Resumen de «Al otro lado de la pantalla» libro de Alba Quintas Garciandia

Resumen de Al otro lado de la pantalla libro de Alba Quintas Garciandia (1)
Tabla de contenidos

El bullying es una realidad para muchos niños y adolescentes, también para Luis, uno de los protagonistas de Al otro lado de la pantalla.

En esta novela, Alba Quintas Garciandia narra, con gran empatía, la historia de Luis, que es la de tantos. Lo hace alternando diferentes puntos de vista para que nos demos cuenta de que el acoso escolar no es cosa de uno, sino de muchos.

Resumen corto de Al otro lado de la pantalla

A través de varios personajes, Al otro lado de la pantalla cuenta la historia de Luis, un adolescente amable, responsable y amigo de todos, que se convierte en la víctima de bullying de Alex, un compañero de su clase.

Todo empieza en una fiesta, tras la cual el bullying que recibe Luis (sobre todo a través de Internet) es cada vez más cruento y violento. No solo llega de manos de Alex, sino también de otros compañeros y amigos de clase que no hacen nada para pararlo.

Solo Alicia, una chica nueva, intenta ayudar a Luis. Sin embargo, ni Alicia, ni los padres del protagonista, ni un profesor que intenta tomar cartas en el asunto, consiguen que la situación acabe.

El final llega un día en el que, tras pegarle una paliza a Luis, Alex es apuñalado por Juan Carlos, el que había sido el mejor amigo de Luis y había observado, sin hacer nada, y con una gran culpabilidad por ello, cómo todo ocurría.

Resumen largo de Al otro lado de la pantalla

Al otro lado de la pantalla está dividida en siete capítulos. Cada uno de ellos está protagonizado y narrado por un personaje diferente, de modo que, capítulo a capítulo, vamos completando la historia a través de las visiones de los diferentes personajes.

Para escribir un buen resumen de este libro, vamos a acudir a estos siete capítulos.

Capítulo 1

Juan Carlos y Luis, amigos desde la más tierna infancia, deciden ir juntos a un botellón. Están en segundo de bachillerato, a las puertas de la Selectividad, y, por una vez, quieren pasárselo bien entre tanto estudio (sobre todo Luis, que es el “empollón” de la clase).

En el botellón esperan encontrarse con otros compañeros de clase y, en especial, con la chica que le gusta a Juan Carlos.

Durante la fiesta, Juan Carlos pierde de vista a Luis, que estaba bebiendo mucho. Cuando consigue dar con él, descubre a Luis tirado detrás de unos árboles, sin camiseta y con el rostro y el torso llenos de insultos escritos a rotulador. Juan Carlos decide hacerle una foto.

El problema es que Alex, otro compañero de clase, ve que Juan Carlos había estado sacando fotos de la fiesta, y le pide la tarjeta de memoria para poder tenerlas. Juan Carlos acepta y se las da, pero al día siguiente, cuando entra a Tuenti (una red social), descubre que Alex ha subido las fotos de Luis y que la gente está comentado cosas igual de hirientes que los insultos que estaban escritos sobre su cuerpo.

Capítulo 2

En este capítulo la perspectiva es la de Estrella, una chica de la clase que cuenta cómo Alex empezó a acosar y hacer aún más bullying a Luis. Se dedicaba a mandar mensajes amenazantes a través de las redes sociales. También extendía rumores maliciosos sobre su sexualidad.

Estrella está enamorada de Álex, así que le ríe todas sus gracias. Representa a todos esos testigos que se convierten en cómplices y, con su silencio o, peor, con su aprobación, alientan el acoso para ser aceptados.

Capítulo 3

La del padre de Luis es la voz que escuchamos en este capítulo.

Está preocupado por su hijo, al que nota distante y distraído. Aun sabiendo que es invadir su privacidad, pero sin otra opción, se mete en la cuenta de Gmail de Luis. Descubre, así, que está siendo víctima de bullying y decide que tiene que hacer algo y hablar con el instituto.

Capítulo 4

Alicia nos cuenta su versión en el cuarto capítulo.

Es una chica tímida y poco habladora que acaba de llegar nueva al instituto. Pronto de fija en Luis, que también es retraído. Al ver que, además, el resto de compañeros se ríen de él, Alicia no duda en acercarse 

Pronto, ambos adolescentes se hacen amigos, aunque Alicia empieza a sentir algo más hacia Luis. En una de sus conversaciones, Alicia le confiesa a Luis que a ella también le hicieron bullying en su antiguo instituto.

Leer también:  Resumen del libro "El faro de los amores dormidos" de Andrea Longarela

Un día, Alex le pide a Alicia que le ayude a retocar unas fotos de Luis para subirlas a Tuenti y seguir riéndose de él. Alicia se niega, así que al día siguiente ella también empieza a recibir burlas y mensajes amenazantes.

Ella, sin embargo, es la única que planta cara a Álex y que prefiere ser víctima otra vez a ser verdugo. En cambio, Juan Carlos cada vez se distancia más de Luis, dejándolo solo y llegándole a retirar el saludo.

Capítulo 5

Los padres de Luis han hablado con Roberto, el profesor de informática y tutor de Luis. En este capítulo conocemos su versión.

Roberto, en cuanto escucha lo que le dicen los padres de su alumno, acude a la dirección del instituto para tomar cartas en el asunto. Sin embargo, no le hacen caso y quitan hierro al asunto.

Capítulo 6

En este sexto capítulo escuchamos a Alex.

Este resulta ser un chaval muy inteligente, pero que lo esconde porque piensa que eso sería un motivo para meterse con él. Su fijación con Luis, empezó después de que, un día, Luis fuese a su casa para hacer un trabajo juntos. Allí el protagonista vio algo que luego contó a algunos otros compañeros. Alex, enfadado, comenzó a acosarle como venganza. Lo siguiente que planea hacer es pegarle una paliza.

En ningún momento del capítulo, Alex muestra remordimientos o arrepentimiento. Cree que él siempre lleva razón.

Capítulo 7

En este último capítulo nuestro narrador es Luis.

Luis cuenta lo que vio en casa de Alex: problemas difíciles de ciencia resueltos, estanterías llenas de libros… En definitiva, pruebas de que Alex era inteligente y ocultaba su verdadera personalidad.

Tras meses de acoso, un día, Alex le pega una paliza. Justo después, Juan Carlos coge una navaja y apuñala a Alex.

Un final que se veía venir, porque la violencia lleva a la violencia, sobre todo cuando las personas responsables no hacen nada para pararla. Es un final del que todos, en mayor o menor medida, se sienten culpables por no haberlo evitado, o por haber actuado con impasibilidad ante el sufrimiento de Luis.

Personajes de Al otro lado de la pantalla

Es muy fácil reconocer cuáles son los personajes principales y determinantes para la trama de Al otro lado de la pantalla, pues son aquellos que van narrando los capítulos. Esto es lo que sabemos de cada uno de ellos:

  • Luis: es la víctima del acoso. Se le describe como un chico estudioso, amable, responsable y que se lleva bien con todo el mundo. No obstante, las cosas cambian a unos pocos meses de la Selectividad, pues un compañero de clase, Alex, empieza a acosarlo. Según avanza la novela nos damos cuenta de que, lo que parece que empezó de manera “aleatoria” en una fiesta, no fue así. Alex le hace bullying por una especie de miedo o envidia, ya que Luis es como es (inteligente, con gustos propios, responsable) sin importante lo que puedan decir los demás. En cambio, Alex esconde su personalidad por miedo a personas como él mismo.
  • Alex: es el acosador. Hace la vida imposible a Luis porque, en el fondo, le envidia. Esa falta de conocimiento sobre cómo gestionar de otra manera sus emociones, le lleva a convertirse en una persona violenta y que dedica toda su inteligencia a acosar a un compañero. Sin embargo, no es hasta el final de la novela que entendemos la complejidad de su personalidad y su miedo a ser juzgado y acosado (es decir, hace a Luis lo que tiene miedo que le hagan a él). También al final vemos que su destino es el peor de todos. Juan Carlos lo apuñala.
  • Juan Carlos: es el mejor amigo de Luis, aunque termina alejándose de él según el acoso avanza. La culpa por haberle dejado solo en su momento más vulnerable, y sabiéndose también responsable de haber hecho la foto y de que esta acabase en manos de Alex, hace que Juan Carlos terminé apuñalando a Alex. Es una respuesta impulsiva que, como todas las acciones de todos los personajes, la autora no justifica, pero sí nos da información completa y compleja para que reflexionemos sobre su porqué.
  • Alicia: es la nueva amiga de Luis, la única que no lo abandona y que, de hecho, se acerca a él cuando ve que le acosan. Lo hace en parte porque ella también fue víctima y no quiere ser verdugo. Este personaje es el que más empatía y respeto despierta, ya que es la única que no cede ante el miedo o la presión por ser el próximo blanco de Alex. No obstante, queda esa reflexión de que no debería ser necesario haber sufrido para estar en el lado correcto de una historia como la de Luis.
  • El padre de Luis: hace lo que puede, pero no termina de ser suficiente porque tampoco tiene las herramientas para lograrlo. A través de él, nos damos cuenta de que el bullying, a pesar de estar tan presente, sigue siendo tabú. Su situación también nos hace ver que, para evitar estas situaciones, los padres deben implicarse y hacer un esfuerzo para conocer el mundo de sus hijos.
  • Roberto (el profesor): igual que los padres de Luis, intenta hacer algo, aunque se encuentra con la pasividad del equipo directivo. De nuevo, no tiene las herramientas para abordar la situación de una manera efectiva.
  • Estrella: es otra compañera de clase. Está enamorada de Alex, así que hace todo lo que él le pide y solo intenta agradarle. Su mayor miedo es que él la deje. Eso implica no decir nada sobre el bullying y ponerse, de hecho, del lado del acosador, sin avisar a nadie sobre lo que ocurría.
Leer también:  Resumen del libro "El mundo de Sofía" de Jostein Gaarder

Análisis de los temas de Al otro lado de la pantalla

Al otro lado de la pantalla ganó el Premio Jordi Sierra i Fabra en 2012 por los temas que trata y por cómo los trata.

El central, sin lugar a dudas, es el acoso escolar y, en concreto, el ciberbullying. La originalidad narrativa con la que se aborda este tema, desde las diferentes perspectivas de los personajes, permite a la autora explorar la complejidad del bullying y sus peligros. Veámoslo con más detalle.

El acoso escolar

Un 9,5% de niños sufren acoso escolar (solo en España y solo en Educación Primaria). Un 90% de los testigos no plantan cara al agresor. Unos datos alarmantes y que deben ser visibilizados. Esta posiblemente sea la razón de que Alba Quintas decidiese escribir esta novela.

El bullying es el tema central, y está tratado con respeto, pero también con una perspectiva global e integral. Gracias a la alternancia de capítulos y puntos de vista, la autora logra mostrarnos que el bullying no es solo cosa de niños, sino que es un problema estructural. Cada cual tiene una responsabilidad (y una historia y unas emociones) dentro de esa estructura.

Además, Alba Quintas se asegura de mostrar el bullying como lo que es: un tipo de violencia que puede tener muchas caras. Se centra en el ciberbullying, que muchas veces es silencioso y pasa desapercibido. No obstante, también explora cómo el acoso genera miedo y aislamiento, tanto en la víctima como en quienes son testigos. No pretende con esto justificar el silencio, pero quizá sí darle una explicación.

La responsabilidad

Aunque, como decíamos, más que una crítica, la autora favorece la reflexión para que el lector llegue a conclusiones, hay un tema que sobrevuela toda la novela y que es la responsabilidad.

Cuando acabas de leer Al otro lado de la pantalla no puedes no pensar en todas las veces que te callaste ante el bullying o, peor, que lo hiciste y participaste en el insulto a un compañero. El libro no pretende castigarte, pero sí recordarte que es responsabilidad de todos levantar la voz y luchar contra esta lacra social que afecta a gran parte de la juventud.

El modo de narrar en Al otro lado de la pantalla permite hacer una reflexión completa y no quedarse en una historia de víctima y verdugo, pues quizá hay más de uno y las líneas entre la culpa y la inocencia están más difusas de lo que parece.

En este sentido, y también por cómo se alternan los capítulos para conocer las perspectivas de cada personaje, esta novela recuerda a Invisible de Eloy Moreno, que próximamente va a ser llevada a una serie de televisión.

Los riesgos de internet

Como hemos mencionado, parte del acoso que Luis recibe es a través de las redes sociales. Se evidencia así esa doble cara de internet.

El título también nos lleva a reflexionar sobre ello. Lanzar odio a través de la pantalla, de alguna manera y por muy duro que sea decirlo, hace que odiar sea más fácil. La pantalla protege y envalentona al acosador, que olvida que detrás hay alguien recibiendo esos mensajes.

En definitiva, lo que la novela trata de mostrar es que son muchos los riesgos de las redes cuando deshumanizan y no se enseñan a usar correctamente.

Leer también:  Resumen de "El guardián entre el centeno" del autor J. D. Salinger

Quién es Alba Quintas Garciandia

Aunque pueda parecer sorprendente, Alba Quintas Garciandia (Madrid, 1994) escribió Al otro lado de la pantalla con tan solo dieciocho años. Contar lo que ella misma estaba viviendo en el instituto, sin duda fue la clave para narrar con ese realismo. Al fin y al cabo, conocía las emociones, los miedos y las dinámicas que se dan en la juventud.

El éxito de la novela fue evidente desde un primer momento. No solo se vendió muy bien en el territorio español y ganó premios, sino que fue traducida al alemán.

No obstante, la carrera literaria de Alba no empezó y acabó con esta novela. De hecho, ha publicado con bastante asiduidad.

En todas sus obras aborda temas complejos, por lo que podría decirse que su nicho literario es el de la novela psicológica. Siempre, además, dirigida a un público adolescente o joven. En este sentido, destacan dos de sus últimas obras, que son La flor de fuego, que narra la matanza de Columbine e incluye ilustraciones de Estefanía Portillo a modo cómic, y La venganza de Ariadna, que profundiza en las secuelas de una violación.

Por qué es interesante leer Al otro lado de la pantalla 

No es fácil leer Al otro lado de la pantalla. Seas o no un adolescente, esta es una novela que te traslada a esa juventud y a todos los retos que supone.

Pero también te hace empatizar con personas con las que quizá no empatizaste en su momento, entendiendo que cada cual tiene su historia, y que no todo es blanco o negro, no todos son culpables o víctimas. A veces, quienes no hacen nada y creen que no va con ellos, son culpables. O, al menos, responsables.

Esta, por lo tanto, no es una novela que cuenta una historia y ya. Es una novela que plantea cuestiones y nos enfrenta con nuestras propias acciones, haciéndonos recordar las veces que fuimos responsables, pero no quisimos serlo, lo que nos llevó al silencio. También las veces que fuimos víctimas y nos sentimos culpables por ser “raros” o no encajar. Y, sí, quizá también las veces que fuimos los acosadores.

Si te hemos convencido y quieres leer Al otro lado de la pantalla, no esperes más y compra el libro a través de este enlace.

 

María es una filóloga con una formación académica diversa y una especialización en lenguaje, discurso y comunicación. Graduada en Lengua y Literatura Española por la Universidad de La Rioja (2013-2017), destacó con una calificación sobresaliente de 9,025. Durante su carrera, participó en numerosos seminarios y cursos, como los Seminarios de Cine y Literatura Anglo-Americana y el curso de Escritura Creativa. Su tesis final, "Forensic Phonetics and Speaker lineups: theoretical and practical approach", muestra su interés por la fonética forense y los métodos de identificación de hablantes.

María continuó su formación con un Máster en Estudios del Discurso en la Universitat Pompeu Fabra (2017-2018), donde desarrolló su tesis "El packaging como discurso: el discurso de los packs de lácteos funcionales y naturales". Este trabajo analiza cómo el empaque de productos lácteos comunica y persuade al consumidor, explorando el empaque como una forma de discurso publicitario.

Además de su formación académica, María cuenta con certificaciones en gestión de comunidades y redacción de contenido, habilidades que le permiten crear y gestionar contenidos digitales de manera efectiva. Su conocimiento en lingüística, historia, lenguas clásicas, filosofía, geografía, arte, literatura y retórica complementa su capacidad para analizar y comunicar de manera precisa y persuasiva.

Su combinación de conocimientos teóricos y prácticos, junto con su experiencia en diversos campos, hace que María aporte una perspectiva rica y multifacética a cada resumen de obra literaria que realiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram