¿Qué diario puedes escribir?

Tabla de contenidos

Escribir un diario es la forma más fácil y rápida de prepararse para convertirse en un escritor de pleno derecho. Sobre todo porque hay un diario y un diario. De hecho, las maneras que puede adoptar un diario son numerosas. Hay, básicamente, algo para todos los gustos y todas las edades. A menudo, es el diario de una adolescente o una mujer joven. También puede ser el diario de un columnista contando sus sentimientos en el día a día ante las noticias. Pero, un diario puede tomar muchas otras formas. Como, por ejemplo, una bitácora, un diario de clase, un cuaderno terapéutico, etc. Entonces, ¿cómo clasificar las diferentes formas de diarios y cómo escribirlos?

 

Definición de diario.

Los diarios se pueden clasificar según su finalidad. Pero, antes de dar vueltas, ¿qué debemos entender por diario?

Un diario es primero, un texto que escribimos día a día y cuyo título dado a cada fragmento es el de la fecha en que fue escrito. Esto para el ambiente formal. En cuanto a los temas cubiertos por el diario, es igual de simple. Estos son los pensamientos del autor. Sobre cualquier tema que se te ocurra. De ahí el calificativo de “íntimo”. Tenga en cuenta, sin embargo, como se escribió Agnes Desharthe :

De hecho, un diario está hecho para ser leído: lo escondemos mal con la esperanza de que alguien lo encuentre.

Asociado de Inglés, evolucionando en un ambiente familiar de pediatras y artistas, Agnes Desharthe escribió una treintena de libros para niños después de conocer a un editor de la editorial «escuela del ocio“. Pero también ha publicado numerosos libros para adultos en Ediciones del Olivier. Hasta la fecha, ha ganado una decena de premios, entre ellos el Premio Renaudot para estudiantes de secundarias en 2010 y el Premio Anna de Noailles de la Academia Francesa en 2014. Su último libro, publicado por Editions de l’Olivier, es «The Eternal Fiancé».

Debido a este motivo ulterior, nos interesa saber en qué categoría estamos “jugando”. Según esta categoría, no escribimos exactamente las mismas cosas, aunque de una a otra los principios siguen siendo los mismos. Así, desde un enfoque estrictamente personal a un enfoque generalista, podemos clasificar los diarios privados en dos categorías principales que se subdividen en varias subcategorías.

 

Diarios estrictamente personales.

Cuadernos de autoterapia o introspección

Aquí, al autor sólo le interesan las emociones que surgen desde lo más profundo de sí mismo. Y en su mayor parte, estas emociones no tienen otro origen que él mismo. Por ejemplo, uno puede sentir un bazo, solo, sin razones aparentes, y liberarse de él al notarlo. Luego se hace el diario cuaderno de autoterapia o introspección. Es un poco como «vaciar su bolsa“, sin temer la mirada de los demás. Preocupaciones, arrepentimientos, remordimientos, todos los factores estresantes y ansiedades, dejen la conciencia, liberen la mente y entren en el diario. Necesariamente secreto o confidencial. Definitivamente válido para todas las edades.

Diario adolescente

Sin estar amenazados por ningún factor de estrés o ansiedad, podemos estar abrumados por la ira, la agresividad, el desánimo, pero también por la alegría y las atracciones que suscitan los acontecimientos cotidianos. En general, estos eventos se limitan a su ambiente inmediato, familia o escuela. Aquí es donde la mayoría de los diarios de adolescentes. Uno puede tener una buena idea de su contenido en el libro de Irvin Anneix palabras adolescentes“, desde donde filmó la película a continuación.

Diario escolar

De ahí a utilizar el proceso como un ejercicio de aprendizaje escolar, solo hay un paso. Muchos profesores lo utilizan para entrenar a sus alumnos a escribir y, posteriormente, a leer. En general, insisten en el ritmo diario de escritura, o en todo caso, regular y limitado a un número reducido de palabras. Además, les muestran lo fácil que es cuando usan estructuras de oraciones simples, con vocabulario familiar y cuando hablan de uno mismo.

Diario de «cuentas»

Podemos, finalmente, contentarnos con contar los días y la forma en que ocupamos nuestros días. El diario se convierte entonces en un libro de seguimiento de tareas, cumplidas u olvidadas. En el pasado, este tipo de diario, o más exactamente economía doméstica, se llamaba libro de la razón.

Del latín » libertad racional”, es decir, un libro de cuentas con anotaciones familiares o locales. Como es de suponer, constituyen una fuente inagotable de información para los historiadores.

 

En general, todas estas revistas no están destinadas a la publicación, excepto a la autoedición. Efectivamente, están escritos sin pensar en absoluto en ninguna publicación con una editorial clásica. Sin embargo, si fueron escritos en una computadora, se recomienda la autoedición para asegurar al menos su conservación. De hecho, releerlos, de vez en cuando, a medida que pasa el tiempo, es una excelente manera de conectar su presente con su pasado y preparar sus elecciones futuras.

Diarios generales

Estos son los diarios cuya vocación literaria es evidente. Para sus autores, el periódico es así sólo una forma particular de expresión literaria. Entonces se les llama diaristas. La palabra proviene de la palabra inglesa «diarista“, en otras palabras, autor de un “diario“, que significa precisamente, en inglés, diario.

Viven y se ven como testigos de su tiempo, pero de manera íntima. Como no pretenden hacer el trabajo de los historiadores, no pueden clasificarse con el memorialista. Ni con el escritor de cartas porque solo comparten sus sentimientos consigo mismos.

Además, para preservar la total libertad de escritura, a menudo, pero no siempre, se aseguran de que su diario no se publique hasta después de su muerte. Sobre todo, cuando gozan de cierta notoriedad.

Desde cronistas famosos de la literatura francesa, podemos citar, entre otros:

 

Diarios generales
Diarios generales

 

Principios de la redacción de un diario.

Básicamente, los principios de escribir un diario se pueden resumir en la regla R2A : RegularidadAutenticidadAccesibilidad.

Regularidad de la escritura del diario.

Ningún diario sin escritura diaria. Aunque sea para escribir la mención RAS. Nada a señalar. Lo cual es, después de todo, muy raro, porque siempre hay algo que notar. Incluso el hecho de escribir que tal o cual día, no teníamos precisamente nada que decir.

Además, puedes poner fotos, recuerdos o cualquier otro elemento que tenga sentido para el autor. Incluso podemos ir más allá y transformar ciertas páginas del diario en álbum de recortes.

 

Es esta falta de obligación y esta regularidad lo que hace que un diario tenga valor y que podamos conservarlo durante años.

Autenticidad del diario.

Un diario real no es como diario de Bridget Jones. Es auténtico y solo relata eventos que realmente sucedieron y solo informa sentimientos reales. En resumen, esto no es una obra de ficción.

Lo cual no prohíbe absolutamente copiar su forma, como en el caso del diario de Bridget Jones. Es entonces un recurso literario. Prueba, si la hay, de que el diario no es nada anticuado. Pero, para ser creíble, debe adoptar todos los códigos y realmente parecer auténtico.

Aquejada de tuberculosis y sabiendo que estaba a punto de morir; morirá en octubre de ese mismo año; Marie Baskirtseff escribe, en mayo de 1884, en el prefacio de una edición póstuma de su diario:

Si no muero joven, espero seguir siendo un gran artista; pero si muero joven, quiero que se publique mi diario, que no puede ser sino interesante. Si este libro no es la verdad exacta, absoluta, estricta, no tiene razón de existir.

No podemos decirlo mejor. Esta exigencia de verdad es el sello de todos los diarios que han sobrevivido a los siglos. Esta es también la razón principal por la que, cuando se publican, lo son, a menudo, a título póstumo.

Con respecto a, Marie Baskirtseff, es su madre quien, para respetar sus últimos deseos, se encargará de que se publique el diario de su hija. Será, 3 años después de su muerte, en 1887. En una versión, es cierto, truncada. Inmediatamente, fue un gran éxito y fue traducido a muchos idiomas.

Accesibilidad del diario.

Para ser verdaderamente operativo, un diario debe estar siempre a mano. Es decir, fácil de abrir y “fácil de escribir”. Si te mueves poco, un buen cuaderno y una buena pluma estilográfica son suficientes Abrimos nuestro “cajón secreto”, sacamos la libreta, acariciamos su tapa, o la abrimos con furia, anotamos la fecha del día, y enseguida nos ponemos a escribir.

 

Pluma estilográfica Montblanc Alexander de Humboldt
Pluma estilográfica Montblanc Alexander de Humboldt

Las palabras fluyen sin ninguna dificultad. Desamores, esperanzas, alegrías, todo toma color y forma, en el momento, gracias a su diario. ¡Difícil hacer lo mismo al escribir una novela!

Más moderno, cuando te mueves, poco o mucho, probablemente lo mejor es escribir en un diario digital. Puede hacerlo desde una aplicación especializada descargada en su computadora o tableta. También puede hacerlo sin él, abriendo una cuenta en un sitio web dedicado. ¡Y puedes combinar los dos!

Para lo primero, puedes descargar aplicaciones como:

Para esto último, puedes acudir, por ejemplo, a:

De todos modos, con un diario digital te sigues privando del placer de desdoblar tus frases, a tu manera, con la tinta y el papel que elijas. Y hay que acostumbrarse a la rigidez de los formatos del teclado Azerty y la pantalla de Word. Dicho esto, el teclado y la pantalla del ordenador son imprescindibles, si quieres autopublicación y aún más si quieres ser editado en una editorial.

Para saber más :

No podemos terminar este breve recorrido por la finalidad de los diarios, sus diferentes formas y modalidades, sin mencionar Michelle Leleu (1920-1975), origen de la palabra «diarista» y autor de un libro emblemático en este campo, titulado «los diarios“. En este libro, resultado de su investigación universitaria, y prologado por René Le Senne se esfuerza por elaborar una tipología de diarios, a la luz de los tipos de personajes identificados por el maestro en caracterología que es René Le Senne.

Destacada especialista en literatura y edición con una sólida formación académica y una profunda pasión por la literatura hispanoamericana. Graduada en Filología Hispánica por la Universidad Autónoma de Madrid (2011-2015), su tesis "Repercusión y análisis de la nueva trova en la poesía cubana" refleja su interés por la intersección entre música y poesía.

Continuó sus estudios en la Universitat de Barcelona, donde obtuvo un Máster en Estudios Avanzados en Literatura Hispanoamericana y Edición (2015-2016). Su tesis de máster, "Vida y obra de Alejo Carpentier; hacia una biografía ficcional", demuestra su capacidad para explorar la biografía y la ficción literaria.

Complementó su formación con una Diplomatura en Edición Profesional en el Taller de Libros (2016-2017), desarrollando el proyecto editorial "Baco; vino y libros". Además, Paloma posee habilidades avanzadas en edición de textos, lo que le permite trabajar con precisión y creatividad en el ámbito editorial.

Su trayectoria académica y profesional la convierte en una experta en su campo, aportando un enfoque riguroso y creativo en cada artículo que escribe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram