Resumen de «El recurso del método» de Alejo Carpentier

Resumen de El recurso del método de Alejo Carpentier
Tabla de contenidos

El recurso del método es una de las novelas más interesantes de Alejo Carpentier, aunque no por ello una de las más estudiadas. Otras narraciones como Los pasos perdidos El siglo de las luces se han llevado la atención de los críticos, olvidando que El recurso del método es una novela de dictador que dice mucho sobre el compromiso sociopolítico de su autor.

En este análisis y resumen veremos justamente eso: cuál es el contenido de la novela y por qué resulta fundamental para entender la literatura y las ideas de Carpentier.

 

El recurso del método: resumen

El Primer Magistrado es el presidente (más bien dictador) de un país. No obstante, suele permanecer más tiempo fuera de él, disfrutando de fiestas, alcohol y mujeres, que dentro de él ejerciendo su función de gobernante.

Su sistema dictatorial, que ha instaurado a través del miedo y las amenazas, acallando cualquier voz disidente y asegurándose así de ser siempre reelegido en las elecciones, causa rechazo incluso dentro de sus propios colaboradores. Esto se hace evidente cuando se produce la primera insurrección, liderada por una persona cercana a su gobierno.

El dictador no tarda en ahogar la revolución, que había sido apoyada por la juventud, con violencia y mano dura.

Sin embargo, y a pesar de endurecer cada vez más sus políticas, las rebeliones y las traiciones se suceden unas tras otras. El Primer Magistrado toma la decisión de incautar cualquier literatura comunista e iniciar una persecución general para dar con cualquier persona que pudiese ser sospechosa de tener ideas revolucionarias.

Mientras todo esto ocurre “acá”, “allá”, en Europa y Estados Unidos, se desata la Primera Guerra Mundial. Esto da al dictador la excusa para recaudar dinero del pueblo y gastarlo como él quiere, construyendo a su alrededor grandes obras que le engrandecen y reflejan su poder.

A pesar de toda la represión, termina estallando una huelga general. El dictador no duda en ametrallar a todas las personas que participan en ella.

Esto supone un antes y un después. El pueblo sale a la calle para instaurar un nuevo sistema, y lo hace con el interesado apoyo de Estados Unidos, que quiere poder controlar al nuevo gobernante. Al Primer Magistrado no le queda otra que exiliarse y marcharse a París, donde termina muriendo solo y percatándose de que no fue nadie, solo un dictador más.

 

 

Resumen por capítulos de El recurso del método de Alejo Carpentier

El recurso del método es un libro largo (más de 400 páginas), pero que se divide únicamente en siete capítulos. Cada uno de ellos está introducido por una frase de Descartes (de ahí la referencia en el título a la obra cartesiana – El discurso del método). Con esta frase Carpentier resume, o más bien introduce, lo que acontecerá en el capítulo. Lo hace porque la filosofía cartesiana es todo lo contrario al comportamiento del protagonista, que no tiene método alguno.

Para escribir un buen resumen de este libro, hemos acudido, pues, a estos siete capítulos, que representan siete momentos del gobierno del dictador, desde su auge hasta su caída. Incluiremos también al inicio del resumen de cada capítulo la frase de Descartes que lo introduce.

 

Capítulo I

“… mi propósito no es el de enseñar aquí el método que cada cual debe seguir para guiar acertadamente su razón, sino sola­mente el de mostrar de qué manera he tratado de guiar la mía”

En el primer capítulo conocemos al Primer Magistrado, un hombre viudo (su mujer Hermenegilda falleció hace tres años) y con cuatro hijos (Ofelia, Ariel, Marco Antonio y Radamés). De ellos sabemos que Ofelia vive en Europa, Ariel es diplomático, Radamés es un dandi y Antonio murió en un accidente.

El Primer Magistrado es un hombre aficionado al arte y al buen vivir, algo que queda claro cuando, a lo largo de la mañana, referencia varias obras pictóricas y de música mientras recibe la visita del barbero, del sastre, de un académico francés y de su colaborador Peralta. Sabemos también que lleva en el cargo tres legislaturas gracias a los votos de la gente, aunque no deja de ser un dictador que ha acallado siempre cualquier voz disonante.

A través de las conversaciones que mantiene descubrimos también su esnobismo, que en muchas ocasiones esconde una gran inmoralidad de sus acciones (como ir a un prostíbulo). También se muestra como un hombre religioso, aunque todo son apariencias y entre sus rezos siempre esconde ironía e incluso de faltas de respeto a su difunta esposa.

Una de las últimas visitas que, ese día, recibe el Primer Magistrado es la de su embajador en París (llamado el Cholo Mendoza). Este le comparte las noticias que envía el coronel Hoffman (presidente del Consejo de Ministros): Ataúlfo Galván (ministro de Guerra) ha dado un golpe de estado. El Primer Magistrado, tras beber ansiosamente ron “Santa Inés” decide volver a la patria, no sin antes comprar armas a EE. UU.

 

Capítulo II

“tan em­pecinado está cada cual en su criterio, que podríamos hallar tan­tos reformadores como cabezas hubiese…”

Este segundo capítulo se centra en narrar la represión que el protagonista ejerce sobre los rebeldes; una clara alusión al comportamiento de tantos dictadores latinoamericanos.

El Primer Magistrado se encuentra en Nueva York cerrando el negocio de las armas y aprovechando también para irse de aventuras amorosas (por supuesto, siempre con una botella de ron cerca).

Su siguiente destino es La Habana, donde continúan sus fiestas hasta que, al enterarse de que Ataúlfo Galván ha salido victorioso en un enfrentamiento, decide regresar definitivamente a su patria.

En puerto Araguato lo recibe el coronel Hoffman, que le dice que no todo va tan mal como puede parecer. Le informa de que se ha decretado un toque de queda. Cuando llegan a la capital, el protagonista organiza un consejo extraordinario en el que da un discurso lleno de florituras y pasa revista militar.

Sin embargo, todo se tuerce cuando varios estudiantes de la Universidad de San Lucas se rebelan contra el régimen. Se posicionan a favor de Galván y del Dr. Leoncio Martínez, un semianarquista (antes compañero de Peralta) que insta a la revolución desde Nueva Córdoba. Para acallar el movimiento estudiantil, el Primer Magistrado ordena que las tropas entren, con violencia, a la Universidad. El protagonista, Hoffman y Peralta celebran ese primer triunfo con alcohol.

Al día siguiente, las tropas encuentran a Ataúlfo, que se encuentra en la ciudad de nacimiento del Primer Magistrado. Como no tiene suficientes apoyos, el revolucionario termina rindiéndose y muere fusilado. Ahora solo les queda dar con Leoncio Martínez y acabar también con él. Para ello, el dictador, junto a su ejército, marcha hacia Nueva Córdoba.

Ya en Nueva Córdoba, el ejército, con el Primer Magistrado como general, asedia la ciudad y soborna a su defensor militar para que fuerce la rendición del territorio. Sin embargo, no todo sale bien así de rápido y fácil, pues Miguel Estatua, un escultor famoso, se levanta en armas. La insurrección no tarda en ser ahogada con violencia y con bombardeos que destruyen toda la ciudad. Lo único que sobrevive, de manera casi mágica, es la estatua de la Divina Pastora, a la que el Primer Magistrado siempre reza. La masacre es tal que las fotos que un periodista francés toma causan revuelo en Europa.

Para acabar con cualquier rebelde, el Primer Magistrado convoca un referéndum que, en realidad, no es tal. No lo es porque se encarga de someter y amenazar a toda persona que pudiese votar en su contra. Como era de esperar, gana el “sí” y el dictador sale reforzado. Para descansar, decide irse a Francia un tiempo.

 

Capítulo III

“Todas las verdades pueden ser per­cibidas claramente, pero no por todos, a causa de los prejuicios”.

En Francia, el dictador no encuentra apoyos, sino rechazo a causa de las fotos de la masacre que fueron filtradas a la prensa europea. De este modo, el autor retrata la contraposición entre Latinoamérica y Europa.

Durante su estancia, el Primer Magistrado se encuentra con su hija Ofelia, que también rechaza lo que ha hecho.

El único que no le vuelve la espalda es el académico francés (el mismo que le había visitado en el primer capítulo). Este hombre, que está comprado por el dictador, le ayuda a lanzar una contra-campaña de prensa en la que sobornan a periodistas para que escriban positivamente sobre él.

Es al poco de poner en marcha esta campaña que estalla la Primera Guerra Mundial y todo se paraliza.

El Primer Magistrado disfruta de los primeros resultados de la guerra y de ver cómo los franceses, que tan mal lo estaban tratando, perdían ante sus enemigos. Pero las malas noticias no tardan en llegar: hay un nuevo levantamiento contra él en su patria, y esta vez lo lidera el coronel Hoffman.

Para organizar la combativa contra Hoffman, el dictador analiza qué tipo de discurso utilizar. Palabras como “libertad” o “democracia” ya las ha sobre usado tanto que ahora carecen de significado cuando las pronuncia. En consecuencia, con ayuda de un artículo de su amigo el académico francés, establece que ahora describirá su figura como la del “Legionario de la Nueva Cruzada de la Latinidad contra la barbarie prusiana encarnada en Hoffman”. Con esta idea pretende, además, posicionarse él a favor de Francia y a Hoffman a favor de Prusia, sabiendo que sus compatriotas apoyan a Francia en la Primera Guerra Mundial y que, por lo tanto, lo apoyarán a él.

Leer también:  Resumen de Las aventuras de Huckleberry Finn del autor Mark Twain

Antes de volver a su patria, reflexiona sobre cómo él es igual que Cristo, siempre amenazado y traicionado, pero decidido a no morir desterrado en Europa. Hace entonces una promesa a la Divina Pastora: si le permite vencer una vez más, regresará de rodillas.

 

Capítulo IV

“¿qué veo desde la ventana sino som­breros y gabanes que pueden vestir espectros o bien fingidos hom­bres que solo se mueven por medio de resortes?”.

La insurrección de Hoffman resulta breve: pronto dan con él y, ante el abandono de sus colaboradores, es sacrificado. Como premio por la victoria, el Primer Magistrado pasa unos días de descanso en Marbella.

Cuando regresa, todo es prosperidad en la capital de su patria. Como la guerra europea se ha estancado, sus productos de exportación cotizan muy alto y eso permite enriquecer mucho a su territorio y, por su puesto, a él mismo. Es por ello que inicia el proyecto de construir un Capitolio al estilo del de Washington.

Al poco, EE. UU. entra en la guerra mundial y el Primer Magistrado aprovecha para hacer una gran redada de opositores a su régimen.

Las obras del Capitolio culminan y, para celebrarlo, el dictador organiza una gran fiesta. En su discurso, como novedad, utiliza términos estadísticos y de economía.

Cuando el gran banquete acaba, a la hora a la que él siempre se daba un baño, una bomba explota. Por suerte, como no había seguido su horario habitual, sale sano y salvo, aunque con una idea clara: gobernar con (aún) más mano dura.

En la reunión de ministros que organizan para analizar lo ocurrido no queda nada claro, pues no se sabe quiénes han podido ser los autores del atentado. Se ordenan, pues, arrestos en masa e incautación de cualquier libro, revista o literatura “roja” (es decir, comunista).

Aparte de esa persecución civil, el dictador decide probar la fidelidad de sus colaboradores y empieza a generar negocios “sucios” para ver quién se chiva.

Establece también que el objetivo militar debe ser acabar con “el Estudiante” un joven del que se sabe poco, pero que se relaciona con el comunismo.

Sin embargo, las manifestaciones contra el régimen no tardan en llegar. Revolucionarios del país se reúnen en la Ópera, uno de los lugares predilectos del Primer Magistrado, para protestar. Organizan también varios atentados. La respuesta del gobierno es siempre la misma: violencia.

 

Capítulo V

“… soy, existo, esto es cierto. Pero, ¿por cuán­to tiempo?”

El dictador fortalece y radicaliza cada vez más su poder, y también la influencia estadounidense en la cultura de su patria. Justifica que debe permanecer en el gobierno aunque no haya elecciones, pues así lo permite la Constitución. Para que su pueblo no piense en ello ni se manifieste, controla la prensa y difunde noticias y rumores falsos. Genera así confusión en el país y distrae la atención de lo que realmente está pasando.

En cuanto a El Estudiante, las fuerzas armadas logran dar con él y lo llevan ante el tirano. La conversación que ambos hombres mantienen es en realidad un enfrentamiento entre dos mundos. Cuando el Primer Magistrado acusa al joven de desear su muerte, este le contesta que todo lo contrario, pues eso implicaría que la junta militar tomaría el poder, y eso sería incluso peor. Lo que él desea es un levantamiento popular que acabe con su gobierno e instaure otro sistema, aunque no tiene un candidato (ni siquiera le convence Leoncio Martínez).

Cansado de esa conversación tan larga, el dictador apunta con un arma a El Estudiante para acabar ya con todo. Sin embargo, no llega a disparar porque antes explota una bomba. Tras el susto, el dictador se da cuenta de que esa bomba no podía ser de El Estudiante, pues es imposible que él la llevase encima. Decide, pues, dejarlo escapar al entender que dice la verdad cuando afirma no querer matarlo.

A pesar de sus esfuerzos para reprimirlas, las huelgas persisten y la gente se queja de la mala situación económica, a la que el dictador les ha llevado tras gastarse dinero en la construcción del Capitolio y otros asuntos propios. Los estadounidenses observan todo esto con miedo, pues creen que las ideas comunistas de El Estudiante son muy peligrosas. Se rumorea que, para evitar que este joven llegue al poder o inicie una revolución, ellos quieren organizar algo y poner orden, posiblemente utilizando a Leoncio Martínez.

Estalla entonces una huelga general. Nadie trabaja y ningún establecimiento abre. El gobierno responde ametrallando los escaparates. Aun así, la gente sigue en silencio y se niega a desconvocar la huelga. Para acabar de una vez por todas con ellos, el dictador hace circular el rumor de que ha muerto y, cuando la gente sale a las calles a celebrarlo, ordena disparar.

 

Capítulo VI

“… si la partida es harto desigual más vale optar por una honrosa retirada o abandonar el juego antes que exponerse a una muerte segura”

Las cosas no se solucionan, sino todo lo contrario. La gente sigue sublevada y ahora también el ejército. Los colaboradores del dictador le instan a abandonar la patria y huir.

Organizan entonces la huida, con el Primer Magistrado disfrazado de un enfermo y trasladado por una ambulancia que conduce Peralta. Llegan al consulado norteamericano y allí consigue descansar algo. Cuando se despierta, le dicen que Peralta se ha ido con unos revolucionarios. Entiende así que era él quien ponía las bombas y quien alentaba la insurrección desde dentro.

En el consulado, el dictador habla con el cónsul, que le informa de que la política de EE. UU. es pragmática e imperialista. Con él habla también de cómo todo su poder está cayendo. Describe lo que está ocurriendo a través de la metáfora de que sus estatuas están siendo arrancada y tiradas al mar. El cónsul le dice que, dentro de muchos años, esas estatuas serán descubiertas (como pasó con las romanas) y serán expuestas en un museo como las de “un dictador”, pero sin un nombre, sin saber quién fue. El dictador se da cuenta de que no es nadie.

Este capítulo es uno de los más reveladores, interesantes y conocidos de El recurso del método. Es por ello que incluso se ha publicado un cómic para ilustrarlo.

 

Capítulo VII

“Y resolviéndome a no buscar más ciencia que la que pu­diese hallarse en mí mismo…” 

El dictador finalmente se va al destierro. Su destino es París, donde va perdiendo su vitalidad, su autoridad y su reconocimiento. Carpentier lo describe, de nuevo, a través de una metáfora, pues cuenta que el protagonista terminó retirándose al desván de su casa, cada vez más alejado de la vida.

Solo lo acompañan en sus últimos días el Cholo Mendoza y, de vez en cuando, su hija Ofelia. También coincide en París con Juan Antonio Mella y Jawaharlal Nehru, otros dos dictadores. Los tres participan en la “Primera Conferencia Mun­dial contra la Política Colonial Imperialista”.

De su país le llegan algunas noticias. Leoncio Martínez es ahora el presidente, aunque no cuenta con el apoyo ni de los militares ni de los comunistas.

El destierro supone que el tirano termina vencido por “lo de allá”, es decir, lo europeo, y deja atrás “lo de acá”, sus raíces y su patria. Le duele, en especial, ser rechazado por París, que para él es la cuna del saber. Expresa que no le hubiese importado ser tachado de bárbaro en cualquier otro lugar, pero no en París.

Un día, mientras observaba una momia donada por su país al Museo del Trocadero, el dictador se desvanece. Muere a los pocos días. Sus últimas palabras, que nadie entiende, son “Acta est fabula” (“la obra está acabada” en latín).

 

Personajes de El recurso del método

El claro protagonista de El recurso del método es el Primer Magistrado, que representa al dictador latinoamericano. Frente a él, está El Estudiante, otro personaje sin nombre con el que se simboliza al líder progresista, un líder que está en la sombra, pero cuyos ideales mueven al mundo.

Analizamos a estos dos personajes, y a otros más, a continuación:

  • El Primer Magistrado: Carpentier lo construye como una combinación de todos los dictadores latinoamericanos. Lo describe como un intelectual esnob y como un genocida, aunque no ahonda demasiado en su psicología. Todo lo que se dice de este personaje es caricaturesco, retratando así (con un punto de ironía) el comportamiento errático y terrorífico (pero, desgraciadamente, efectivo) de los dictadores.
Leer también:  Resumen de "Doña Perfecta" de Benito Pérez Galdós

 

  • El Estudiante: se contrapone al Primer Magistrado, estableciéndose como una figura de esperanza dentro del relato. Representa a todos esos líderes jóvenes que pueden tener la llave para romper con las dictaduras.

 

  • Leoncio Martínez: es un intelectual de los que hablan por el pueblo, pero en realidad no conocen la realidad del pueblo. Es también un símbolo de todas esas personas que leen sobre la revolución, pero son incapaces de, a la hora de la verdad, aplicarla o liderarla. El final de Leoncio es fundamental en este sentido: acaba siendo una marioneta de Estados Unidos, y sigue sin entender a su pueblo.

 

  • Peralta: y con él el resto de traidores, representan a todas esas personas que querían el poder a toda costa. No quieren derrocar al Primer Magistrado por su crueldad, sino simplemente por ser ellos quienes mandan.

 

  • La nación: el país en el que se desarrolla la obra, podría ser cualquier lugar de Latinoamérica. Simboliza así que en todos estaba pasando lo mismo: el triunfo de dictaduras y continuos golpes de estado (algunos de ellos orquestados por Estados Unidos). Esa descripción genérica del país, que aplica a todo un continente, hace que este se convierta en un personaje más.

 

Análisis de los temas de El recurso del método

El recurso del método (publicada en México, en 1975 y con Siglo XXI como editor) es una novela de dictador, un género al que también pertenecen Yo el Supremo de Augusto Roa Bastos o El señor Presidente de Miguel Ángel Asturias. Novelas que, como su propia denominación indica, abordan temas como el abuso de poder o la figura del dictador. 

Alejo Carpentier, pues, en este libro trata todos estos temas. A continuación los analizamos con más detalle.

Las dictaduras

Carpentier publicó El recurso del método en 1975, apenas unos años después de que se instaurase una dictadura en Chile. Un golpe que fue tremendo para el país y para los movimientos de izquierda en general, ya que suponía el claro éxito de las dictaduras de derechas en América Latina.

En El recurso del método pretende visibilizar lo que suponen las dictaduras y cómo se suceden una tras otra. Este ciclo infinito, que parece solo producirse de manera extrema en América Latina, solo puede ser frenado por los ideales y las acciones progresistas de la juventud.

 

Lo real maravilloso

Alejo Carpentier es uno de los autores del boom de la literatura latinoamericana, aquel al que también pertenecieron Gabriel García Márquez, Juan Rulfo o Jorge Luis Borges. El movimiento literario que estos autores crearon fue el realismo mágico, al que Carpentier llamó “lo real maravilloso” (puedes leer más sobre ello en esta sección de Wikipedia).

En El recurso del método, aunque pueda parecer una novela realista por los hechos que se tratan, Carpentier también introduce lo real maravilloso. Lo hace entendiendo que lo real maravilloso no tiene por qué ser sublime o mágico, sino simplemente ser algo que se salga de lo cotidiano. Insiste en que eso “maravilloso” puede ser horrible y bello a la vez, dando a entender que el triunfo de una dictadura de derechas, y la posibilidad de que esta termine siendo derrocada por el progreso, es “lo real maravilloso”.

 

El compromiso político

Alejo Carpentier fue un gran escritor y también un hombre con unos claros y sólidos ideales políticos de corte marxista. Nunca negó su posicionamiento político, lo que le llevó a ser encarcelado en La Habana (ciudad en la que se había criado) por difundir ideas comunistas.

En sus novelas, específicamente en El recurso del método, Carpentier muestra cuáles son esos ideales, y lo hace de manera lírica y épica. Es consciente de su papel como novelista y entiende algo que otros autores no entendieron: que el héroe puede ser un colectivo y no solo una persona, y que la épica es el conjunto de cambios y luchas. En consecuencia, en El recurso del método huye de la personalización del líder progresista y apuesta más bien por el poder revolucionario del pueblo.

Es fundamental, por lo tanto, destacar el compromiso social de Carpentier, que entendía que la profesión del escritor era la de ser cronista de su tiempoEl recurso del método es un claro ejemplo de ello.

 

El cambio posible y el cambio real

El final de la novela es “pesimista”. La dictadura cae, pero el poder no va directamente para el pueblo, sino para Estados Unidos. Que este país organice y mueva los hilos del nuevo gobierno (el de Leoncio Martínez) demuestra que en el fondo todo sigue igual.

Los intereses de Estados Unidos siguen siendo los que mueven el país, igual que antes eran los del Primer Magistrado (que también quería contentar a los norteamericanos).

Quedan lejos, por lo tanto, los gritos y las manifestaciones de quienes, liderados por personajes como Miguel Estatua, querían escapar del control yankee. El cambio posible (que resulta ser un ideal), termina supeditado al cambio real.

 

El acá y el allá

Durante toda la novela se produce un enfrentamiento entre el acá (la nación protagonista, es decir, Latinoamérica) y el allá (Europa – Estados Unidos).

Aunque lo intenta, el Primer Magistrado nunca consigue integrarse en la cultura europea. Pero tampoco “los de allá” llegan a comprender al Primer Magistrado (por ejemplo, no entienden su devoción religiosa).

Carpentier es capaz de mostrar esa contraposición de ideas y culturas porque él mismo vivió entre ambas. Aunque nació en Suiza, pronto su familia se mudó a La Habana (Cuba). Sin embargo, cuando Carpentier, ya adulto, empezó a interesarse por el comunismo, tuvo que huir a Europa (residió en París, Niza y Madrid, entre otras ciudades).

 

Preguntas y respuestas sobre El recurso del método

A continuación, profundizamos en el análisis de El recurso del método contestando a algunas cuestiones sobre la obra y su autor.

Análisis de Personajes

Describe y analiza el personaje principal de El recurso del método. ¿Cómo refleja este personaje las temáticas centrales de la obra?

El Primer Magistrado es un gobernante sin nombre y sin rostro, pero que representa a los muchos dictadores latinoamericanos. Carpentier lo caracteriza como un hombre tirano, capaz de cambiar su discurso según quién le traiciona (en algún momento llega incluso a contradecirse a sí mismo). Afianza así, y también a través del terror, su poder.

A pesar de ser un hombre peligroso, el autor lo construye desde la ironía, demostrando que sus ideas carecen realmente de poder y de validez y que, por lo tanto, derrocarlo es sencillo. Deja así abierta la puerta a la esperanza.

 

¿Qué otros personajes son fundamentales en la novela y cómo contribuyen al desarrollo de la trama?

El personaje de El Estudiante es imprescindible en la trama, ya que se contrapone al del Primer Magistrado. De este modo, la historia avanza hacia la esperanza, demostrando que siempre existe la posibilidad del triunfo del progreso.

Los diferentes traidores que también se enfrentan al Primer Magistrado son importantes, puesto que sus acciones y golpes de estado ayudan a crear ese ambiente de inestabilidad política que salpicó a Latinoamérica.

 

Comprensión de la Trama

Resume la trama principal de El recurso del método. ¿Cuáles son los eventos clave y cómo se relacionan con el mensaje global de la obra?

El recurso del método es una novela del dictador que narra el auge y la caída de un Primer Magistrado. A él se enfrentan no solo líderes políticos de ideas contrarias a las suyas, sino también quienes habían sido sus colaboradores y le traicionan para acaparar ellos más poder.

Es, por lo tanto, una historia sobre la dictadura que nunca acaba, en la que un tirano sucede a otro sin que el pueblo tenga nunca la oportunidad de vivir en una democracia real. Carpentier hace así un retrato, que más bien resulta ser una caricatura, de la realidad de la mayoría de países de América Latina.

 

¿Cómo se utiliza el recurso del método como elemento narrativo y qué simboliza en la novela?

Cada capítulo de El recurso del método está introducido por un fragmento de El discurso del método, la obra de Descartes que recoge su filosofía. Estos fragmentos dan pistas sobre lo que ocurrirá en el capítulo, que no es otra cosa que todo lo contrario de lo que explica ese fragmento.

Viene a decir Carpentier, pues, que el dictador no sigue ninguno de los preceptos cartesianos. El autor además creía que Latinoamérica era el lugar menos cartesiano de todos precisamente por ese caos, ese cambio constante (sobre todo dentro del ámbito político) que no deja lugar a ningún método.

 

Temas y Motivos

Identifica y discute los temas principales de la obra. ¿Cómo aborda Carpentier estos temas a través de la narrativa?

Los temas principales de la obra son:

  • La dictadura infinita, como un suceder continuo de dictadores (o de golpistas) que intentan derrocar a quien tiene el poder para ocuparlo ellos y seguir explotando al pueblo.
Leer también:  Resumen del libro "Bajo la misma estrella" de John Green

 

  • Lo real maravilloso, desde un planteamiento de que lo maravilloso no tiene por qué ser bello, solo salirse de la cotidianidad (y el caos político de la narración se sale).

 

  • El cambio político posible que nunca termina por realizarse.

 

A través de estos temas, y de cómo el autor escribe sobre ellos (con un punto de ironía), Carpentier demuestra su compromiso político y social.

 

¿Qué papel juega la ironía en la novela y cómo afecta la percepción del lector sobre los personajes y la trama?

Carpentier escribe con ironía, sobre todo cuando se trata de caracterizar al Primer Magistrado. Si lo hace así es para caricaturizar la naturaleza del dictador, al que presenta como un hombre que se cree más listo de lo que es y que en realidad no es más que un dictador más. No por eso minimiza sus hechos ni las consecuencias de su gobierno, pero sí “reduce” su poder, haciendo ver al lector que es posible derrocarlo.

Ridiculiza así la figura de este tipo de dictadores y de sus discursos vacíos de significado y compromiso.

 

Estilo Literario y Técnicas Narrativas

Analiza el estilo literario de Alejo Carpentier en El recurso del método. ¿Cómo contribuye este estilo a la presentación de la historia y los personajes?

El estilo literario de Carpentier en El recurso del método puede calificarse como “barroco” (el propio autor lo definió así en algunas conferencias). Es un estilo que se caracteriza por ser enrevesado y complejo; por lo tanto, perfecto para reflejar el entramado político de Latinoamérica en general, y de la nación donde se desarrolla la novela en concreto.

Igual que en el arte, lo barroco refleja un miedo al vacío y a una estructura lineal, por eso el autor nombra su literatura como “barroca”, porque escribe sobre el cambio continuo (de gobierno, de discurso, etc.).

 

Discute el uso de la narrativa no lineal en la obra. ¿Cómo influye esto en la comprensión y el impacto de la historia?

La narración de los hechos en El recurso del método no es lineal, y no es casualidad que sea así. Son frecuentes las digresiones que “rompen” la narración (por ejemplo, cuando el autor escribe sobre la economía del país).

Carpentier, a través de la escritura, refleja así el propio movimiento de la política y la sociedad de América Latina. Un dictador sucede a otro tras producirse múltiples golpes que desequilibran gobiernos, aunque nunca terminan de hacerlos caer. La evolución de los países no es lineal, y la narración, por lo tanto, tampoco lo puede ser.

 

Contexto Histórico y Cultural

¿En qué contexto histórico y cultural se escribió El recurso del método? ¿Cómo se refleja este contexto en la novela?

Aunque no se explicita la periodización exacta de la novela, se entiende que los hechos transcurren en los años 1920. Esto se sabe gracias a algunas referencias (como la Primera Guerra Mundial).

La elección de esta etapa no es casual, ya que se caracterizó por muchos cambios políticos y por el ascenso y descenso de dictadores en Europa. Esto es algo que Carpentier vio que se repetía en los años 70 en América Latina. La similitud entre lo acontecido permitió al autor hacer del contexto de principios de siglo el telón de fondo para la novela.

 

¿Cómo se relaciona la obra con el movimiento del realismo mágico y con otras obras de Carpentier?

El realismo mágico aparece en El recurso del método, aunque de una manera diferente a otras novelas del autor.

No hay nada mágico como tal si entendemos lo mágico como algo fuera de la realidad y de carácter esotérico o fantasioso. Pero sí hay aspectos “mágicos” que se salen de la cotidianidad, que es lo que Carpentier entendía que era “lo real maravilloso”. Para Carpentier, además, todo lo que sucediese en América Latina era realismo mágico, ya que este siempre ha sido un territorio donde han convivido diferentes ritos, culturas, religiones…

Es por ello que en la novela se describe con detalle la devoción religiosa del Primer Magistrado, que se ve fortalecida cuando la figura de la Divina Pastora logra salvarse (de una manera, sin duda, mágica) de los bombardeos.

 

Interpretación y Crítica

¿Cuál es tu interpretación personal del final de la novela? ¿Crees que ofrece una resolución clara o deja preguntas abiertas?

El final de El recurso del método es realista y esperanzador. La dictadura cae, pero lo hace para que triunfe un gobierno que está gestionado por Estados Unidos. Por lo tanto, sigue sin haber sido elegido ni directa ni democráticamente por el pueblo.

A pesar de ello, la manera en la que se narra la caída del tirano y la reflexión final de que es un dictador más, nos hace ver que siempre es posible derrocar un sistema autoritario, pero al mismo tiempo nos recuerda que pueden ser muchos los dictadores. Si terminan muriendo como “uno más” es, precisamente, porque hay muchos más.

Es, sin duda, un final abierto que actúa como reflexión sobre el poder.

 

Compara El recurso del método con otra obra de Carpentier o de un autor contemporáneo. ¿Qué similitudes y diferencias encuentras en términos de temas o estilo?

Igual que otras obras contemporáneas, El recurso del método explora elementos de la cultura latinoamericana. Lo hace además bajo un estilo literario muy concreto, el del realismo mágico, que se caracteriza por la exploración y por la introducción de lo no cotidiano como cotidiano. Se refleja así el misticismo y la devoción religiosa de la sociedad de América Latina, para la que lo mágico es parte de su identidad.

También esta novela, igual que otras, muestra un fuerte compromiso con el contexto histórico, político y social de los países latinoamericanos, prestando especial atención al auge de dictaduras y al papel de Estados Unidos en ellas.

En cuanto a las diferencias, Carpentier utiliza un lenguaje muy barroco, divagando a veces en las descripciones y no por ello resultando evocador (como si ocurre en otras novelas de la época, como Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez).

También es distinto el tratamiento de los personajes. En esta novela Carpentier juega con arquetipos (el del dictador, el del líder intelectual…), pero no construye con profundidad la psicología de ninguno. Esto es algo que otros autores sí hicieron y que el propio Carpentier hizo en otras novelas suyas como Los pasos perdidos, en la que el protagonista (un músico experto en composición y piano) se siente perdido en Nueva York y decide viajar a la selva sudamericana para conectar con lo primitivo.

 

¿Quieres leer El recurso del método? Es una novela que puedes encontrar en pequeñas y grandes librerías como La Casa del Libro. No obstante, para poder disfrutarla inmediatamente, te recomendamos comprarla a través de este enlace y recibirla enseguida en tu casa.

María es una filóloga con una formación académica diversa y una especialización en lenguaje, discurso y comunicación. Graduada en Lengua y Literatura Española por la Universidad de La Rioja (2013-2017), destacó con una calificación sobresaliente de 9,025. Durante su carrera, participó en numerosos seminarios y cursos, como los Seminarios de Cine y Literatura Anglo-Americana y el curso de Escritura Creativa. Su tesis final, "Forensic Phonetics and Speaker lineups: theoretical and practical approach", muestra su interés por la fonética forense y los métodos de identificación de hablantes.

María continuó su formación con un Máster en Estudios del Discurso en la Universitat Pompeu Fabra (2017-2018), donde desarrolló su tesis "El packaging como discurso: el discurso de los packs de lácteos funcionales y naturales". Este trabajo analiza cómo el empaque de productos lácteos comunica y persuade al consumidor, explorando el empaque como una forma de discurso publicitario.

Además de su formación académica, María cuenta con certificaciones en gestión de comunidades y redacción de contenido, habilidades que le permiten crear y gestionar contenidos digitales de manera efectiva. Su conocimiento en lingüística, historia, lenguas clásicas, filosofía, geografía, arte, literatura y retórica complementa su capacidad para analizar y comunicar de manera precisa y persuasiva.

Su combinación de conocimientos teóricos y prácticos, junto con su experiencia en diversos campos, hace que María aporte una perspectiva rica y multifacética a cada resumen de obra literaria que realiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram