Resumen de Hamlet de William Shakespeare

Resumen de Hamlet de William Shakespeare
Tabla de contenidos

Clásico entre los clásicos, Hamlet es una de esas obras de la que todo el mundo ha oído hablar. Incluso quienes no la han leído o la han visto representada, saben un mínimo de la tragedia del príncipe danés que quiso vengar la muerte de su padre y se enfrentó a los grandes dilemas de la existencia humana. 

Para conocer mejor esta historia, te invitamos a seguir leyendo nuestro análisis y resumen de Hamlet, escrita por William Shakespeare.

Hamlet: argumento

La obra Hamlet trata los acontecimientos posteriores a la muerte del rey Hamlet. Aunque se suponía que había sido un accidente, el propio rey se presenta como un fantasma ante su hijo, el príncipe Hamlet, al que le cuenta que, en realidad, fue su hermano Claudio quien lo asesinó y quien ha usurpado su corona al casarse con su viuda.

Hamlet, protagonista del libro, debe vengarse de su tío Claudio. En el proceso se enfrenta a dilemas y engaños, y también a las muertes que la traición y la hipocresía terminan causando.

Hamlet: sinopsis

Hamlet cuenta la historia del príncipe Hamlet. Este se ve envuelto en una gran venganza que debe llevar a cabo contra su tío Claudio, culpable de haber matado a su padre. Ser conocedor de la verdad y tener la responsabilidad de hacer algo al respecto termina llevándolo a una espiral de locura y cordura de la que nunca logra salir.

Hamlet: resumen breve

El príncipe Hamlet está intentando superar el dolor de la muerte de su padre, que murió por una picadura de una serpiente venenosa. La falta de un rey y de un marido para su madre ha sido aprovechada por su tío Claudio (hermano de su padre), que se ha casado con la que había sido su cuñada y ahora es el nuevo rey.

Entonces, una noche, el fantasma del fallecido monarca se le aparece a Hamlet para decirle que no murió por un accidente, sino por un asesinato perpetrado por Claudio. Hamlet tiene claro que debe vengarse, pero esa ira e inquietud le juegan malas pasadas y comienza a comportarse de modo extraño. En consecuencia, la gente habla de la locura de Hamlet.

A pesar de ello, el protagonista pone en marcha su venganza. Lo primero será incomodar a Claudio y enfrentarle a su propio crimen. Lo hace organizando para los reyes una obra de teatro en la que se representa un asesinato igual que el cometido por Claudio contra su propio hermano. Al ver eso, Claudio se levanta alterado.

Aprovechando la ausencia momentánea de Claudio, Hamlet pide hablar con su madre, a la que le reprocha haber mantenido una aventura con Claudio y luego haberse casado con él al poco de quedarse viuda. Su madre se preocupa por esa actitud acusatoria de su hijo, que cada vez se muestra más violento, y comienza a pedir auxilio. A ayudarla llega Polonio, amigo y secuaz de Claudio, que había estado escuchando toda la conversación. Hamlet, ciego de rabia, se piensa que Polonio es Claudio y lo mata allí mismo.

La leyenda de la locura de Hamlet no hace más que aumentar tras este acontecimiento mortal, por lo que Claudio decide enviarlo a toda prisa a Inglaterra. Sin embargo, Hamlet no permanece mucho tiempo ausente, pues tras un altercado en alta mar regresa al palacio para enfrentarse definitivamente a su tío y asesino de su padre.

El rey Claudio también ha estado planificando su propia trampa para Hamlet con ayuda de Laertes, hijo de Polonio. Así, consiguen que Hamlet se bata en duelo con Laertes, el cual lleva una espada envenenada que causará la muerte de Hamlet con apenas una cuchillada. Además, por si fuera poco, Claudio ha preparado una copa de vino también envenenado que le ofrecerá beber a su sobrino cuando este necesite refrescarse.

No obstante, nada sale según lo esperado. En lugar de Hamlet, quien bebe de la copa envenenada es la reina, que fallece casi al instante. Laertes, por su parte, consigue herir a Hamlet con la espada envenenada. Sin embargo, luego es Hamlet quien, tras un forcejeo, se hace con esa espada. Sabiendo que nada más podía hacer para evitar una estocada mortal, y buscando quizá limpiar su conciencia, Laertes confiesa todo el plan. Hamlet, al escucharlo y antes de que el veneno le haga efecto, hiere a Claudio con la espada envenenada y le obliga a beber también el vino. Ambos, tío y sobrino, mueren al poco rato.

Resumen Hamlet por actos

Hamlet es una obra de teatro dividida en actos, por eso para escribir un mejor resumen de este libro en el que los detalles queden claros, vamos a acudir a cada uno de estos actos.

Resumen del acto 1

Tras la muerte de su padre por la picadura de una serpiente venenosa, Hamlet se enfrenta a la tristeza de haber perdido a una figura tan importa para él y para el reino de Dinamarca.

Mientras, su madre, la reina Gertrudis, se ha vuelto a casar con Claudio, hermano del fallecido y, ahora, nuevo rey.

Sin embargo, una noche, Hamlet recibe la visita del fantasma de su padre, que le cuenta que no murió por culpa de una serpiente, sino que fue un asesinato. Claudio lo envenenó para quitárselo de en medio, casarse con Gertrudis y convertirse en rey. Antes de desaparecer y tras revelarle el misterio de su muerte, le pide a su hijo Hamlet que se vengue de Claudio.

Por si esto no fuera poco, Fontinbrás el joven, heredero al trono noruego, amenaza a Dinamarca y prepara una ofensiva para recuperar unas tierras que antes pertenecieron a Noruega.

Resumen del acto 2

Hamlet, tras escuchar a su padre, se muestra algo nervioso y empieza a comportarse de un modo extraño. Esto despierta dudas en Polonio, secuaz de Claudio, que sospecha que la explicación a esa locura de Hamlet está en que su hija Ofelia ha rechazado su amor.

No obstante, el rey Claudio pronto se da cuenta de que lo que le ocurre a Hamlet poco tiene que ver con el amor, y le preocupa que, más bien, tenga que ver con el crimen que él cometió. Para evitar males mayores, decide enviar a Hamlet a Inglaterra.

Resumen del acto 3

Unos actores preparan una representación para los reyes. A estos Hamlet les pide que interpreten unas escenas concretas en las que un hombre mata a un rey echándole veneno en su oído. Su plan es observar cómo Claudio reacciona al ver su propio crimen en escena.

Cuando llega el momento de la obra y los actores hacen lo que les ha pedido Hamlet, Claudio no tarda en levantarse de su asiento y, sobresaltado e indignado, se marcha. Tal actitud no deja lugar a dudas para Hamlet, que ve clara su culpabilidad.

Solo en sus aposentos, Claudio reconoce su crimen ante dios. Es justo entonces, mientras está rezando, que aparece Hamlet para matarlo. Sin embargo, cuando Hamlet ve a su tío en ese estado de trance, decide esperar a una ocasión en la que el pecado sea más claro y en la que el hecho de estar orando no pueda salvarlo del Infierno.

Después, Hamlet se dirige al cuarto de su madre para hablar con ella a solas. Sin embargo, toda la conversación la va a escuchar Polonio, que está escondido tras un tapiz.

El encuentro entre madre e hijo no va bien, pues Hamlet reprocha a la reina el adulterio. Cada vez se pone más violento, así que Gertrudis grita auxilio. Asustado y también gritando, Polonio sale de su escondite. Hamlet, pensando que se trata de Claudio, lo apuñala.

Resumen del acto 4

Tras lo ocurrido con Polonio, el rey acelera la marcha de Hamlet a Inglaterra. Quiere perderlo cuanto antes de vista, aunque sabe que, por el cariño que le tiene el pueblo, no sería buena idea matarlo sin más.

Una vez Hamlet ha marchado, Claudio y Gertrudis comentan los tristes acontecimientos, a los que se suma la locura de Ofelia que, tras la muerte de su padre Polonio, ha perdido la cabeza. Además, Laertes, hermano de Ofelia e hijo también de Polonio, ha regresado clamando venganza.

Hamlet no tarda en volver. Tras haber sido brevemente secuestrado por unos piratas, su amigo Horacio ha conseguido liberarlo pagando un rescate. Ahora el príncipe puede volver a casa.

Sabiendo que regresa, el rey Claudio y Laertes planean una trampa para Hamlet. Le instarán a batirse en duelo con Laertes, pero ese duelo no será entre iguales, pues Laertes tendrá una espada envenenada.

Resumen del acto 5

Hamlet regresa justo cuando están enterrando a Ofelia, que ha muerto ahogada en circunstancias poco claras. Ser consciente de la muerte de la que había sido su gran amor lo rompe e intenta acercarse a la fosa. No obstante, Laertes se lo impide y se enfrenta a él. Claudio ve esta escena como la señal para convocar un duelo entre los dos jóvenes y poner en marcha su plan.

El combate comienza, pero nada sale como Claudio esperaba. Hamlet se niega a beber del vino envenenado que este le ofrece como refresco. En cambio, quien sí bebe de esa copa, desconocedora de su verdadero contenido, es la reina Gertrudis. Claudio no logra impedirlo, ni tampoco todo lo que sucede justo después.

Aunque Hamlet consigue dos puntos en el duelo, termina siendo herido por la espada envenenada de Laertes. No obstante, en un forcejeo, los dos combatientes se intercambian las espadas. Laertes, al darse cuenta de que ahora será él quien reciba la herida mortal de su propia espada, confiesa todo ante Hamlet. Este, antes de que el veneno le haga efecto total y lo maté, hiere a Claudio con la espada y le obliga a beberse el mismo vino que había bebido su madre.

Todos caen muertos al poco rato, ante la aterrorizada mirada de Horacio, que se queda como el único testigo que será capaz de contar todo lo que ocurrió en el palacio del príncipe Hamlet.

Hamlet: resumen por escenas

Para quienes deseen un resumen aún más concreto y completo, compartimos este realizado escena por escena.

Acto I, Escena I

Los soldados Horacio, Bernardo y Marcelo relevan a otros compañeros en la guardia. Comentan la hazaña del rey Hamlet, rey de Dinamarca, que hace años dio muerte al rey Fontinbrás de Noruega, ganando sus tierras.

Ahora, el sobrino de Fontinbrás (Fontinbrás el joven) y heredero al trono noruego, planea una ofensiva que le devuelva esos territorios.

En ese momento, aparece ante los soldados un fantasma con el rostro del padre del príncipe Hamlet, el recientemente fallecido rey Hamlet.

Acto I, Escena II

La reina Gertrudis, madre de Hamlet, se ha casado con Claudio, hermano del rey Hamlet (es decir, con el que antes había sido su cuñado).

Durante su coronación como nuevo rey danés, ceremonia en la que participan Hamlet y la familia de Polonio, Claudio explica que ha recibido la noticia de que Fontinbrás el joven le pide la devolución de las tierras noruegas perdidas por su tío. Como intento de frenar su ataque, Claudio anuncia que se ha puesto en contacto con el padre de Fontinbrás, que es el actual rey de Noruega, para que convenza a su hijo de abandonar sus pretensiones.

Tras la ceremonia, Hamlet se queda solo y lamenta la muerte prematura de su padre. Justo aparecen entonces Horacio, Bernardo y Marcelo, que le cuentan que han visto el fantasma de su padre. Hamlet les pide que no se lo digan a nadie más.

Acto I, Escena III

Laertes, hijo de Polonio (secuaz de Claudio), va a irse a Francia, aunque antes de partir avisa a su hermana Ofelia de que Hamlet claramente está intentando cortejarla. Cree que el príncipe heredero quizá no sea la mejor opción y que no es de fiar. Su padre Polonio, que justo entra en escena, cree igual.

Acto I, Escena IV

Hamlet se ha unido a Marcelo y Horacio durante su guardia. Con ruidos de la fiesta de coronación como telón de fondo, aparece su difunto padre, que lo llama.

Acto I, Escena V

Hamlet sigue las señas del espectro y, cuando se quedan a solas, este le revela que, efectivamente, es su padre. Luego procede a contarle como murió realmente.

Leer también:  "Cien años de soledad" de Gabriel García Márquez: resumen y análisis

La versión oficial era que el rey había muerto mientras dormía al ser mordido por una serpiente venenosa. Sin embargo, lo que ocurrió es que, tras acostarse con Gertrudis, Claudio se encontró al rey Hamlet (su hermano) durmiendo en el jardín y le vertió veneno en el oído.

El fantasma de su padre le pide a Hamlet que vengue su muerte, pero que no incluya en su venganza a su madre, pues suficientemente arrepentida estará ya.

Acto II, Escena I

Polonio, siempre obsesivo, envía a un espía a París para que compruebe cómo está su hijo Laertes.

Aparece, entonces, su hija Ofelia, que le narra un extraño encuentro que ha tenido con Hamlet. Temiendo que el joven príncipe Hamlet haya enloquecido, decide advertir al rey Claudio.

Acto II, Escena II

Claudio ha hecho venir a dos amigos de Hamlet (Rosencrantz y Guildenstern) para que cuiden de él y averigüen que es lo que le pasa.

Entra también en escena Polonio, al que acompañan Voltemand y Cornelio, embajadores enviados a Noruega que anuncian que el rey ha convencido a su hijo Fontinbrás el joven para que abandone su ofensiva contra Dinamarca. No obstante, le ha animado a atacar a cambio Polonia, y pide permiso para pasar por medio de Dinamarca en su camino hacia allí.

En otro orden de cosas, Polonio lee una carta que Ofelia ha recibido por parte de Hamlet. En ella el príncipe parece mostrarse destrozado por el rechazo de Ofelia, lo que podría explicar su comportamiento. Propone, pues, espiar un encuentro entre los dos jóvenes.

Entra, entonces, Hamlet, que se pone a hablar con Polonio. A este último le sorprende que Hamlet, aunque contesta cosas extrañas, no ha perdido la lógica y el ingenio.

Luego, Hamlet se queda solo con sus dos amigos, que le confiesan que si están allí es por orden del rey Claudio.

Aparece una compañía de actores, a los que Hamlet pide que, la próxima noche, interpreten “La muerte de Gonzago” y que incluyan unos versos que él mismo les escribirá.

Cuando se queda totalmente solo en escena, Hamlet confiesa que esa petición es solo parte de su plan. Quiere observar cómo reacciona el rey Claudio al ver interpretar un crimen como el que él mismo cometió.

Acto III, Escena I

Rosencrantz y Guildenstern le dicen a Claudio que no han conseguido averiguar nada sobre Hamlet. Entonces, Claudio decide seguir el consejo de Polonio y espiar un encuentro entre Ofelia y Hamlet.

Cuando acude a la cita, Hamlet reflexiona sobre el esperar o el actuar ante el cruel destino. Luego, llega Ofelia, que le devuelve al príncipe algunos objetos que él le había dado. Hamlet, contra todo pronóstico, en lugar de convencer a Ofelia de seguir juntos, la anima a entrar en un convento.

Al irse los dos jóvenes y acabar su cita, salen de su escondite Claudio y Polonio. El primero se ha dado cuenta de que la locura de Hamlet y su comportamiento extraño no viene de un mal de amores, sino que hay algo más. Para evitar que ese “algo más” pueda ocasionarle un peligro, decide enviar a su sobrino a Inglaterra cuanto antes.

Acto III, Escena II

Antes de la representación, Hamlet da unos últimos consejos a los actores. Luego, le pide a Horacio que no pierda de vista al rey, y que se fije sobre todo en cómo reacciona.

La representación va a empezar, así que llegan todos los personajes. Ofelia aparece y se pone a hablar con Hamlet, al que nota especialmente alegre.

Luego, comienza la obra. Ya en la primera escena, un personaje envenena a otro vertiéndole veneno en el oído. En cuanto ve esto, el rey Claudio se levanta indignado y se marcha. Para Hamlet y para Horacio esta actitud es una confesión clara de su crimen.

Al poco rato, la madre de Hamlet pide ver su hijo en sus aposentos.

Acto III, Escena III

En una sala del castillo, el rey Claudio pide a Rosencrantz y Guildenstern que acompañen a Hamlet a Inglaterra.

Polonio entra también y le dice al rey que la reina ha mandado llamar a Hamlet para hablar a solas, pero que él piensa esconderse para escuchar todo y poder contárselo luego a Claudio.

Cuando se queda solo, el rey se pone a rezar y confiesa su crimen. Aparece, entonces, Hamlet, más que dispuesto a matar a su tío. Sin embargo, cuando lo ve orando, decide esperar a un momento más oportuno en el que no quede ninguna duda de su pecado.

Acto III, Escena IV

Hamlet entra a la habitación de Gertrudis para hablar con su madre. Polonio ya está escondido detrás de un tapiz para escuchar todo.

Gertrudis reprocha a Hamlet, y este contesta con más reproches. Cada vez más violento, Hamlet parece incapaz de controlar su ira, por lo que su madre empieza a gritar socorro. Polonio revela su presencia para pedir también auxilio.

Al creer Hamlet que Polonio es en realidad Claudio, le pega una puñalada. Luego, sigue echándole a su madre en cara haber engañado a su padre con Claudio.

Aparece entonces el fantasma del antiguo rey Hamlet, aunque solo su hijo puede verle. Le recuerda, pues, que de quien debe vengarse es de Claudio, y que debe proteger a su madre.

Gertrudis no entiende qué está pasando y no se cree a su hijo cuando este le dice que está viendo el espectro de su anterior marido.

Hamlet sale de escena arrastrando el cuerpo de Polonio y asegurando que su locura es solo fingida.

Acto IV, Escena I

Cuando Gertrudis le cuenta que Hamlet está loco y ha matado a Polonio, el rey Claudio decide acelerar su marcha a Inglaterra.

Acto IV, Escena II

Rosencrantz y Guildenstern siguen tratando de averiguar qué le pasa a su amigo, pero Hamlet les responde con evasivas.

Acto IV, Escena III

El rey Claudio pide ver a Hamlet, al que le pregunta dónde ha dejado el cadáver de Claudio para poder darle una sepultura digna.

Luego, ordena que se vaya cuanto antes de Inglaterra. En su fuero interno preferiría matarlo, pero sabe que Hamlet es muy querido por el pueblo y que su asesinato podría causarle problemas.

Acto IV, Escena IV

Aparece Fontinbrás el joven, que pide ver al rey Claudio y que este le entregue la escolta que le prometió para ayudarle a cruzar hacia Polonia.

Acto IV, Escena V

Ofelia se ha vuelto también loca tras la muerte de su padre, así que el rey Claudio le pide a Horacio que la mantenga bajo vigilancia.

Se quedan entonces en escena los dos reyes, que comentan las tristes muertes que han sucedido y que han puesto todo patas arriba.

De repente, un mensajero alerta de que Laertes ha regresado de Francia y exige venganza por el asesinato de Polonio.

Laertes entra en escena violentamente, pidiendo explicaciones por la muerte de su padre. Claudio le dice que él es inocente, pero para Laertes esto no es suficiente y quiere que se investigue qué ha pasado exactamente.

Acto IV, Escena VI

En una carta dirigida a Horacio, Hamlet le cuenta a su amigo que, a los dos días de salir, su barco fue atacado por piratas. Él tuvo la mala suerte de ser atrapado, mientras que Rosencrantz y Guildenstern pudieron seguir hacia Inglaterra.

Le pide, por favor, a Horacio que se reúna con él y los piratas para pagar su rescate.

Acto IV, Escena VII

El rey Claudio habla con Laertes sobre Hamlet. Laertes quiere vengarse de Hamlet, al que considera culpable de la muerte de Polonio. Claudio promete ayudarle cuando sea conveniente.

Entra un mensajero que lleva cartas de Hamlet dirigidas a los reyes. En la suya, el rey Claudio lee cómo Hamlet anuncia su llegada para el día siguiente. Anuncia esta noticia a Laertes, y juntos empiezan a planificar una trampa para el príncipe.

Lo que harán será incitar a Hamlet a batirse en duelo contra Laertes, que usará una espada envenenada de modo que, con una sola cuchillada, Hamlet comience a sentirse mal. Suponen que, entonces, el joven pedirá un vaso de vino, el cual también estará envenenado y acabará de matarlo.

Aparece justo en ese momento la reina Gertrudis con malas noticias: Ofelia ha muerto ahogada; aparentemente, se cayó al sauce de un arroyo mientras preparaba una corona de flores y fue arrastrada por la corriente.

Acto V, Escena I

Dos enterradores cavan la tumba de Ofelia cuando llegan Hamlet y Horacio preguntando a quién se va a dar sepultura. Antes de poder obtener respuestas claras, empieza a llegar el cortejo fúnebre, en el que están Laertes, un sacerdote, algunos cortesanos y también los reyes. Para no ser vistos, Hamlet y Horacio se esconden. Al ver lo extraño del rito, suponen que la muerte fue un suicidio. Así lo confirma el sacerdote.

Al darse cuenta de que la muerta es Ofelia, Hamlet no puede soportar su dolor y sale de su escondite para lanzarse a la fosa y ver por última vez a la que fue su novia. Laertes le confronta y ambos empiezan a forcejear. Habiendo ocurrido esto, el rey decide organizar el duelo cuanto antes.

Acto V, Escena II

Antes del combate, Hamlet le cuenta a Horacio que, cuando estaba de camino a Inglaterra, dio con una carta que el rey había escrito para el monarca inglés. En ella, pedía que matarán a Hamlet nada más desembarcar. Lo que Hamlet hizo fue escribir otra carta en la que se ordenaba matar a Rosencrantz y Guildenstern.

Aparece, entonces, un criado que anuncia las normas que el rey ha puesto para el duelo. Añade que el rey ha apostado por la victoria de Hamlet, demostrando una vez más su hipocresía.

Entran luego los reyes con Laertes y algunos cortesanos. Comienza el combate.

Hamlet consigue el primer punto, pero se niega a beber el vino que le ofrece Claudio para refrescarse. Cuando logra el segundo punto, la que bebe de esa copa es la reina, sin darle tiempo a Claudio para evitarlo.

Justo en ese momento Laertes hiere a Hamlet, pero luego se produce un forcejeo que hace que los combatientes intercambien sus espadas. Ahora es Hamlet quien tiene la espada envenenada, pero también ha recibido un corte de ella.

La reina cae muerta, pero le da tiempo a decirle a su hijo que es el vino lo que la ha matado. Laertes, en medio del caos y sabiendo que ahora morirá él al empuñar Hamlet su espada, confiesa la verdad. Le dice a Hamlet que todos van a morir por culpa de Claudio. Al escuchar esto, Hamlet hiere a Claudio con la espada y le obliga a beber el vino, matándolo.

Horacio, viendo cómo todos mueren a su alrededor y traumatizado por ello, intenta suicidarse bebiendo él también el vino, pero Hamlet se lo impide y le pide que él viva para contar la historia.

Con esta escena, llega el embajador inglés, que anuncia la muerte de Rosencrantz y Guildenstern. También aparece en escena Fontinbrás el joven. Con su último hilo de vida, Hamlet lo proclama heredero del trono danés. Agradecido, Fontinbrás promete honrar la memoria de Hamlet.

Personajes de Hamlet y sus características

En una obra de teatro entender a los personajes es clave para entender la historia en sí. Por eso en este apartado vamos a analizar las características de los personajes que aparecen en Hamlet.

El príncipe Hamlet

Hamlet es el protagonista del drama. Como cualquier héroe trágico, al más puro estilo griego, su destino está marcado por la tragedia desde el comienzo.

Al inicio ya muestra una personalidad melancólica acuciada por la muerte de su padre y la extraña relación de su madre y su tío Claudio. Sobre su vida siente que se cierne una especie de amenaza o peligro al que aún no sabe poner nombre.

Se mueve siempre entre la venganza y el suicidio, y ambos los termina cometiendo en cierto modo. Se venga de su tío Claudio y también acepta su muerte que, aunque no es del todo autoinfligida, tampoco se molesta en intentar salvarse. Esa contraposición entre venganza y suicidio también se deja ver en la profundidad de su carácter, que se mueve entra la impulsividad y la reflexión, dos acciones que, de algún modo, pueden llevar a la venganza o al suicidio, respectivamente.

El rey Claudio

Es el tío de Hamlet y culpable del asesinato de su hermano, el cual era el antiguo rey y padre del protagonista. Claudius demuestra ser calculador, y esa actitud se va revelando poco a poco ante el público.

Leer también:  Resumen del libro "Como desees" de la autora Anabel Botella

Su objetivo siempre fue convertirse en rey, y para ello mata a cualquier persona que se interponga en su camino. No obstante, también demuestra cierto arrepentimiento y culpa cuando reza, aunque siempre antepone su egoísmo. En él gana siempre la parte calculadora y ambiciosa, sin la reflexión que hay en Hamlet. El autor contrapone así a los dos grandes antagonistas del libro.

La reina Gertrudis

Es la madre de Hamlet y la segunda esposa de Claudio. Se da a entender que cometió adulterio con él antes de quedarse viuda, por eso su hijo siente desprecio hacia ella.

Por extensión, Hamlet hace una crítica a todas las mujeres débiles que se dejan guiar por la lujuria. Sin embargo, Hamlet acepta no vengarse de ella, pues ante todo es su madre y sabe que el castigo divino terminará llegándole. No se equivoca, pues su madre es víctima de la traición que había planeado su nuevo marido.

Esa representación de la mujer como débil y manipulable recuerda a Yocasta de Edipo rey.

Horacio

Es el verdadero amigo y compañero de Hamlet. Representa la razón al ser su gran consejero y rebajar la impulsividad del príncipe. En este sentido, responde al arquetipo de ayudante, al igual que Patroclo en La Ilíada de Homero.

El protagonista se fía totalmente de él, así que es a la única persona a la que realmente le cuenta todo y a la que deja formar parte de sus planes. Al final del libro, la confianza plena se hace más evidente, pues, antes de morir, Hamlet pide a Horacio que sea quien salvaguarde su nombre y su historia.

El rey Hamlet (King Hamlet)

Es el padre fallecido de Hamlet. Su presencia, como fantasma o simplemente como pensamiento del protagonista, es permanente durante la obra. Su figura es la que, por un lado, inicia la traición de Claudio y la que luego, en consecuencia, impulsa la venganza de Hamlet.

Por lo tanto, es el responsable de que se desarrolle la acción del drama.

Polonio

Es a Claudio lo que Horacio a Hamlet. Es decir, es el confidente y apoyo de Claudio, participando en su gran traición.

También conocido como Polonius, este personaje muestra una gran preocupación, que se torna en obsesión, por sus hijos. Esto le hace enfrentarse a Hamlet, al que considera un peligro para su hija Ofelia. Ese odio hacia el protagonista lo acerca aún más a Claudio.

Su paranoia por saberlo todo termina causándole la muerte, pues Hamlet lo apuñala pensando que es Claudio. Una metáfora, quizá, de cómo Polonio se había convertido es la sombra de Claudio.

Laertes

Es el hijo de Polonio, que asume un papel similar y al mismo tiempo contrapuesto al de Hamlet. Como el protagonista, Laertes quiere vengar la muerte de su padre, la cual considera injusta.

Asume, por lo tanto, el mismo papel que Hamlet, pero en su caso es el rey Claudio quien lo manipula para conseguir lo que quiere.

Ofelia

Hermana de Laertes e hija de Polonio, es también la novia de Hamlet. Los dos jóvenes parecen entenderse y querer formalizar una relación, aunque Polonio lo evita haciéndole creer a Ofelia que Hamlet no es el adecuado y que es peligroso.

Alejarse de Hamlet y empezar a verlo con esa mirada desconfiada termina haciendo enloquecer a Ofelia, algo que se agrava al morir su padre a manos del que había sido su novio.

Se sospecha que termina suicidándose, lo que no la hace digna de una sepultura religiosa. Cuando Hamlet se entera de lo que le ha ocurrido, siente un gran dolor. Es una víctima indirecta del gran drama.

Ofelia y Hamlet

La relación entre Ofelia y Hamlet merece un apartado concreto.

El amor entre estos dos jóvenes sufre por culpa de los demás. Es cuando la mirada del resto se impone a la propia que Ofelia comienza a dudar. También termina haciéndolo Hamlet, que al ser consciente de la falsedad de su madre, cree que todas las mujeres son hipócritas y traidoras. Le insta incluso a meterse a un convento, mostrando una actitud sumamente misógina que choca con el amor que antes le había declarado.

Esos cambios en cómo trata a Ofelia confunden al lector y también a la crítica, que ha llegado a plantear que, quizá, Hamlet solo quería alejar a Ofelia para no ponerla en peligro, sabiendo que había una gran tragedia sobre él.

Príncipe Fontinbrás el joven

Es el príncipe de Noruega, el cual quiere recuperar ciertas tierras que sus antepasados perdieron y pasaron a manos de Dinamarca (Denmark).

Para Hamlet, Fontinbrás es una especie de ideal, ya que se presenta como un joven príncipe decidido y capaz de luchar por su patria. Curiosamente, al final de la obra, Hamlet nombra a Fontinbrás como el legítimo heredero del trono danés y, este, como agradecimiento, promete hacer honor a la historia de Hamlet.

Temas de Hamlet

La mayoría de los temas de Hamlet están relacionados con la muerte o la reflexión sobre ella.

A continuación, vamos a ver esto con detalle, parando a analizar cada uno de los temas concretos que se dan.

La muerte en Hamlet

Desde el comienzo del libro nos damos cuenta de que la muerte será central. El final es el gran catalizador de este tema, pues se produce una gran tragedia en la que prácticamente todos los personajes mueren.

Morir es, por tanto, el destino de la obra en sí. La muerte se presenta como algo ineludible para Hamlet, al que la tragedia persigue. Además, el protagonista reflexiona sobre ella como el único camino para encontrar la paz. De algún modo, acepta así lo que le va a ocurrir.

Por otro lado, en la obra la muerte se presenta como el castigo por el pecado cometido. Así, van muriendo todos los personajes que han actuado desde el egoísmo, la lujuria, la manipulación, el secreto, etc.

La venganza

Este es el otro gran tema de la obra, de hecho, es la venganza la que mueve el argumento.

En el momento en el que el rey Hamlet se aparece, como fantasma, ante su hijo y le cuenta cómo murió, la venganza se convierte en la obsesión de Hamlet. El protagonista no deja de reflexionar sobre ella, sobre lo que supone y sobre sus límites.

Además, no es únicamente Hamlet para el que la venganza pasa a ser importante, también lo es para Laertes y Fontinbrás. Los tres se ven envueltos en venganzas que, en realidad, no les pertenecen, sino que son consecuencia de los actos de otras personas (generalmente, de sus padres o antepasados).

En este sentido, la venganza se presenta como una emoción impuesta que se cierne sobre los personajes y que ellos tienen que aceptar. Hamlet es el único que, a través de sus monólogos, profundiza en ella.

La hipocresía

Muchos personajes se muestran como falsos. Uno de ellos es Gertrudis, cuya actitud hipócrita es la que más duele a Hamlet.

Pero, sin duda, el personaje que mayor hipocresía demuestra es Claudio, que es capaz de traicionar a su hermano, darle muerte y mantener las apariencias. Es esa falsedad, ese secretismo constante, el que hace que tanto él como otros personajes terminen muertos.

La cuestión de la hipocresía y el engaño es quizá la que más ha permitido que la obra se renueve en nuevas propuestas escénicas y de arte. Por ejemplo, hace unos años se llevó a cabo en España una reinterpretación de la obra que traía la historia a la actualidad y reflexionaba sobre temas como la corrupción política.

La locura en la obra de Hamlet

Hamlet, en sus monólogos, muestra preocupación por la locura. Teme que sus acciones no estén guiadas por la razón y que esté siendo demasiado impulsivo. Esa duda sobre su cordura se traslada al resto de los personajes, sin obtener nunca nadie (tampoco los lectores) una respuesta clara.

¿Está Hamlet loco o finge estarlo? Esta pregunta también se puede hacer sobre el personaje de Ofelia, de cuya muerte no se sabe la causa exacta. ¿Murió ahogada porque el arroyo se la llevó o se suicidó? No olvidemos que el suicidio se consideraba entonces una prueba de locura, por lo que si Ofelia se suicidó sería evidencia de que no estaba siendo racional. Hamlet también valora el suicidio y, por lo tanto, también podría estar loco.

Hamlet: ser o no ser

Aunque no es un tema como tal, el famoso monólogo del “ser o no ser” merece un análisis concreto. Si ha pasado a la posterioridad, se recuerda tanto y ha sido tantas veces estudiado y representado, no es solo por cómo suena en un escenario, sino también por cómo refleja la esencia de la obra.

Esa duda recoge toda la disyuntiva que Hamlet vive y que le hace plantearse la racionalidad o la impulsividad de sus acciones.

A la vez, este monólogo ha logrado despertar la empatía y la comprensión del público siglo tras siglo. Sigue siendo relevante porque refleja los grandes dilemas morales de cualquier persona, por eso suele referenciarse cuando alguien está dudando o se encuentra ante un acontecimiento decisivo en su vida.

Es, de hecho, esa frase la que mejor se recuerda de una obra que, por lo demás, es antigua y, aunque un clásico de la literatura, no suele ser leída por el público general. Es decir, todo el mundo reconoce el “ser o no ser” y se imagina al personaje ficticio sosteniendo una calavera mientras pronuncia estas palabras, aunque no todo el mundo haya leído Hamlet.

Final de Hamlet

El final de Hamlet es tan trágico como se esperaba y queda determinado por la muerte.

La causa por la que unos y otros mueres es diversa, pero la mayoría lo hacen por cómo se han comportado y los pecados que han cometido. El único que no comete un pecado como tal (o que tiene justificación para su pecado) es Hamlet.

Cómo muere Hamlet

Hamlet muere por la herida que Laertes le inflige con la espada envenenada. Al haber aceptado desde un comienzo su destino, ni siquiera intenta salvarse y dedica sus últimos instantes de vida a finalizar su cometido: la venganza. Por ello, mata a Claudio y también a Laertes, a los que considera traidores.

Preguntas y respuestas sobre Hamlet

Para acabar con este resumen y análisis de Hamlet, de William Shakespeare, vamos a responder a algunas cuestiones más sobre la obra, sus personajes y sus temas.

Trama y personajes

¿Qué cuenta la historia de Hamlet?

Hamlet cuenta la historia de traición, venganza y muerte del príncipe Hamlet, que se entera de que su padre murió asesinado a manos de su tío.

¿Cuál es la trama de Hamlet?

Hamlet trata sobre cómo un príncipe venga la muerte de su padre, que fue asesinado por su hermano y ahora nuevo marido de su viuda.

¿Qué le pasa a Ofelia en Hamlet?

En Hamlet, Ofelia termina enloqueciendo y muriendo, aunque no se llega a saber si por accidente o suicidio.

¿Qué sucede al final de Hamlet?

Los personajes principales mueren a consecuencia de sus propios engaños o de los engaños del resto. Así, Gertrudis muere al beber el vino envenenado que Claudio había preparado para Hamlet.

Hamlet también es envenenado por una herida infligida con una espada envenenada, la cual, antes de morir, él mismo utiliza para matar a Laertes y a Claudio.

El único superviviente es Horacio, al que Hamlet le pide que viva para contar la tragedia.

¿Cuál es la historia de Ofelia?

Ofelia es la novia de Hamlet, aunque termina rechazándole cuando su padre y su hermano le dicen que no es un buen candidato.

Finalmente, y tras la muerte de su padre Polonio, al que Hamlet mata sin querer, Ofelia termina enloqueciendo y muere ahogada, no se sabe si por accidente o como suicidio.

¿Quién está vivo al final de Hamlet?

Horacio es el único personaje principal que permanece con vida al final de Hamlet.

Otro personaje que también vive es Fontinbrás, que es nombrado por Hamlet, antes de morir, como el justo heredero de las tierras danesas.

¿Cómo acaba Ofelia?

Ofelia acaba muriendo ahogada, aunque no se sabe si por accidente o si se suicidó.

Leer también:  Resumen del libro Moby Dick del autor Herman Melville

¿Qué sucede en la obra de Hamlet?

Hamlet narra la tragedia del príncipe Hamlet, que descubre que su padre fue asesinado por su tío. Sabiendo esto, decide vengarse, aunque por el camino se encuentra con más traiciones y, sobre todo, con grandes dilemas sobre la venganza y la muerte.

Temas, mensajes y contexto histórico de Hamlet

¿Cuál es el tema central de la obra Hamlet?

El tema central de la obra Hamlet es la muerte y la venganza.

¿Qué valores enseña la obra de Hamlet?

La obra muestra cómo los engaños y la hipocresía llevan a la muerte a muchos personajes. Por lo tanto, la gran enseñanza de Hamlet es que la verdad siempre se termina sabiendo y pone a cada cual en su lugar.

En consecuencia, hay un contenido moralizante sobre el castigo y la redención, algo frecuente en toda la obra de William Shakespeare y que también se puede ver en Macbeth Romeo y Julieta.

¿Cuál es el mensaje en Hamlet?

El mensaje central de Hamlet es el de que la verdad siempre termina revelándose, aunque la sociedad se haya acomodado en la mentira y la falsedad.

¿Qué problemas morales se plantean en Hamlet?

En Hamlet se presentan dilemas que fueron, son y seguirán siendo comunes a todos los morales, especialmente en Occidente. Estos problemas morales son los de la venganza, la culpa, la muerte o la lujuria.

¿Cómo refleja Hamlet las tensiones de la época en la que fue escrita?

William Shakespeare escribió Hamlet entre 1599 y 1601, convirtiéndose en la obra más larga del autor.

En cuanto a esta época en la que fue escrita, es importante destacar que Shakespeare adaptó a sus tiempos una leyenda del siglo XII que el dramaturgo probablemente recibió a través de una traducción del siglo XVI. Los cambios que incorporó caracterizan su obra, pues el texto original tenía un final feliz y Shakespeare quería una tragedia, así que no dejó vivir a un Hamlet victorioso y lo mató.

Más allá de sus preferencias estilísticas, hay aspectos de la obra que responden al contexto en el que fue escrita. Por ejemplo, se incluyen en la obra muchas referencias religiosas tanto católicas (como el entierro de Ofelia) como protestantes (el destino marcado por la providencia divina), una combinación que solo se explica por las luchas entre ambas doctrinas que se estaban dando cuando Shakespeare escribió Hamlet.

También en ese momento histórico se reflexionaba sobre la existencia humana y su conciencia, una cuestión que queda reflejada en el monólogo del “ser o no ser”.

¿Qué importancia tiene el tema de la locura en Hamlet?

Hamlet duda constantemente sobre su cordura y sobre si está loco. Llega a plantearse si es real que ha visto al fantasma de su padre o si se está imaginando todo y llevando a cabo una venganza impulsiva e irracional.

Esa duda se transmite al público, que ya no sabe si Hamlet está loco de verdad o lo está fingiendo. Por lo tanto, la locura vertebra la obra.

¿Cómo se relaciona el concepto de la muerte con los personajes principales de la obra?

La muerte es un tema central y, como tal, influye en todos los personajes. Está presente desde el comienzo, pues la obra se inicia con la mención a la muerte del padre de Hamlet. De algún modo esto es un aviso de que también acabará con la muerte.

Para Hamlet, además, la muerte es el destino y él lo sabe, por lo que es objeto de sus reflexiones.

Análisis literario y crítico de Hamlet

¿Cuál es el conflicto principal de la obra de Hamlet?

El conflicto principal de Hamlet no es el que se da entre el protagonista y su antagonista (Claudio), sino el que se da en la propia mente de Hamlet y que le lleva a una contradicción constante entre la locura y la cordura.

En realidad, ambos conflictos (Hamlet vs. Claudio y razón vs. locura) comienzan por la misma causa: la aparición del espectro de su padre y la revelación de la verdad sobre su muerte.

¿Cuál es el verdadero clímax de Hamlet?

El gran clímax en Hamlet llega en el enfrentamiento entre el protagonista y Laertes, pues es ahí cuando la tensión llega a su punto álgido.

Los dos jóvenes se enfrentan al mismo tiempo que la traición y la maldad de Claudio se vuelve en su contra, causando la muerte de Gertrudis. Es entonces cuando Laertes también revela la trampa de la espada envenenada a Hamlet, que pone fin a todo y culmina su venganza.

¿Por qué Hamlet parece incapaz de actuar?

A Hamlet le cuesta actuar y llevar a cabo la venganza porque se enfrenta al dilema de la razón y la locura, es decir, entre el pensar qué debería hacer y el impulso de hacerlo llevado por su emoción de la ira.

¿Cómo se representa el tema de la venganza en Hamlet?

En Hamlet la venganza no se da sin más, como ocurre en otras obras como La letra escarlata o La Odisea. El personaje protagonista reflexiona sobre lo que implica la venganza, lo cual le lleva a su vez a retrasar el acto en sí y a darle un nuevo significado.

No obstante, la venganza sigue siendo el motor principal de la obra, aunque el hecho de que se demore ayuda a crear tensión. Es posible que Shakespeare, por lo tanto, no solo usase las reflexiones de Hamlet para plantear cuestiones sobre el acto de vengarse, sino para aumentar la tensión narrativa.

¿Qué papel juegan los personajes secundarios en el desarrollo de la trama principal?

Los personajes secundarios son claves porque apoyan a unos u otros personajes principales (es decir, a Hamlet o Claudio), desequilibrando la balanza a favor o en contra de uno y otro.

A su vez, ellos mismos desencadenan diferentes acontecimientos por sus propios actos. En consecuencia, existen para los personajes principales, pero también por sí mismos. Un ejemplo es Polonio, que es el consejero de Claudio y ayuda a desarrollar sus planes de traición y, por lo tanto, el argumento, pero también actúa por sí mismo haciendo dudar a Ofelia.

¿Cómo utiliza Shakespeare los elementos del teatro dentro del teatro en Hamlet?

Uno de los elementos teatrales que más destacan de la puesta en escena de Hamlet es que hay una representación dentro de la representación. Esto supuso toda una experimentación y toda una declaración de intenciones por parte del autor: el teatro en concreto y el arte en general son dos medios para revelar la verdad a través de mentiras.

Al mismo tiempo, muchos personajes actúan, pues mienten. Esto es algo que William Shakespeare trabajaba mucho con los actores que interpretaban sus obras. Por lo tanto, el autor utiliza el teatro dentro del propio teatro.

Analiza cómo la indecisión de Hamlet afecta el desenlace de la obra.

El hecho de que Hamlet se piense tanto si debe o no vengarse hace que el acontecimiento final se retrase, causando la muerte de muchas personas que, quizá, no habrían muerto si Hamlet hubiese matado a Claudio cuando lo encontró solo.

No obstante, esa demora también es clave para crear tensión narrativa y aumentar la intriga.

¿De qué manera Shakespeare utiliza los monólogos interiores para desarrollar el personaje de Hamlet?

Sin los monólogos interiores, como lectores o espectadores, no seríamos capaces de comprender en profundidad las acciones de Hamlet. No entenderíamos, por ejemplo, por qué atrasa irremediablemente la venganza.

Además, a Shakespeare estos monólogos le permitieron construir un personaje más complejo. Otros dramaturgos no habrían otorgado otra emoción más que la ira o la venganza al protagonista, pero Shakespeare hizo que Hamlet sufriese un gran viaje emocional que logra conectar con la audiencia.

Al mismo tiempo, los soliloquios son el modo de reflexionar sobre conceptos claves en la obra como la justicia, la venganza o la culpa.

¿Cuál es la relevancia de la obra Hamlet en la literatura mundial?

Como hemos adelantado, Hamlet es uno de los grandes clásicos de la literatura universal. Lo es por varios motivos, aunque el principal es esa reflexión íntima sobre la moralidad humana. Hamlet conecta con el público de todas las épocas porque, aunque su contexto es único, sus pensamientos son colectivos y reflejan las preocupaciones y emociones de cualquier persona.

Además, elementos concretos como la frase “ser o no ser” han pasado a formar parte de la cultural popular, trascendiendo lo literario o artístico.

Contexto y Elementos de Producción de Hamlet

¿Por qué Hamlet está ambientado en Dinamarca?

Hamlet se ambienta en Dinamarca porque Shakespeare se basó en una leyenda nórdica de un príncipe danés que vivió una tragedia similar a la de Hamlet. De hecho, el príncipe de esta historia, que a Shakespeare le llegaría a través de una traducción del siglo XVI, se llama Amleth.

¿Qué quiere decir el monólogo de Hamlet?

Con el monólogo de “ser o no ser”, Shakespeare lanza una pregunta existencialista común a todos los humanos.

En el resto del monólogo, el protagonista hace una reflexión filosófica sobre la experiencia humana y la gran contradicción entre la vida y la muerte.

¿Por qué Hamlet quiere que se cuente su historia?

Hamlet quiere que se cuente su historia para que la verdad sea por fin revelada y las traiciones que ha sufrido no caigan en el olvido. Además, lo que le ha ocurrido tiene un carácter moralizante, pues la mentira siempre causa tragedia.

Se asegura así de que su legado queda en la memoria, y con él todos sus aprendizajes y la complejidad de lo vivido.

 

¿Vas a dejar pasar la lectura de un clásico como este? No hagas como Hamlet, y no retrases algo que debe llegar en algún momento. Puedes comprar un ejemplar de Hamlet (en una bonita edición rústica y en cartoné que incluye también ilustraciones) a través del siguiente enlace.

María es una filóloga con una formación académica diversa y una especialización en lenguaje, discurso y comunicación. Graduada en Lengua y Literatura Española por la Universidad de La Rioja (2013-2017), destacó con una calificación sobresaliente de 9,025. Durante su carrera, participó en numerosos seminarios y cursos, como los Seminarios de Cine y Literatura Anglo-Americana y el curso de Escritura Creativa. Su tesis final, "Forensic Phonetics and Speaker lineups: theoretical and practical approach", muestra su interés por la fonética forense y los métodos de identificación de hablantes.

María continuó su formación con un Máster en Estudios del Discurso en la Universitat Pompeu Fabra (2017-2018), donde desarrolló su tesis "El packaging como discurso: el discurso de los packs de lácteos funcionales y naturales". Este trabajo analiza cómo el empaque de productos lácteos comunica y persuade al consumidor, explorando el empaque como una forma de discurso publicitario.

Además de su formación académica, María cuenta con certificaciones en gestión de comunidades y redacción de contenido, habilidades que le permiten crear y gestionar contenidos digitales de manera efectiva. Su conocimiento en lingüística, historia, lenguas clásicas, filosofía, geografía, arte, literatura y retórica complementa su capacidad para analizar y comunicar de manera precisa y persuasiva.

Su combinación de conocimientos teóricos y prácticos, junto con su experiencia en diversos campos, hace que María aporte una perspectiva rica y multifacética a cada resumen de obra literaria que realiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram