Resumen de «Prision Verde» de Ramón Amaya Amador

prision verde ramon amaya amador
Tabla de contenidos

En Prisión Verde, Ramón Amaya Amador hace un cruento retrato de la vida en la plantación de bananos una vez los gringos llegan para terminar de explotar a los trabajadores.

No obstante, también es un retrato realista de la vida allí y de cómo los trabajadores terminaron abriendo los ojos ante las injusticias y lucharon por cambiar el rumbo de su propia historia. No por ello esta es una novela idealista, sino que muestra los retos que supone la revolución.

Acompáñanos en este análisis y resumen de Prisión Verde para comprender la profundidad de esta novela y también de la historia de Honduras.

Prisión Verde: sinopsis

Prisión Verde es una novela de realismo socialista que narra la historia de revolución y lucha obrera de un grupo de trabajadores de una plantación bananera de Honduras. A través de ellos conocemos las duras condiciones laborales a las que son sometidos y las diferentes opresiones y discriminaciones que se viven. El enemigo principal no es solo la Compañía Bananera gringa, sino el Gobierno corrupto que no solo vende las tierras, sino su patria.

Prisión Verde: resumen general

En Honduras, el capitalismo y el liberalismo están apoderándose de las plantaciones bananeras. Son muchos los gringos ricos que acuden a los terratenientes hondureños para comprarles sus propiedades. Estas ventas muchas veces son estafas apoyadas por el Gobierno, que pone sus intereses económicos por delante de la patria.

Así es como Samayoa, un antiguo terrateniente, acaba vendiendo sus tierras a un gringo. El problema es que el dinero que percibe por ellas pronto se le acaba. No le queda, pues, otro remedio que acudir a los obreros de una de las plantaciones para que le ayuden a encontrar un trabajo. Tiene la suerte de dar con Máximo Luján, que le abre las puertas de la clase obrera y que pronto demuestra ser una persona concienciada socialmente.

Igual que Máximo, otros trabajadores se están dando cuenta de las condiciones inhumanas y de opresión a las que son sometidos por la Compañía Bananera liderada por los gringos. Es por ello que empiezan a organizarse y a debatir sobre qué pueden hacer y cómo pueden reivindicar sus derechos. Máximo opta desde un principio por la vía pacífica, aunque otro obrero llamado Lucio Pardo cree que, tarde o temprano, deberán hacer uso de la violencia. A pesar de sus diferencias ideológicas, la lucha obrera une a Máximo, a Lucio y a otros muchos.

Las tertulias se suceden y la conclusión siempre es la misma: sin colectivizarse, la lucha obrera no derrocará a la oligarquía gringa ni, en consecuencia, al Gobierno corrupto.

La desolación en el campo hondureño aumenta cuando varios compañeros mueren mientras trabajaban y debido a enfermedades producidas y acrecentadas por las condiciones laborales. Luján insiste en la necesidad de organizarse políticamente.

Mientras, los terratenientes también se dan cuenta de la gran mentira que es el Gobierno hondureño. Por su estatus social, los que eran propietarios de tierras siempre habían apoyado la dictadura, pero pronto se percatan de que el apoyo no es mutuo. El Gobierno no duda en coaccionar y obligar a la venta de tierras, a pesar de ser una estafa, para contentar a los gringos y, de paso, llevarse una suculenta comisión.

El cinismo y la indecencia de los gringos termina haciendo explotar la revolución y los obreros convocan una huelga. Sin embargo, desde un primer momento, Máximo sabe que no tendrán éxito alguno.

No se equivocaba, pues los militares no tardan en reprimir la huelga y apresar a todos los que la iniciaron. Con quien más duros son es con Máximo, al que asesinan sin miramientos. Como venganza por la muerte de su amigo y compañero, Lucio provoca un accidente de coche en el que mueren un jefe gringo, dos capataces y un coronel. Aunque lo torturan para que confiese, Lucio resiste, demostrando una gran fuerza física y mental. No obstante, termina confesando para evitar que las represalias caigan sobre otros compañeros, incluso sobre aquellos que antes fueron terratenientes.

La novela acaba con un punto esperanzador, pues el resto de trabajadores, tras la huelga y tras ver morir a Lucio y Máximo, prometen que el sentimiento de lucha seguirá vivo.

Prisión Verde: resumen por capítulos

La novela Prisión Verde está dividida en varias subsecciones. No obstante, al hacer este resumen por capítulos hemos decidido acudir a las seis partes en las se desarrolla el argumento. En cada una de ellas ocurren una serie de hechos que determinan la evolución de la historia.

Prisión Verde: resumen capítulo 1

En esta primera parte del libro se nos presenta la “Prisión Verde” una plantación bananera; el nombre “Prisión” refleja a la perfección las condiciones de los trabajadores.

La novela, en cambio, comienza no en la plantación en sí, sino en sus oficinas. Allí, el jefe gringo de una compañía bananera (llamado Mister Still), intenta convencer a Luncho López, terrateniente hondureño, de que le venda la plantación. Le ayudan en esta estratagema Sierra y Cantillano, dos amigos de Luncho que ya han vendido sus tierras al gringo. El problema es que Luncho no se deja convencer tan fácilmente.

La reunión acaba justo cuando aparece el señor Martín Samayoa, un hombre que también vendió sus tierras pero que ha derrochado todo el dinero que ganó por ellas. Ahora, totalmente arruinado, le ruega a Mister Still que le contrate como capataz. Ante su negativa y desinterés, Samayoa acude a Máximo Luján, trabajador de la plantación. Este hombre no solo le soluciona el tema del trabajo, pues consigue que le contraten como regador de veneno, sino que le ofrece una vivienda compartida con él y otros muchos trabajadores. Samayoa, al no quedarle otro remedio, acepta.

Prisión Verde: resumen capítulo 2

Como era de esperar, las condiciones de trabajo en la plantación son horribles. La Compañía gringa maltrata a los trabajadores y son muchas las injusticias que comete contra ellos. El problema es que no todos tienen conocimiento real de lo que ocurre y otros muchos se han acostumbrado a esa opresión y al mínimo salario que perciben por estar, básicamente, esclavizados.

Sin embargo, hay un grupo, en el que se encuentra Máximo Luján, que sí empieza a protestar y a compartir su descontento. En sus conversaciones, hay quienes, como Lucio Pardo, creen que deberían iniciar una lucha armada, pero Luján cree que la clave está en la organización de la clase obrera. Sin un partido político y una estructura, el pueblo no derrotará a la dictadura, definiéndose así la metáfora de que lo que ocurre en Prisión Verde es una representación de la historia de Honduras.

Leer también:  Resumen de "Un mundo feliz" de Aldous Huxley

Prisión Verde: resumen capítulo 3

Las conversaciones entre compañeros se convierten poco a poco en tertulias, donde van interiorizando sus ideas revolucionarias y creando espacios de reflexión. El momento clave, sin embargo, llega el día en el que Don Braulio, regador de veneno, muere en plena jornada laboral y entre muchos dolores producidos por la tuberculosis. Enfurecido y desolado ante el cadáver de su compañero, Luján tiene más claro que nunca que deben fundar un partido.

Para él, ni el Partido Nacional ni el Partido Laboral sirven de nada. Le parecen dos caras de la misma moneda, la de la oligarquía y la demagogia. Cree que están al servicio de las compañías bananeras gringas y que se han olvidado del pueblo obrero, por lo que son los trabajadores quienes deben crear un nuevo sistema político que, de una vez por todas, los represente.

La situación más grave es la de las mujeres trabajadoras, que sufren más discriminación e incluso se ven obligadas a prostituirse. Son varias las historias de mujeres que se narran, como la de Catuca Pardo, a la que el capitán Benítez viola, deja embarazada y luego abandona a su suerte. Algo parecido le pasa a otra mujer a cuyo marido un capitán asesina para que otro capitán pueda violarla sin consecuencias.

Prisión Verde: resumen capítulo 4

Volvemos a encontrarnos al personaje de Luncho López, al que terminan convenciéndole de que venda parcialmente sus tierras a la compañía. Él seguirá produciendo independientemente, pero con un acuerdo. Luncho cree que esto es lo mejor y se ve como un gran empresario, y no como un simple terrateniente.

Sin embargo, la felicidad le dura poco. La compañía no cumple con su acuerdo y no le cede los recursos prometidos y necesarios para seguir produciendo, por lo que Lucho termina arruinándose y viéndose obligado a vender totalmente su propiedad. A pesar de ello, Luncho intenta negarse y quedarse con sus tierras, pero el gobierno nacionalista termina interviniendo para que venda. Luncho muere de tristeza al poco tiempo, sobre todo porque él siempre había apoyado a la dictadura y esta no había dudado en darle la espalda.

El resto de terratenientes no corre mejor suerte. Tanto Sierra como Cantillano se arruinan también cuando Estanio Párrago, abogado de la Compañía y Diputado del gobierno, les estafa. Igual que Samayoa antes, Sierra y Cantillano piden trabajo en la Compañía para trabajar la tierra.

Prisión Verde: resumen capítulo 5

La situación sigue empeorando aún más cuando se encarecen los productos de los supermercados, que también pertenecen a las Compañías. Todo cuesta mucho dinero a la clase obrera, pero su salario es insuficiente para comprar casi cualquier cosa. Además, el Gobierno les hace pagar impuestos por escuelas y hospitales que luego no puede utilizar.

El punto culmen llega cuando el conductor de una grúa de la plantación muere mientras trabaja. Como es lógico, lo que estaba moviendo con la grúa en ese momento se echa a perder. Lo que no es tan lógico es que un jefe gringo se enfada con el muerto y llega a gritar que ojalá se hubieran matado cien desgraciados antes que perder esos miles de dólares. Los trabajadores escuchan esto y llegan a su máximo de indignación. Hartos de las humillaciones, convocan una huelga. Máximo Luján acepta el cargo de líder, pero lo hace poco convencido de que la huelga vaya a tener éxito; cree que todo ha sido muy prematuro y desorganizado.

Prisión Verde: resumen capítulo 6

Efectivamente, la huelga es rápidamente reprimida por los militares. Muchos trabajadores son encarcelados y Máximo es asesinado y enterrado bajo una manta de plátano.

Lucio Pardo, que había cogido mucho cariño a Máximo y lo veía como un hijo, no duda en provocar el accidente de un carro en el que iban un jefe gringo, dos capataces y el coronel militar culpable directo de la muerte de su amigo. Todos ellos mueren al volcar su coche.

Las consecuencias no tardan en llegar y Lucio es torturado para intentar sonsacarle que él es el autor del accidente. De él no sacan nada, pero de Sierra y Cantillano, a los que también torturan, consiguen que confiesen el crimen, aunque no lo hayan cometido. En un acto de valentía y para evitar la muerte de dos inocentes, Lucio termina confesando. Muere ahorcado por los militares.

El libro acaba con el resto de trabajadores recordando las enseñanzas de Máximo y cómo consiguió encender una luz de esperanza y de revolución en un lugar oscuro como la prisión verde. Prometen mantenerla encendida.

Prisión Verde: personajes

En la novela Prisión Verde, Ramón Amaya Amador cede el protagonismo a los trabajadores de la plantación. Considera (y sabe de primera mano) que son ellos quienes hicieron evolucionar la historia de Honduras, poniendo semillas para su liberación de un gobierno corrupto. Es por ello que, como vamos a ver, los personajes principales son todos obreros y representan la lucha obrera y los diferentes perfiles que se dan dentro de ella.

  • Máximo Luján: es el gran protagonista, ya que él es el ideólogo de la revolución. Con sus discursos intenta hacer ver a sus compañeros el yugo bajo el que viven. Ha sido obrero toda su vida, pero esto no le hace acostumbrarse a la opresión.
  • Lucio Pardo: igual que Máximo, es un hombre revolucionario. No obstante, no confía en la política y cree que la violencia terminará siendo la respuesta. En parte, no se equivocaba, pues el Gobierno contra ellos siempre aplica la fuerza. A pesar de tener diferencias con Máximo, lo quiere como un hijo y lucha mano a mano con él.
  • Míster Still: es un jefe gringo, representante de la Compañía Bananera. Por lo tanto, él es la mayor figura de autoridad y soberbia. Es un extranjero que se hace con tierras y más tierras hondureñas y, sobre todo, con la vida de quienes las trabajan.
  • Martín Samayoa: antes terrateniente y luego trabajador, este es un hombre que demuestra cómo en la Honduras dictatorial lo único que importa es el dinero. Cuando dejas de tenerlo, pasas a ser nadie y con quienes antes oprimías, ahora te oprimen.
  • Cantillano y Sierra: igual que Samayoa representan el cambio entre clases, que solo viene determinado por el dinero. Aunque pudiesen haber tenido una situación económica apabullante, no dejan de ser hondureños y, a ojos de los gringos, esto no significa nada.
  • Luncho López: es el último gran representante del terrateniente hondureño. Se niega a vender sus tierras, pero el Gobierno termina obligándole a hacerlo. Se da cuenta así de que el Gobierno al que apoyó lo traiciona, pues no le interesa Honduras, sino el dinero.
Leer también:  Resumen de la novela "El gran Gatsby" del autor F. Scott Fitzgerald

Prisión Verde: análisis de los temas

Ramón Amaya Amador fue víctima directa de la dictadura de Tiburcio Carias Andino. Junto con un compañero, el escritor fundó un periódico desde el que apoyar y reivindicar los derechos de los trabajadores del banano. Esto le costó una estancia en la cárcel.

El conocimiento que tenía de la situación de estos obreros, su ideología comunista y su confianza en la lucha obrera, permitieron a Ramón Amaya Amador escribir una novela cruenta pero realista como es Prisión Verde. Estos son los temas que trata en ella.

La lucha obrera

La lucha obrera y comunista era el motor del cambio para Amaya Amador, y también para el protagonista de su novela (Máximo Luján). Confiaba en que la clave para acabar con la opresión del trabajador era la colectivización y alentar el sentimiento de grupo.

De alguna manera, Prisión Verde es una tesis que lo demuestra. En todo momento ensalza el carácter revolucionario de Máximo y su objetivo por convencer y acercar posturas entre sus compañeros. Además, demuestra que si no hay organización, ninguna huelga tendría éxito, pues faltaría el músculo colectivo.

La opresión y la discriminación

A través de los diferentes personajes, el autor retrata los abusos de poder y cómo los oprimidos lo eran más según el grupo social al que pertenecían.

El hombre blanco (el gringo) estaba en la cúspide de la sociedad y era capaz de controlar la cultura de Honduras, incluso sin ser parte de ella. Bajo ella se encontraba el Gobierno, que era hondureño, pero actuaba bajo la orden de los gringos. Aún más abajo estaban los capataces, antiguos terratenientes, coroneles… Que gozaban de ciertos privilegios según el dinero del que disponían.

Pero, sin duda, los grandes oprimidos eran los trabajadores. No obstante, dentro de este grupo también había otros grupos. Las mujeres, por ejemplo, son “las oprimidas de los oprimidos”. Su discriminación era triple por ser hondureñas, trabajadoras y mujeres. Sobre ellas se extiende un paternalismo proveniente incluso de los hombres obreros, que deberían tener más empatía con ellas. Aun así, las ven como un complemento, pero no como seres capaces de liderar la revolución como ellos lo están haciendo. En cierto modo, hablan por ellas.

Ramón Amaya Amador logra así reflejar cómo el patriarcado, el capitalismo, el liberalismo y el racismo entretejían una gran opresión que era más violenta, injusta y evidente para unos que para otros. Esta es una visión que también aparece en De ratones y hombres, la novela de John Steinbeck, que narra también la opresión laboral, pero esta vez de principios del siglo XX en Estados Unidos.

El bien común

Quizá es a través de Lucio Pardo que mejor se entiende este tema. Lucio se sacrifica (confesando su crimen) para que otros dos trabajadores (que antes eran terratenientes y, por lo tanto, opresores) se salven. Demuestra así su compromiso con la lucha obrera y con sus compañeros, entendiendo que él puede morir, pero la lucha no lo hará.

Es decir, se huye de la personalización del héroe y se entiende que es el colectivo el que podrá lograr el cambio (igual que en El recurso del método de Alejo Carpentier). Esto queda aún más claro cuando, al final de la novela, los trabajadores recuerdan con orgullo a Máximo y a Lucio y prometen seguir luchando por sus derechos aunque ellos no estén.

Conclusión de Prisión Verde

Para entender el final de Prisión Verde hay que entender la ideología de su autor.

Ramón Amaya Amador era un comunista, pero tampoco un idealista. Sabía que la revolución no sería cosa de una huelga mal organizada, sino el resultado de una lucha obrera que debería extenderse en el tiempo y en el espacio.

Como hemos apuntado antes, la novela es algo así como una tesis de esta visión de la política y del comunismo, que queda demostrada con el final en el que los trabajadores dejan claro que la lucha sigue viva a pesar de que unos mueran.

Prisión verde: preguntas y respuestas

Antes de acabar, contestamos a algunas de las preguntas más frecuentes sobre la novela Prisión Verde.

Contenido y Narrativa

¿Qué narra la historia de Prisión Verde?

Prisión Verde narra la historia de los trabajadores de una plantación bananera. Esta, sin embargo, no es una historia individual o de una plantación concreta, sino que retrata la situación de opresión, violencia y discriminación que se vivía en las plantaciones hondureñas que permanecieron primero en manos de terratenientes locales y luego, con aún peor suerte, en las de compradores extranjeros.

¿Cuáles son los personajes del libro Prisión Verde?

Prisión Verde tiene varios personajes. Los principales y más relevantes con: Máximo Luján, Lucio Pardo, Míster Still, Martín Samayoa, Cantillano, Sierra y Luncho López.

¿Cuántas páginas tiene el libro de Prisión Verde?

Aunque depende de ediciones, Prisión Verde tiene aproximadamente 300 páginas.

¿Cuál es el impacto de la ambientación en la historia? ¿Cómo contribuye al desarrollo de los temas de la obra?

El espacio de la plantación y sus duras condiciones naturales son clave para la ambientación de la historia. El lugar en sí resulta opresivo por el calor y por lo que implica trabajar tantas horas y en esas circunstancias. El lector, de alguna manera, también se siente atrapado en esa plantación.

El autor consigue acrecentar ese sentimiento de pesadumbre y ese ambiente opresivo según avanza la novela. La tensión es cada vez mayor, pero al mismo tiempo los trabajadores parecen no poder huir de la plantación, sintiéndose irremediablemente atraídos hacia la naturaleza. Quizá porque esa naturaleza es su país y renunciar a ella implicaría renunciar a una patria que ya ni siquiera su Gobierno protege.

Leer también:  Resumen de "Los zarcillos de la vid" de Colette

Comenta sobre la evolución del protagonista a lo largo de la novela.

El protagonista de la novela es Máximo, que desde un primer momento se muestra como un trabajador con conciencia de clase y dispuesto a cambiar las cosas. Su mentalidad es hasta cierto punto idealista, especialmente en comparación a su amigo Lucio. Máximo cree que la vía hacia la libertad pasa por una revolución política pero pacífica, sin uso de la violencia. Esto es algo que Lucio no comparte, pues cree que la violencia será, tarde o temprano, la herramienta para conseguir sus derechos.

Simbolismo y Análisis Literario

¿Qué significa Prisión Verde?

Prisión Verde, el título de la novela, hace referencia metafóricamente a la plantación bananera (por el color del banano y por la opresión que sufrían los trabajadores).

Analiza el simbolismo del título Prisión Verde y su relación con el tema central de la obra.

Prisión Verde hace referencia a las plantaciones bananeras. Eran campos llenos de verde por el color del plátano. Metafóricamente (o quizá no tanto) también eran una prisión. Los trabajadores vivían en unas condiciones opresivas en las que cualquier queja o solicitud de derechos se acaballaba con violencia. No había libertad.

¿Cómo utiliza el autor los elementos de la naturaleza para potenciar el mensaje de la novela?

Además de lo obvio, que es el hecho de que la novela se desarrolla en un entorno rural y natural, Ramón Amaya Amador introduce la naturaleza para reflejar ciertas acciones y emociones.

Por ejemplo, describe como una víbora al jefe gringo, mientras que algunos trabajadores (sobre todo los más jóvenes) son un débil tallo de banano.

De alguna manera, la naturaleza también es un reflejo de la situación de los trabajadores. Las duras condiciones del ambiente son en sí mismas opresivas y demuestran la dureza del obrero. Al mismo tiempo, los gringos van absorbiendo los recursos naturales de Honduras (las plantaciones, el calor) y eso supone adquirir también la fuerza laboral de los trabajadores.

Contexto Histórico y Social

¿Cuándo fue escrito Prisión Verde?

Amador Amaya escribió Prisión Verde a finales de la década de los años 40 del siglo XX. Tomó como referencia la situación de la clase obrera y de las plantaciones bananeras en Honduras, su país. Él mismo había estado ya en la cárcel (y había sido torturado allí) por defender los derechos de los trabajadores. La escritura de la obra fue una nueva declaración de intenciones y de su compromiso social.

¿Cuándo se creó Prisión Verde?

Prisión Verde es una novela publicada en 1950. Al encontrarse en el exilio y ser una novela de crítica política, el propio autor fue también editor y la imprimió en México y Guatemala.

¿Quién era Martín Samayoa?

Martín Samayoa era un terrateniente que vendió sus tierras a la Compañía Bananera. Sin embargo, pronto se gastó el dinero ganado y tuvo que ponerse a trabajar en la plantación. Su historia recuerda a la de tantos terratenientes que pasaron a ser obreros y a formar parte de la revolución. Por ejemplo, el líder posrevolucionario y presidente de México, Plutarco Elías Calles, procedía de una familia de terratenientes que vio su riqueza disminuir según los gringos se hacían con la propiedad.

¿Qué escritor hondureño describe la miseria de los Campeños en las fincas bananeras?

En la novela Prisión Verde, Ramón Amaya Amador describe, a través de la historia y la revolución de algunos trabajadores, la miserable situación de las plantaciones bananeras gestionadas por la Compañía. Eran lugares de opresión, de falta de derechos laborales y de explotación.

¿Cómo representa Ramón Amaya Amador las condiciones de vida de los trabajadores en las fincas bananeras?

Ramón Amaya Amador utiliza a diferentes personajes para representar las condiciones de vida de las plantaciones bananeras. Por un lado, presenta a trabajadores que siempre lo han sido y que hasta cierto punto se han acostumbrado a la opresión. También incluye a personajes como Samayoa, que pasan de ser ricos y privilegiados terratenientes a sufrir la misma discriminación que antes habían ejercido.

Las escenas más claras y violentas que reflejan las condiciones son en las que mueren trabajadores ante la egoísta mirada de los jefes gringos.

También representa los vínculos de amistad entre los trabajadores, que se reconocen unos a otros, se defienden y luchan colectivamente por sus derechos. Todo lo contrario a lo que hacían los jefes gringos, el Gobierno y los terratenientes, que solo miraban por sus intereses.

Discute el papel de los conflictos sociales y económicos en Prisión Verde.

Los conflictos sociales y económicos tienen un lugar central en Prisión Verde, de hecho, esta es una novela comprometida en este sentido y cuyo objetivo era, precisamente, mostrar estos conflictos.

El autor quería, a través de la literatura, mostrar al mundo la situación que muchas personas vivían en su país. Traslada a la novela la historia anónima de miles de personas que se veían obligadas a trabajar en condiciones inhumanas y a las que el Gobierno desprotegía, ciego por sus propios intereses económicos.

La realidad es que son esos intereses económicos los que determinaban el gobierno y la actuación de este. Si al gobierno le venía mejor forzar la venta de tierras para contentar a la Compañía y comisionar, lo hacía, aunque fuese a costa de poner en peligro a su pueblo. Demuestran, pues, tener una actitud totalmente apátrida.

Este conflicto económico, producido por los intereses de unos y otros, genera irremediablemente un conflicto social. Los intereses no siempre casan, como es lógico, y esto produce huelgas por parte de los trabajadores, estafas por parte de los más ricos a los no tan ricos, y represión por parte del gobierno. El malestar es total y lleva al caos, y el caos solo se acalla con violencia.

No obstante, el final del libro deja la puerta abierta a la esperanza y los trabajadores de la plantación aseguran que la revolución no ha acabado.

 

Si quieres entender mejor el realismo y la ideología detrás de Prisión Verde, no tardes más en comprar la novela y leerla. Puedes hacerlo a través de este enlace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram