir, probablemente un poco por ego, que:

Quince días antes de empezar a escribir, ni siquiera sabía que querría escribir.

Pero añade algo más:

Por otro lado, siempre me ha gustado que me cuenten historias, en el cine o con libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram