Resumen de «La letra escarlata» de Nathaniel Hawthorne

Resumen de La letra escarlata de Nathaniel Hawthorne
Tabla de contenidos

La novela La letra escarlata de Nathaniel Hawthorne es una historia sobre el estigma y el pecado, lo que permite al autor explorar otros temas como la culpa, la naturaleza humana y los problemas del puritanismo.

A pesar de estar escrita en el siglo XIX, las reflexiones y el desarrollo de los personajes siguen siendo relevantes a día de hoy.

Te contamos por qué en este análisis y resumen de La letra escarlata.

La letra escarlata: sinopsis

La letra escarlata es una novela que narra la historia de Hester (también escrito como Ester), una mujer acusada de adulterio y obligada a llevar siempre bordada sobre su pecho una letra “A” de color escarlata.

De esa relación adúltera nació una niña llamada Pearl, cuyo padre es desconocido. Sin embargo, pronto se descubre que la identidad de este hombre es la del reverendo Dimmesdale que, aunque en secreto, también lleva sobre sus espaldas el peso del pecado.

A pesar de lo complicado de ser señalada ella como adúltera y su hija como bastarda, Hester trata de vivir una vida digna y tener un papel importante en la comunidad. Se dan así múltiples situaciones en las que se exploran conceptos como el de la culpa, la lujuria o el castigo terrenal y divino.

La letra escarlata: resumen

Un trabajador de la Aduana de la ciudad de Salem, Massachusetts, encuentra en el altillo un viejo paquete señalado con una letra A escarlata. Dentro, hay un manuscrito que conforma un relato. El narrador decide usar los papeles y organizarlos para escribir él mismo una historia completa. Un recurso, el del manuscrito escondido, que también usó Cervantes en El Quijote.

El relato se remonta al siglo XVII. En Boston, una mujer, Hester Prynne, es castigada por adulterio. En sus brazos, Hester lleva a Pearl, su pequeña bebé. Sobre el pecho, y de manera permanente, debe llevar siempre bordada sobre su ropa la letra “A”.

Hester lleva más de dos años en Boston. Fue enviada allí por su marido, el doctor inglés Roger Chillingworth, que se quedó en Europa y prometió viajar a Nueva Inglaterra en poco tiempo. Sin embargo, nunca llegó. O no hasta ahora, porque regresa en el mismo momento en el que su mujer es señalada públicamente como adúltera y sostiene una bebé bastarda. Cuando consigue hablar con ella a solas, Roger le pide a Hester que no diga nada de que él su marido, pues quiere protegerse de las miradas juiciosas. También le pide que le diga el nombre de su amante, pero Hester se niega.

Sin embargo, Chillingworth, que se ha convertido en el médico de la comunidad, descubre siete años después quién es ese amante. El padre de Pearl resulta ser uno de sus pacientes, el reverendo Dimmesdale, del que decide empezar a vengarse.

Hester que, a pesar de la “A” que siempre luce, ha terminado ganándose el cariño del pueblo, intenta seguir con su vida. Pearl ha crecido y empieza a hacer preguntas, pero su madre evade darle respuestas claras.

Por su parte, Dimmesdale nunca ha dejado de vivir con la culpa y se sabe pecador. Hester se percata de su sufrimiento y también del poder que Roger tiene sobre él, así que decide contarle la verdad sobre él que fue su marido. También le propone a Dimmesdale huir juntos, con Pearl, a Europa.

Dimmesdale recobra la fuerza y la esperanza tras esa conversación con Hester, por lo que accede a escapar juntos. Pero antes, debe dar un importante sermón ante la comunidad.

El día del discurso llega. Hester se siente feliz porque sabe que pronto se irá de allí y podrá deshacerse de la “A”. Sin embargo, se da cuenta de que Roger sabe de sus planes de huida.

Después, todo ocurre muy rápido. Cuando acaba su sermón, movido por una especie de fuerza redentora, Dimmesdale sube al cadalso donde se enjuicia a los pecadores y les pide a Hester y a Pearl que suban con él. Con los tres allí, la gente es consciente de la verdad que nunca ha querido ver. Dimmesdale es el padre de Pearl y el amante de Hester. Cuando su pecado ha sido confesado y Pearl deja de ser su secreto inconfesable, el reverendo cae muerto.

La letra escarlata: resumen por capítulos

La letra escarlata está dividida en veinticuatro capítulos. Para hacer un mejor resumen de esta obra, vamos a acudir estos capítulos.

Capítulo 1

En Boston, en el siglo XVII, hombres y mujeres esperan ante la envejecida cárcel de Cornhill. La maleza invade el lugar menos por una rosa que crece al costado de la prisión y que, apunta el narrador, es una metáfora del conflicto moral que verá crecer a lo largo de la novela.

Capítulo 2

Los puritanos que están congregados ante la cárcel piden, murmurando, un duro enjuiciamiento para Hester, que ha sido acusada de adulterio.

Se abre la puerta de la cárcel y, acompañada por un guardia, aparece Hester. Sobre sus brazos lleva a una bebé de apenas tres meses, con la que intenta tapar la “A” escarlata que lleva bordada sobre su pecho y que indica que es adúltera. A pesar de la vergüenza que las miradas de sus conciudadanos le hacen sentir, Hester sonríe y se muestra altiva, tratando de esconder cómo se siente.

Las mujeres murmuran lo hábil que siempre ha sido con la aguja y que hasta el vestido y el bordado que lleva en esas horribles circunstancias le quedan bien.

Hester llegar al cadalso de los enjuiciamientos, colocado en medio de la plaza. Su castigo es permanecer ahí de pie durante tres horas, mostrando bien la “A” escarlata. Después, tendrá que seguir llevando esta seña sobre su ropa, aunque podrá vivir en libertad.

La protagonista piensa entonces en el hombre que le envío a Nueva Inglaterra, desde Europa, prometiéndole que iría a buscarla pronto. Algo que aún no había ocurrido.

Capítulo 3

Entre la multitud, aun de pie en el cadalso, Hester distingue a un hombre europeo que la mira con horror. Se reconocen, pero él le hace un gesto para que guarde silencio.

El hombre pregunta a algunas personas que están por ahí quién es esa mujer castigada. Le dicen que es una inglesa que llegó a Massachusetts hace dos años. Desde entonces lleva esperando a su marido, que le dijo que pronto haría él el mismo viaje. Como es lógico por la letra “A” y por la bebé, en ese tiempo ella había cometido adulterio.

Desde un balcón, otros hombres observan la escena. Uno de ellos es el gobernador Bellingham, otro el reverendo John Wilson y otro el reverendo Dimmesdale, clérigo de la congregación a la que pertenece Hester. Wilson presiona a este último, que es el que mejor conoce a la protagonista y más confianza tiene con ella, para que consiga saber el nombre de su amante.

Capítulo 4

Los días siguientes al castigo del cadalso, Hester y Pearl permanecen en la celda. Es allí donde les visita un médico inglés que resulta ser Roger Chillingworth, el marido de Hester.

Cuando consiguen quedarse solos, Roger dice comprender a Hester, pues sabe que ella estaba en plena juventud cuando se casaron y que él la dejó sola en Nueva Inglaterra, sin mandarle siquiera una carta. Reconoce que el daño se lo han hecho mutuamente, pero que hay un hombre, el amante de Hester, que también les ha agraviado, por eso quiere saber quién es. Hester se niega a revelar su identidad.

Roger insiste, pero termina dándose por vencido. Sabe que Hester no dirá nada, así que le pide que, al menos, tampoco diga nada sobre quién es él en realidad; no quiere que la gente sepa que es su marido y víctima de su adulterio. Añade también que investigará por su cuenta quién es el padre de Pearl.

Capítulo 5

Liberada de la prisión, aunque bajo la atenta mirada de los magistrados puritanos, Hester consigue irse a vivir con Pearl a una cabaña que se construyó en la época del colonialismo. Es una casa pequeña, pero aislada de la sociedad que la juzga. Hester quiere comenzar una nueva vida, aunque cree que hay una fuerza fatal que la terminará atrayendo de nuevo hacia allí.

Gracias a su habilidad con el bordado, Hester puede ganarse la vida y conseguir cierta estabilidad económica para ella y su bebé. No obstante, las mujeres que acuden a ella para que les borde ropa no lo hacen solo por su trabajo, sino porque quieren espiarla y cotillear sobre su vida. Además, la mayoría de encargos que le llevan son velos de novia, recordándole que ellas sí que son puras.

Hester se siente bastante sola. Solo Pearl le acompaña, aunque tanto su bebé como la letra escarlata que siempre luce le recuerdan su dolor. Las miradas entre compasivas y acusatorias de la sociedad tampoco le ayudan. No obstante, hay algo que la letra le otorga, una especie de intuición que le permite conocer la verdadera naturaleza humana, como si el demonio le susurrase cuáles son los pecados del resto.

Capítulo 6

Desde bebé, Pearl destaca por su belleza. Esto hace que su madre piense que ella es su redención, y no simplemente su pecado.

Según va creciendo, Pearl hereda la actitud decidida y valiente de su madre. No deja que los niños la maltraten ni la insulten, y a su manera lucha contra ese estigma que ha pasado de su madre a ella.

Como es lógico, Pearl ha crecido con el dolor de su madre, y sabe que algo significa la letra escarlata. Sin embargo, lo que más le preocupa y por lo que pregunta insistentemente es por la identidad de su padre. Hester siempre le responde que su origen es celestial. Pero Pearl no se cree nada de esto, pues sabe lo que dicen sobre ellas los vecinos.

Capítulo 7

Hester se encuentra realizando un pedido: unos guantes para Bellingham. El antiguo gobernador ha perdido las últimas elecciones, pero su poder permanece intacto y debe prepararse para una importante cena de gala.

Cuando tiene los guantes listos, Hester se acerca a casa del gobernador para entregárselos. Se lleva a Pearl, con el objetivo de así convencer a Bellingham de que es buena madre, ya que el hombre estaba convencido de que su pecado la incapacitaba para criar a una niña.

Ya en la casa, Hester, que se ha confeccionado un vestido especial de colores escarlatas, observa la riqueza de la casa y de los jardines, donde plantaciones del Viejo Mundo (como la pera) intentaban aclimatarse y crecer en este nuevo terreno.

Por fin, aparece Bellingham acompañado de otros hombres. Su presencia sorprende a Pearl, que los observa con atención.

Capítulo 8

Los hombres en cuestión que acompañan a Bellingham son John Wilson, el reverendo Dimmesdale y Roger Chillingworh. Enseguida comprenden que esa niña que les mira es Pearl.

El gobernador aprovecha para declarar que, en su opinión, lo mejor que pueden hacer es quitarle a Pearl, pues Hester podría enseñarle a ser adúltera. Bellingham comienza a interrogar a Pearl para averiguar si ella sí sabe quién es su padre. La niña se muestra reacia a hablar, y solo dice que sus orígenes están en el rosal de al lado de la prisión.

Hester coge a Pearl y comienza a gritar, diciendo que no dejará que le roben a su hija. Desesperada, mira suplicante a Dimmesdale y le pide ayuda. Este intercede explicando que Dios le ha entregado a Hester a esa niña, y que deben respetar esa decisión divina. Añade que Pearl es un recuerdo del crimen para Hester, por lo que es parte del castigo. Tal y como él lo ve, si Hester es capaz de llevar a Pearl por el buen camino, será su propia redención. Sus palabras convencen a Bellingham y al resto de los hombres.

Saliendo ya de la casa, Hester es llamada por la señora Hibbins, hermana de Bellingham. La mujer, que dice ser bruja, cita a Hester esa noche. Le pide que se encuentre con ella en el bosque, donde le presentará al Hombre Negro. Hester contesta que no puede ir, pues debe cuidar de Pearl.

Capítulo 9

En un salto temporal al pasado, regresamos al momento en el que Roger Chillingworth llega a Boston. Tras un naufragio en el que le dieron por muerto, llegó a un bosque donde los indios le enseñaron sus técnicas médicas.

Ya en Boston, una de las primeras cosas que ve es a su mujer siendo castigada por adulterio. Al instante, decide encontrar al padre de Pearl y amante de su mujer.

Leer también:  Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós: resumen y análisis

A Roger no le cuesta ascender socialmente en Boston, ya que es médico y tiene conocimientos avanzados. Pronto se hace amigo del gobernador, de John Wilson y de Dimmesdale. Este último sufre una grave enfermedad, aunque no se sabe exactamente qué le ocurre, solo que cada día está peor. Roger asume el papel de médico y empieza a pasar mucho tiempo con él, intentando curarlo y devolver la salud a este hombre que tan importante es para las gentes de Boston. Pronto empieza a sospechar que Dimmesdale no tiene ningún mal físico, sino emocional, y que la causa podría ser haber cometido un pecado inconfesable (ser el amante de Hester y padre de Pearl).

Aunque muchas personas aprecian lo que el doctor está haciendo por Dimmesdale, otros dudan de sus métodos y de su medicina, pues saben que pasó mucho tiempo con los indios en el bosque.

Capítulo 10

Al pasar tanto tiempo estudiándole a él y a su enfermedad, Chillingworth termina obsesionándose con Dimmesdale y quiere saber la verdad sobre lo que esconde.

Una noche ambos debaten sobre el poder de la confesión. Para el médico la confesión es de suma importancia, pero para el reverendo esa revelación no debería servir para acusar a nadie. Defiende que la confesión no es algo intelectual que pueda usarse para comprender enigmas de la vida.

Es entonces cuando, a través de la ventana, ven pasar a Pearl y Hester. Roger pregunta en voz alta por los orígenes de la niña. Dimmesdale no responde nada en claro.

Volviendo al debate anterior, el médico le pregunta al reverendo por sus secretos. Dimmesdale responde enfadado y ofendido, pues nunca se confesaría ante un médico terrenal. Chillingworth se queda estupefacto ante la ira de su paciente.

Otro día, Chillingworth se encuentra a Dimmesdale dormitando en un sillón. Silenciosamente, se acerca y, por alguna razón, le abre la camisa a la altura del pecho. Ahí ve algo que le hace sorprenderse, pero a la vez alegrarse.

Capítulo 11

Chillingworth ha descubierto el gran secreto del alma de Dimmesdale, y este enseguida se da cuenta de que algo ha cambiado en su médico. Detecta en él un aura maligna.

A pesar de ello, intenta seguir con su vida y su función clerical, la cual es muy apreciada por la sociedad. Es un reverendo empático y comprensivo, por lo que la gente se confiesa con él. Sin embargo, Dimmesdale también lleva a sus espaldas un gran secreto propio que a veces siente la necesidad de gritar a los cuatro vientos. Sus pecados inconfesables le llevan incluso a autoflagelarse.

Una noche, sale de su casa vestido con la túnica clerical.

Capítulo 12

Como sonámbulo, Dimmesdale camina hasta el cadalso donde, siete años antes, había ocurrido el castigo público de Hester. Se coloca allí como estuvo ella.

Entonces, aparece la pequeña Pearl, acompañada de Hester. El reverendo les pide que suban con él al cadalso y se cojan de la mano donde en su momento solo estuvo Hester. Pearl le pregunta si al día siguiente también la cogerá de la mano. Dimmesdale le contesta que no volverá a hacerlo hasta el gran juicio.

Un rayo irrumpe en el cielo, iluminando esa extraña escena familiar. Como una revelación divina, el reverendo ve una letra “A” roja en el cielo.

Aparece de repente Roger Chillingworth, que le pide a Dimmesdale que baje y vayan a su casa. El reverendo obedece.

Al día siguiente, en el púlpito, Dimmesdale pronuncia un discurso solemne. Cuando acaba, el sacristán se le acerca para decirle que encontró uno de sus guantes sobre el cadalso, cree que es cosa de Satanás. Le pregunta también si la noche anterior él también vio la “A” que iluminó el cielo. Para el sacristán, esta era la inicial de “ángel”, pues el gobernador Winthrop acababa de morir.

Capítulo 13

A pesar de las reticencias iniciales, la gente termina aceptando a Hester, que resulta ser una mujer bondadosa y siempre dispuesta a ayudar a los enfermos. De hecho, la “A” bordada comienza a ser reinterpretada como de “apta”.

Hester también ha cambiado su aspecto físico para parecer aún más pura. Por ejemplo, siempre viste sobria y lleva su cabello recogido con una cofia. Además de dedicar su tiempo al resto, pasa horas reflexionando y educando a su hija.

Sin embargo, pronto se da cuenta de que algo malo está ocurriendo entre Dimmesdale y Chillingworth. Sabe que el médico conoce el secreto que comparte con Hester, y que eso le ha llevado a manipular al reverendo y hundirlo en su dolor emocional. La protagonista, pues, decide hablar con el que fue su marido, al que encuentra un día en el bosque.

Capítulo 14

En el bosque, Roger es el primero en hablar. Le dice a Hester que el consejo de la ciudad está pensando en retirarle la “A” del pecho. Hester responde que esa decisión, la de liberarle de su penitencia, no le corresponde al poder terrenal.

Hester reconoce que la mirada de Roger ha cambiado mucho en los últimos años. Se muestra vengativo, especialmente con Dimmesdale, y por eso la protagonista le pide que pare. Amenaza con contarle a Dimmesdale que él es su marido. Roger no le hace caso y le dice que continuará con su plan de castigar al reverendo.

Capítulo 15

Cuando Roger se va, Hester piensa en cómo alguna vez pudo amar a ese hombre y cómo él pudo convencerla de que le haría feliz.

Mientras su madre ha estado hablando con el médico, Pearl ha estado jugando cerca de una zona de playa. Allí, con unas algas, se ha hecho una “A” que ha colocado sobre su pecho. Hester le pregunta si sabe por qué tiene que llevar esa letra. Pearl le responde que sí lo sabe, que es por la misma razón que el reverendo siempre pone su mano en el pecho, pero que quiere saber más.

Hester, aunque duda, considera que aún es pronto para contarle toda la verdad, así que le responde que la lleva porque le gusta, no por nada más.

Capítulo 16

Hester intenta hablar con Dimmesdale para contarle todo sobre el médico. Decide abordarlo durante un paseo que el reverendo suele dar.

En el bosque, esperando a que aparezca Dimmesdale, Pearl le pregunta a su madre sobre ese Hombre Negro que la leyenda dice que ronda el bosque. Según esta leyenda, el hombre lleva un libro para que la gente lo firme con su sangre. Hester, un poco aturdida ante tanta pregunta, le contesta a su hija que la letra escarlata que ella lleva es la marca que le dejó el Hombre Negro. Pearl cree que quizá el reverendo se lleva la mano al pecho porque también tiene esa marca, aunque en su caso en el interior y no en el exterior de la ropa.

Aparece entonces, a lo lejos, Dimmesdale, por lo que Hester le pide a Pearl que les deje solos.

Capítulo 17

Hester y Dimmesdale hablan y él le confiesa que estar con ella es un alivio, pues siente que puede verle tan cuál es, sin necesidad de mentir. Hester, entonces, le revela la verdadera identidad de Chillingworth.

Al comprender todo, Dimmesdale se da cuenta de que la venganza del médico ha rozado límites insospechados y que se ha convertido en el propio Satanás. Hester le dice que debe irse, quizá a Europa, para salvarse. Dimmesdale expresa el miedo de irse solo, pero ella le promete que no lo hará.

Capítulo 18

Aún en el bosque, Dimmesdale sabe que la decisión no es fácil, pues irse a Europa implicaría volver a pecar. Sin embargo, quedarse en Boston es seguir viviendo como un hipócrita. La esperanza vence el miedo y termina eligiendo ir a Europa con Hester y Pearl.

Cuando Hester escucha su decisión, llena de alegría, se arranca la “A” del pecho y la arroja a un arroyo cercano. Luego, llama a Pearl para que padre e hija se conozcan oficialmente.

Capítulo 19

Antes de llegar a donde están sus padres, Pearl se para en el arroyo. Dimmesdale se pone nervioso por las expectativas de conocer finalmente a su hija.

Sin embargo, Pearl sigue mirando ensimismada el arroyo hasta que comienza a gritar. Hester comprende lo que ocurre, ha visto flotando la “A”, sin la cual no reconoce a su madre. Hester se acerca para recuperar el bordado y colocárselo de nuevo. Ya tranquila, Pearl se acerca de nuevo a su madre y a Dimmesdale, aunque se niega a hablar con él y, cuando este le da un beso, la niña corre a lavarse.

Capítulo 20

Cuando regresa a la ciudad, Dimmesdale se siente como un hombre nuevo y pecaminoso. Reconoce en él la necesidad de pecar y de blasfemar delante de la gente.

La señora Hibbins se encuentra con él y se da cuenta de que algo raro pasa. Le pide que, la próxima vez que vaya al bosque, la deje ir con él. Dimmesdale le dice que no regresará, pero la señora insiste en que sí y le cita para esa misma noche.

Ya en casa, Chillingworth, que siempre está ahí, le ofrece una medicina que, según él, le dará fuerzas para su próximo sermón, uno de los más importantes de su carrera. No obstante, Dimmesdale rechaza tomarse nada. Luego, sube a su habitación y comienza a escribir el discurso.

Capítulo 21

Al día siguiente, Hester y Pearl acuden a la plaza para presenciar, como el resto de personas, la toma de posesión del nuevo gobernador. A pesar de que su aspecto no ha cambiado, en su interior Hester se siente eufórica.

Asiste también al evento el capitán del barco que, luego, les llevará a Europa. Hester ve como Chillingworth habla con él, conversación tras la cual el capitán se acerca a ella. Le explica que ha decidido que el médico compartirá camarote con ellas dos y con Dimmesdale. Hester escucha esto horrorizada mientras Roger la mira sonriendo maliciosamente. Su marido lo sabe todo y no va a dejarles irse sin más.

Capítulo 22

La procesión comienza y van pasando soldados y magistrados. El último de la comitiva es Dimmesdale, que parece lleno de energía. Pearl le comenta a su madre que le gustaría recibir un beso del reverendo. Hester, nerviosa, la manda callar.

La señora Hibbins aparece entonces y le dice a Hester que sabe que Dimmesdale y ella estuvieron juntos en el bosque y que él también lleva la marca del pecado. La bruja añade que el Hombre Negro no ve bien que uno de sus pecadores se esconda.

Hester siente que no puede moverse. Solo reacciona cuando su hija le entrega un mensaje que acaba de darle el capitán para su madre: el doctor Chillingworth quiere que sepa que él se encargará de que su amigo llegue al barco, que Pearl y Hester no tienen nada de qué preocuparse.

Capítulo 23

Mientras el reverendo da su sermón, la gente parece entrar en un gran trance. Cuando acaba y el hechizo se rompe, todo vuelve a la normalidad. Todo menos el propio Dimmesdale, que sube al cadalso. Cuando está ahí, llama a Hester y Pearl. La niña sube a todo correr y se abraza a las piernas de su padre.

Chillingworth empieza a gritar. El resto de personas tampoco entiende qué está pasando. O quizá lo entienden, pero no quieren creer lo evidente.

Cuando ya están los tres arriba, Dimmesdale se abre la camisa y descubre la “A” en su pecho. Luego, se desploma como si el sueño se hubiese apoderado de él. En ese estado medio convaleciente, le pide a Pearl que le dé un beso. Cuando la niña se lo da, Dimmesdale muere.

Capítulo 24

Tras la muerte del reverendo, muchas gentes de Boston siguieron negándose a creer lo que ocurrió, temiendo también manchar la reputación de un reverendo tan bueno.

Al poco, falleció también el médico Chillingworth. Curiosamente, la heredera de su gran fortuna fue Pearl.

Hester y Pearl estuvieron años desaparecidas, aunque Hester terminó regresando a su cabaña en Boston. Allí sigue realizando importantes labores para la comunidad. De vez en cuando recibe cartas desde Europa, posiblemente de Pearl.

La protagonista termina muriendo y siendo enterrada cerca de Dimmesdale. Ambos comparten una lápida con una letra “A” sobre fondo negro.

Leer también:  Resumen de "La casa de los espíritus" de la autora Isabel Allende

Personajes de La letra escarlata

En La letra escarlata claramente hay tres personajes protagonistas que contrastan con el resto. Especialmente representan esta oposición Hester y Pearl, que sí son reconocidas como pecadoras frente a los puritanos del pueblo.

No obstante, vamos a ver este análisis de personajes con más detalle.

Hester Prynne (o Ester)

Su historia es trágica, ya que básicamente es abandonada por su marido que la envía a Nueva Inglaterra. Luego, tiene que criar ella sola a una hija a la que el resto ve como un gran pecado.

A pesar de ello, Hester es una mujer decidida y digna que intenta no verse como la ven los demás. Intenta sobreponerse a las miradas críticas y demostrar que ella es mucho más que su pecado.

Durante la novela su personaje permite reflexionar sobre conceptos como la culpa y sobre el señalamiento de las mujeres, consideradas como las grandes culpables del crimen del adulterio.

Pearl

Representa el pecado, ya que es el fruto de la relación adúltera que su madre tuvo con el reverendo.

Su papel es, por lo tanto, crucial. Se la describe como una niña bella e inteligente, pero también decidida y algo salvaje. En ella se combinan esas dos partes de la relación de sus padres: el bien y el mal, el amor y el secreto trágico.

Reverendo Dimmesdale

Como reverendo es muy querido en el pueblo, lo que a él le causa aún más malestar, ya que se siente sucio e hipócrita.

Él sabe que ha pecado, y llevar a cuestas ese secreto lo está destrozando y le hace incluso enfermar. Esa debilidad es la que aprovecha Roger Chillingworth para manipularlo y maltratarlo psicológicamente.

Dimmesdale solo consigue liberarse de su sufrimiento con la muerte, justo cuando Pearl le da un beso y queda reconocido su pecado.

Roger Chillingworth

Es el marido de Hester. Aunque en cierto modo la abandonó y sabe que ella se casó con él más por necesidad que por amor, no soporta que Hester pueda haberle engañado. Considera que su honra ha sido mancillada y que, por lo tanto, está justificada su sed de venganza. Esta concepción de la mujer como poseedora de la honra del marido recuerda a la de obras del Siglo de Oro como Fuenteovejuna de Lope de Vega.

El pecado, de alguna manera, también se cierne sobre él, ya que le hace cambiar su actitud, volviéndole malo y llevándole a cometer sus propios crímenes.

El Hombre Negro

Es un “no-personaje”, pues existe más bien como una representación del diablo. Es por ello que se habla de él como un ser que está en los bosques y que parece querer buscar continuamente a Hester y a Dimmesdale.

Los puritanos de Boston

El resto de personajes representan el conservadurismo integrado durante el colonialismo del en Nuevo Mundo.

Sus ideas coartan la libertad de Hester, señalándola como una adúltera. No obstante, hay momentos en los que parecen olvidar su pecado y se permiten ver que Hester es mucho más.

La letra escarlata: análisis

Los temas que trata Nathaniel Hawthorne en la novela La letra escarlata fueron importantes entonces y lo siguen siendo hoy en día. Si es así es porque plantean un nuevo modo de pensamiento que se aleja del puritanismo y avanza hacia una sociedad renovada.

El puritanismo

La sociedad puritana es la gran enemiga de Hester y de todas las personas que, como ella, hacen algo que es visto como un pecado. Estas ideas conservadoras son las mismas que, también en Boston, habían conducido a los Juicios de Salem. De hecho, un pariente cercano del autor estuvo involucrado directamente en estas ejecuciones.

Por lo tanto, hay un claro posicionamiento ideológico que se enfrenta al puritanismo y que cuestiona los castigos infligidos desde ese conservadurismo. El escritor plantea que no es solo Hester la pecadora, sino que hay otras muchas personas que observan su “A” con un gesto de comprensión o condescendencia, llegando incluso a añadir que Hester, gracias al poder de su letra escarlata, es capaz de percibir quiénes, como ella, han pecado.

Esa hipocresía es el gran mal de la sociedad, y no el adulterio u otros “crímenes” concebidos como tales por los puritanos. El autor pretende hacer ver que este movimiento se aleja de la verdad, pues esta se oculta para no revelar el pecado. Es decir, la gente peca y no puede evitarlo, solo que se esfuerza por esconderlo y mentir.

El pecado

Aunque Nathaniel Hawthorne no niega el pecado de Hester, sí se pregunta si es necesario tanto castigo y tanto señalamiento.

Para el puritanismo el pecado es algo contra lo que hay que luchar y que no forma parte de la naturaleza humana. Solo pecan quienes Dios ha destinado para ello. En cambio, el autor considera que pecar es humano y que no tiene por qué ser algo negativo. Hester, por ejemplo, vive con su crimen y este no le impide convertirse en una persona apreciada por su comunidad. Por lo tanto, su pecado no la lleva irremediablemente al mal, sino que le permite recorrer el camino del bien e incluso tener una niña que termina siendo la redención del padre.

La mujer como pecadora

A pesar de que el adulterio lo cometen Hester y Dimmesdale, ella es la que peor parada sale. Al principio está la excusa de que la comunidad no sabía que el reverendo era el padre de Pearl, pero cuando esto resulta evidente y el propio hombre reconoce su pecado, hay quien se niega a creerlo.

Existe, por lo tanto, una doble vara de medir que condena a las mujeres y que el autor rechaza. Siguiendo esta línea, Hawthorne crea personajes femeninos complejos, decididos y valientes, huyendo de estereotipos que sí vemos en otras obras como De ratones y hombres de John Steinbeck o Edipo rey de Sófocles. Por el contrario, los personajes masculinos de la obra no despiertan tanta simpatía y son vistos como más débiles o malignos.

A través de Hester, Hawthorne plantea grandes reflexiones sobre este rol impuesto a las mujeres. Por ejemplo, la protagonista se pregunta si es justo que la existencia de las mujeres esté condenada a ser infeliz e injusta por culpa de los preceptos puritanos.

Síndrome de la letra escarlata

El síndrome de la letra escarlata se conoce más bien como el estigma de la letra escarlata. Este concepto hace, pues, referencia al señalamiento que sufren personas o colectivos por ser quienes son.

Como es lógico, este nombre deriva de la novela que nos ocupa. Sobre Hester se cierne un estigma por culpa de quienes lo quieren señalar, no porque ella sienta que ha hecho algo malo.

La letra escarlata, ¿qué significa?

Al entender que es un estigma, estar marcado por la letra escarlata supone enfrentarse a una discriminación que toma forma de diferentes tipos de violencia.

En la actualidad, podría decirse que sobre colectivos como el LGTBIQ+ o el de personas racializadas o con discapacidad existe dicho estigma y, por lo tanto, tienen una letra escarlata sobre ellos.

La letra escarlata: final

El final de La letra escarlata suele despertar dudas debido a su simbolismo.

Dimmesdale confiesa su pecado y se redime de él en el momento en que Pearl le da el beso que antes le había negado. Es decir, es la niña la que, reconociéndolo como padre, acaba con su culpa y con su secreto, abriéndole las puertas del cielo.

La letra escarlata: frases

Para acabar, nos gustaría incluir algunas frases de la novela La letra escarlata. A través de ellas se puede entender la complejidad de los temas tratados y la simbología desarrollada por el escritor.

  • “Ahora [Chillingworth] hurgaba en el corazón del pobre clérigo como un minero buscando oro o, mejor dicho, como un sepulturero cavando una tumba para hallar una joya que había sido enterrada en el pecho del difunto (…)”
  • “¡Persuasiva, pero a veces tremenda! La gente no entendía el poder que la conmovía tanto. Consideraban al clérigo un milagro de santidad”.
  • “En su cabaña solitaria, a orillas del mar, la visitaban pensamientos que no osaban entrar en ninguna otra morada de Nueva Inglaterra”.
  • “Quizá la mujer entiende que afronta una tarea imposible. Ante todo, debe desmantelar y reconstruir todo el sistema de la sociedad.”
  • “Hester, no somos los peores pecadores del mundo. Hay uno que es peor aún que este sacerdote impuro. La venganza de ese anciano ha sido más negra que mi pecado. Ha violado, a sangre fría, la santidad de un corazón humano. ¡Tú y yo, Hester, nunca hicimos semejante cosa!”.

Aspectos literarios de importancia en La letra escarlata

Para profundizar más en la lectura de La letra escarlata, vamos a explorar elementos como el contexto y el simbolismo de la historia y sus personajes.

Contexto

En 1950 se publicó por primera vez La letra escarlata, escrita por Nathaniel Hawthorne y con Ticknor & Fields como editor. Fue uno de los primeros best sellers de la historia, en parte por los temas que trataba y por cómo los trataba.

Hasta entonces, cuestiones como la culpa, el pecado o la pasión no habían sido abordadas de ese modo en la literatura. De hecho, esa “novedad” hizo pensar tanto al autor como al editor que la obra no tendría éxito, pero se equivocaron. La primera tirada de ejemplares (apenas 2500 por las condiciones de la imprenta de la época) se vendieron en una sola semana.

Esto no evitó que la crítica puritana rechazase la obra, aunque otros críticos literarios la alabaron por su lenguaje, su estilo y sus personajes estadounidenses.

¿Qué es La letra escarlata, resumen?

La letra escarlata es una novela que cuenta la historia de Hester, que mantiene una relación extramatrimonial con un reverendo y da a luz a niña fruto de ese “pecado”.

El castigo de la sociedad puritana en la que vive no tarda en llegar, condenándola a llevar siempre una letra “A” color escarlata bordada sobre su pecho. El otro símbolo de su pecado es su hija Pearl.

Sobre quien no cae un castigo terrenal es sobre el reverendo Dimmesdale, amante de Hester y padre de Pearl. No obstante, el hombre siente una gran culpa y sobre sus hombros soporta el peso del pecado secreto.

Si quieres tener este mismo resumen de una manera más visual, puedes consultar este guion gráfico.

¿Qué pasa al final de La letra escarlata?

El final de La letra escarlata se explica entendiendo el simbolismo de Pearl y el contexto de la época.

Cuando Dimmesdale confiesa su secreto y se presenta como padre de Pearl y amante de Hester, se desvanece y muere tras recibir un beso de su hija. Su pecado se redime y se produce una catarsis al más puro estilo de tragedia griega. Se purifica el alma de los personajes protagonistas y se cumplen sus deseos.

Pearl, por un lado, conoce y reconoce a su padre, y este a ella. Dimmesdale se libera de su sufrimiento. Hester comparte su crimen y, al hacerlo, se despide de él.

Otro aspecto curioso del final, y que resulta hasta cierto punto una crítica del puritanismo, es que los habitantes de Boston no parecen terminar de reconocer el pecado de Dimmesdale. No quieren creerlo y lo niega para no mancillar la imagen del reverendo. Sin embargo, también se podría leer como una negación de su propio pecado. Si admiten que hasta el reverendo peca, admiten que también ellos podrían hacerlo.

¿Quién es el autor de La letra escarlata?

Nathaniel Hawthorne es el autor de La letra escarlata. Esta, como el resto de sus obras, se caracteriza por un carácter moralizante y una reflexión profunda sobre la naturaleza humana.

Nació en Salem (Massachusetts) y entre sus antepasados está uno de los jueces de los juicios de Salem. Esto avergonzaba al escritor, que modificó su apellido (añadiéndole la W) para alejarse de esa historia. No obstante, no se alejó del tema, ya que en sus obras incluye elementos mágicos o personajes como brujas.

A pesar de que escribió cuatro novelas largas, entre ellas La letra escarlata, podría decir que el género literario en el que Hawthorne fue más prolífico fue el cuento. Sus relatos se han ido publicando en diferentes antologías, como La pata de mono, en la que comparte espacio con otros autores de misterio como Charles Dickens.

Entre sus amigos estaban algunos de los escritores contemporáneos más famosos de su época. Por ejemplo, Henry Melville le dedicó su famosa novela Moby Dick, y Edgar Allan Poe también escribió grandes palabras sobre él y sobre su obra.

Leer también:  Resumen de "Romeo y Julieta" del autor William Shakespeare

Otras de sus novelas más reconocidas son El fauno de mármol y La casa de los siete tejados. Ambas, igual que La letra escarlata, se consideran ficción gótica por poner énfasis en el sentimiento y añadir elementos de terror. Forma, por lo tanto, parte del mismo movimiento literario que Bram Stoker o Emily Brontë.

Como curiosidad, Hawthorne ejerció como cónsul de Liverpool hasta 1857. Su nombramiento fue, en realidad, un agradecimiento del que fuera presidente de Estados Unidos, Franklin Pierce, ya que Hawthorne había escrito su biografía.

¿Dónde se desarrolla La letra escarlata?

La letra escarlata se desarrolla en Boston, Massachusetts, lo que se ha conocido como Nueva Inglaterra

En cuanto a la época, es en el siglo XVII, años de colonialismo y puritanismo.

¿Por qué es importante La letra escarlata para la literatura estadounidense?

Dentro de la literatura estadounidense, La letra escarlata ocupa un lugar privilegiado. No solo fue innovadora para la época, tratando temas que no solían tener espacio en las novelas de entonces, sino que trató esos temas con dignidad.

La mujer no era un ser débil y dependiente de un hombre. Hester se presenta como una mujer fuerte y digna. A través de ella se plantean dilemas éticos, como el de la culpa y el pecado, y se cuestionan las creencias religiosas que hay alrededor de ellos.

Más allá de los temas abordados, esta novela también es un clásico porque en ella se hace evidente el magnífico estilo de su autor. Muchos críticos consideran que su escritura llegó al culmen con esta novela.

¿Por qué se escribió La letra escarlata?

Nathaniel Hawthorne escribió La letra escarlata (The Scarlet Letter) para explorar el interior y las emociones de un personaje como Hester, utilizando esto como un medio para reflexionar y cuestionar aspectos como el pecado, el castigo, la culpa o el adulterio.

El escritor enfrentaba así los preceptos puritanos, dejando ver que el adulterio no es un pecado si no se describe como tal. Para Hester lo que ha hecho no es malo, pero se avergüenza de ello porque la mirada de los otros le hace avergonzarse de ello.

¿Cuál es la idea principal de la novela La letra escarlata?

La idea principal que se desarrolla durante la novela es la de la culpa, muchas veces construida por el juicio ajeno y no porque la acción deba ser castigada.

Simbolismo y temas

A lo largo de la novela se suceden varias metáforas, imágenes y símbolos que permiten al autor desarrollar la trama con un estilo y un lenguaje únicos.

Gracias a estos recursos comprendemos mejor a Hester y su lucha interna. Ella no quiere avergonzarse, pero, al mismo tiempo, siente el peso del castigo impuesto por la sociedad, simbolizado por esa letra escarlata que debe lucir sobre su pecho.

¿Qué significa tener una letra escarlata?

En la novela, la letra escarlata simboliza el castigo, la culpa y la vergüenza que Hester debe sentir por haber cometido adulterio. Junto a Pearl, es su recuerdo de que lo que hizo está mal, aunque ella no lo vea como tal.

Este significado se ha convertido en un símbolo fuera de la literatura. Por eso, sobre quien lleva una letra escarlata pesa algún tipo de estigma o discriminación.

¿Qué significa la letra A que lleva Hester Prynne, protagonista de La letra escarlata?

La letra “A” es la inicial de “adulterio”, el crimen por el que Hester Prynne es condenada.

¿Por qué la letra escarlata era una A?

La letra escarlata es una “A” porque es la inicial de “adulterio” o “adúltera”.

¿Qué simboliza Pearl en La letra escarlata?

Al ser Pearl la hija de una relación prohibida por adulterio, la niña es un símbolo de la vergüenza. El hecho de que siempre vaya con su madre le hace actuar como una segunda letra “A” escarlata.

Aunque no es un castigo impuesto por la sociedad (como sí es la “A”, que el resto ha obligado a Hester a llevar siempre), Pearl es la evidencia de que Hester tuvo un amante. Algo que se acrecienta al no saber Pearl (ni el resto) quién es su padre. A ojos del puritanismo, nada había más inmoral que el adulterio, que no tener una familia tradicional y que ser hija del pecado.

No obstante, Pearl también es un símbolo de redención para su padre Dimmesdale. Cuando él finalmente la reconoce públicamente como su hija, suelta el gran secreto que llevaba a cuestas, rompiendo con la hipocresía. Esa redención le permite morir habiendo confesado su pecado y, por lo tanto, se entiende que Dios lo recibe.

¿Qué simboliza el bosque en La letra escarlata?

El bosque parece representar lo salvaje o la naturaleza más humana.

En el bosque tienen lugar los encuentros de Hester y Dimmesdale, y se entiende que también dieron suelta en él su pasión. Por lo tanto, este espacio es el que guarda el secreto y, al mismo tiempo, el pecado. Se contrapone, así, a la ciudad, que simbolizaría el puritanismo.

El hecho de que el bosque parezca llamar y atraer a los personajes de Hester, Pearl y Dimmesdale parece querer decirnos que esa naturaleza humana es ineludible. Esta es la gran tesis de la novela, la de que el pecado es parte del ser humano y que intentar evitarlo es inútil, y que si se evita es solo para no encontrar el juicio de inmoralidad que ni siquiera es propio, sino fruto de una sociedad hipócrita.

Este símbolo se puede entender también desde el trascendentalismo, un movimiento filosófico a que Hawthorne estuvo íntimamente ligado y que plantea que el ser humano se acerca a la verdad cuando observa de cerca la naturaleza. En este sentido, el bosque sería el lugar donde la mentira desaparece para dar paso a la verdad, idea que se refuerza al ser ahí donde Hester, Pearl y Dimmesdale pueden comportarse como una familia.

¿Cuál es el punto de La letra escarlata?

A través de esta novela, el autor invita a hacer una reflexión sobre conceptos como la culpa o el pecado, enfrentándose indirectamente a la sociedad puritana de Boston. Plantea que pecar es algo natural.

Personajes

Los personajes sirven al autor para discutir diferentes temas. Lo hace a través de una construcción y un desarrollo magnífico que demuestra la calidad de su escritura.

¿Por qué Hester se niega a nombrar al padre de su hijo?

Sabe que decir la verdad sería condenar al reverendo Dimmesdale. La sociedad puritana podría querer castigarlo igual que a ella, pero sobre todo teme el comportamiento de su marido.

¿Quién es el marido de Hester en La letra escarlata?

Roger Chillingworth es el marido de Hester. Se casaron en Europa, pero luego solo ella fue a Nueva Inglaterra. Él tardó dos años en llegar, y se pensaba que había muerto en un naufragio. Cuando apareció en Nueva Inglaterra, Hester estaba siendo juzgada por adulterio. Aunque la reconoció, no quiso decir que era su esposa para no ser visto como víctima indirecta de su pecado.

No obstante, también empezó a sentir una sed de venganza que le hizo maltratar a Dimmesdale y convertirse en una persona horrible.

¿Quién es el antagonista de La letra escarlata?

El protagonista claro, el que se ve en una primera lectura de la novela, es Roger Chillingworth. Él es quien manipula a Dimmesdale y amenaza a Hester.

No obstante, el enemigo no evidente es el puritanismo. El pecado de Hester es tal porque la sociedad lo señala. En cambio, el autor lo que pretende demostrar es que el “pecado” es algo humano e ineludible.

¿Por qué Hester es la protagonista?

Hester es la protagonista porque a través de ella se desarrolla la tesis de que el pecado es algo humano que solo se convierte en castigable por una sociedad puritana.

En concreto, el hecho de que sea mujer permite ver cómo la sociedad era especialmente injusta con las mujeres, a las que consideraba las únicas culpables de un adulterio que siempre implica a más de una persona.

¿Quién es el padre del bebé de Hester en La letra escarlata?

Dimmesdale es el padre de Pearl, ya que tuvo una relación con Hester.

¿Por qué a Roger Chillingworth se le llama sanguijuela?

En la novela, Roger Chillingworth es tratado como “sanguijuela” porque absorbe la poca vida que le va quedando a Dimmesdale. Cuando descubre que el reverendo es el padre de Pearl y que tuvo una relación con Hester, decide maltratarlo para que la culpa y el pecado terminen de destruirlo.

Además, el término “sanguijuela” tiene un doble sentido. Es un animal que chupa la sangre y en la antigua medicina se utilizaba como tratamiento pensando que así purificaba y sanaba. Chillingworth es un médico que también se supone que debe curar, pero que, en el caso de Dimmesdale, lo que hace es matar.

¿Por qué Pearl vuelve a hacer que Hester use la letra escarlata y por qué Hester decide recogerla de nuevo?

Pearl parece no reconocer a Hester sin su letra escarlata, pues siempre la había llevado. Esto es una gran metáfora, pues su hija, que es también su “castigo” y el recuerdo de su crimen, la identifica por esa otra “marca”.

Hester, en el fondo, también ha hecho de la “A” su persona, otorgándole otro significado. De hecho, en la novela se explica que muchas personas empiezan a considerar que es una “A” de “apta” por las buenas acciones que Hester lleva a cabo en la comunidad.

 

¿Te gustaría leer La letra escarlata y terminar de empatizar con la historia de Hester y Pearl? Compra un ejemplar del libro a través del siguiente enlace y sumérgete en este clásico de la literatura.

María es una filóloga con una formación académica diversa y una especialización en lenguaje, discurso y comunicación. Graduada en Lengua y Literatura Española por la Universidad de La Rioja (2013-2017), destacó con una calificación sobresaliente de 9,025. Durante su carrera, participó en numerosos seminarios y cursos, como los Seminarios de Cine y Literatura Anglo-Americana y el curso de Escritura Creativa. Su tesis final, "Forensic Phonetics and Speaker lineups: theoretical and practical approach", muestra su interés por la fonética forense y los métodos de identificación de hablantes.

María continuó su formación con un Máster en Estudios del Discurso en la Universitat Pompeu Fabra (2017-2018), donde desarrolló su tesis "El packaging como discurso: el discurso de los packs de lácteos funcionales y naturales". Este trabajo analiza cómo el empaque de productos lácteos comunica y persuade al consumidor, explorando el empaque como una forma de discurso publicitario.

Además de su formación académica, María cuenta con certificaciones en gestión de comunidades y redacción de contenido, habilidades que le permiten crear y gestionar contenidos digitales de manera efectiva. Su conocimiento en lingüística, historia, lenguas clásicas, filosofía, geografía, arte, literatura y retórica complementa su capacidad para analizar y comunicar de manera precisa y persuasiva.

Su combinación de conocimientos teóricos y prácticos, junto con su experiencia en diversos campos, hace que María aporte una perspectiva rica y multifacética a cada resumen de obra literaria que realiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram