Resumen de «Vida en el Amor» de Ernesto Cardenal

Resumen de Vida en el Amor de Ernesto Cardenal
Tabla de contenidos

Ernesto Cardenal fue un hombre complejo que no se dejó definir por solo una de las muchas cosas que hizo en su vida. De alguna manera, Vida en el Amor (1974) es una obra que refleja esa complejidad y esa personalidad siempre comprometida con uno mismo, con la sociedad y con Dios.

A pesar de ser un texto eminentemente religioso y espiritual, eso no impide que todo tipo de gente pueda disfrutar de su lectura. A lo largo de este análisis y resumen de Vida en el Amor entenderemos por qué.

 

Resumen corto de Vida en el Amor de Ernesto Cardenal

El propio título del libro, Vida en el Amor, ya da una pista sobre la idea que Ernesto Cardenal desarrolla en él: el amor está presente durante toda la vida y en toda vida.

Thomas Merton, el prologuista, especifica que la creencia del autor era que ‘todos los seres se aman’, una frase que se repite en varias de las cuarenta meditaciones que componen la obra.

Vida en el Amor pertenece a un género híbrido, definiéndose normalmente como prosa poética. La razón es que cada una de estas reflexiones Cardenal las escribe en prosa, como si fuesen entradas de un diario personal. No obstante, lo hace con un lenguaje lírico. Además, los temas que trata (como la espiritualidad o el misticismo) han sido tradicionalmente escritos en poesía, de ahí que cueste catalogar la obra como prosa únicamente por no estar escrita en verso.

El objetivo de Cardenal con esta obra es abrir los ojos del lector, y de la sociedad en general, y ayudarle así a reconocer que el amor le rodea y que siempre está dentro de uno. No obstante, ese amor se puede convertir en odio cuando no se reconoce y no se sabe utilizar. Esto es lo que ocurre cuando los humanos caen en el placer inmediato y falso, y en la mentira de creer que por poseer un producto, una casa o un terreno, son ricos. Una especie de parche que actúa como un sucedáneo del amor real, que es el de Dios.

En cambio, según la teología de Ernesto Cardenal, la riqueza verdadera es la pobreza, entendiendo esta como la certeza de que no se necesitan “adornos” para vivir, pues los humanos, igual que el resto de seres y cosas, son creación divina.

Cardenal explica qué él mismo se perdió en esos placeres para terminar encontrando el camino de la abundancia que le llevó a Dios. Por eso, en el libro intenta compartir sus aprendizajes y su aceptación del amor divino, que es único, completo e infinito.

 

Resumen largo de Vida en el Amor de Ernesto Cardenal

Vida en el Amor es un libro místico que pone el foco en el amor y en este como la máxima representación de lo divino.

El viaje espiritual

Ernesto Cardenal habla de este tema compartiendo su viaje espiritual hacia la aceptación de esta creencia que él considera la mayor verdad. Así, Vida en el Amor es un texto religioso, aunque se aleja de la escolástica tradicional y de aportar información que se puede encontrar en la Biblia. En cambio, adopta una perspectiva personal que desarrolla con un lenguaje claro, conciso, pero igualmente evocador. Es por ello que las meditaciones o reflexiones que se incluyen en el libro encajarían dentro del género de la prosa poética.

El orden en el que se presentan estas meditaciones no es lógico, es decir, no responde a unos ejes temáticos organizados, sino que van sucediéndose como si fuesen entradas en un diario personal. Es así como Cardenal las concibió y las escribió, pues no dejan de ser reflexiones resultado de sus oraciones y que responden más a su instinto que a su mente.

 

Lo político en lo espiritual

El amor es el tema principal y la tesis que defiende el autor es que todos los seres son amor porque todos los seres son creación de Dios. No obstante, hay otros temas que también aparecen en la obra. Todos, por supuesto, relacionados con el amor y con cómo el amor (o la ignorancia de este) influye en ellos. Así, a través de las meditaciones, Cardenal hace evidente su compromiso político y social, mencionando cómo el amor convertido en odio (es decir, el rechazo de lo divino y de la creación) lleva a los humanos a la crueldad, a la tiranía y a la codicia.

Para el autor, los problemas del capitalismo y el materialismo, entre otros, se solucionarían si las personas aceptasen que ya son ricas sin las posesiones, pues, en realidad, como criaturas de Dios, lo poseen todo. Poner límites a las tierras o incluso querer “comprar” una estrella, es una ilusión, pues te quedas con una sola cosa (o una sola parcela) cuando la realidad es que, antes, ya era todo tuyo.

 

Una obra actual

En este sentido, es importante mencionar en este resumen de Vida en el Amor que este es un libro actual y actualizado. Al igual que el resto de textos místicos, la fe cristiana y la visión de Dios como el todo protagonizan la obra. Sin embargo, Cardenal aporta nuevas perspectivas evolucionadas y más relevantes para la época en la que él vive, escribe y piensa. Es por ello que menciona lo propiamente religioso (la fe, la esperanza, el perdón, la culpa…), pero también lo “terrenal” y actual (el capitalismo, las marcas, la tiranía, el poder, el enamoramiento, etc.).

En conclusión, y recuperando las palabras de Fernando Vidal, Director de la Cátedra Amoris Laetitia y estudioso de la obra de Cardenal, Vida en el Amor “es su gran síntesis de la sabiduría cristiana forjada en la mayor adversidad. Esta última es, seguramente, la cima de su mística.”

 

Análisis de los temas de Vida en el Amor de Ernesto Cardenal

La literartura de Ernesto Cardenal se caracteriza por hacer de lo ordinario algo íntimo y místico. Esto es algo que se ve claramente en Vida en el Amor. En los textos que conforman esta antología, que podrían definirse como reflexiones o meditaciones, el autor nicaragüense toma elementos del día a día para iniciar un diálogo poético sobre temas tan intangibles y centrales en la experiencia humana como son la política, el amor o el concepto de Dios.

Aunque esto es algo que posiblemente ya hayas podido percibir leyendo nuestro resumen de Vida en el Amor, vamos a profundizar más en estos temas.

 

Política y moralidad

Ernesto Cardenal fue un hombre comprometido con lo que ocurría a su alrededor, especialmente en su país de origen (Nicaragua), donde asolaba la pobreza entre las clases más bajas. En sus textos, concretamente en Vida en el Amor, la política se constituye, pues, como un tema más.

Su militancia, que no solo la realizó a través de la poesía, le enfrentó con ciertas figuras, como la del dictador Somoza, y al acercamiento a otras como la de Salvador Allende. Este presidente chileno de izquierdas fue quien le nombró Ministro de Cultura, evidenciando una vez que el compromiso político y moral de Cardenal tomó múltiples vertientes.

Volviendo a cómo ese compromiso se refleja en su escritura, en Vida en el Amor el autor relaciona los problemas políticos con el no saber amar. Considera que todas las personas aman, pero a veces no consiguen hacerlo y rechazan ese sentimiento, convirtiendo el amor en odio destructivo, crueldad, codicia y miedo. Cardenal considera, pues, que la raíz del mal está en la ignorancia del amor (y no en su ausencia).

También menciona en una de sus meditaciones cómo la riqueza es falsa, y la pobreza es la verdad. Si en el Paraíso nuestros cuerpos y almas están desnudos, ese es nuestro estado natural. En consecuencia, cuando uno se cree rico, está confundiendo lo que tiene con lo que es, y está subyugándose a la tiranía del dinero.

Leer también:  Resumen de "De ratones y hombres" de John Steinbeck

Siendo así, es el pobre quien más cerca está de lo divino y quien posee la verdad y el universo. Rechaza la creencia de que la propiedad la determina un documento de compraventa, y se burla de la cultura capitalista que se reparte las hectáreas de terreno, cercándolas y limitándolas. Considera que así, en lugar de poseer más, se desposee todo lo demás.

“Vimos en Nicaragua un dictador que no se sació nunca de adquirir tierras, y no se saciaba nunca, porque aunque las escrituras eran suyas, las tierras seguían siendo tan ajenas a él como antes, y por más que adquiría él seguía siendo tan pobre como antes, y por eso quería siempre nuevas tierras. […] Poseía los títulos de las tierras, pero las tierras no eran suyas. Quien pasaba por allí y disfrutaba del paisaje, o pescaba en el río, y después se iba sin codiciar más, ese aun siendo pobre, había poseído la tierra, y no quien guardaba los títulos”.

 

Teología

Como los autores del Renacimiento (Nicolás Maquiavelo, Fray Luis de León, etc.), Ernesto Cardenal era un hombre de letras, de política y de religión (casi como lo habían sido Filón de Alejandría, Santo Tomás de Aquino o San Agustín de Hipona). La literatura y Dios fueron sus dos grandes fuentes de vida y de realización personal, y nunca dejó de unirlas. Por eso, muchos de sus poemas son teológicos y plantean cuestiones propias del cristianismo. Eso sí, lo hace siempre desde una perspectiva humana y no desde una perspectiva elevada.

De hecho, Ernesto Cardenal fue uno de los pioneros de la Teología de la Liberación, una corriente de la ciencia teológica que interpreta la religión y a Dios teniendo muy presente a la gente menos privilegiada. Siendo así, no presenta la existencia de lo divino como algo alejado o superior a lo terrenal, sino que plantea cómo lo sagrado puede encontrarse en los aspectos más cotidianos y humanos. De este modo, acerca la teología a las personas y la pone a su servicio como un modo de liberación.

En los textos de Vida en el Amor, esta creencia se presenta en las múltiples menciones a la esperanza y al perdón divinos, a los que cualquiera puede acceder. Al mismo tiempo, utiliza la teología para abordar cuestiones como la pobreza y la injusticia social. Para luchar contra estos problemas, la obra de Cardenal insta a poner en práctica los valores cristianos del amor al prójimo y la solidaridad.

Como gran enemigo de la teología ve el materialismo, al que considera una especie de politeísmo, pues se basa en la adoración de “nuevos” dioses (el dinero, el automóvil de lujo, las propiedades, el dictador, etc.).

“Pero el materialismo moderno es el mismo antiguo politeísmo, y el mundo nunca ha tenido tantos ídolos como ahora. Un automóvil, una estrella de cine, un líder político, una ideología: son ídolos modernos”.

 

Amor

En sus reflexiones, Cardenal no solo habla del amor hacia Dios, sino que también menciona el amor carnal como uno de los placeres de la vida. No olvidemos que, antes de ser ordenado sacerdote y comprometerse con Dios, el autor vivió una vida terrenal y se dejó llevar por esos placeres. Por eso en sus poemas no hay una condena clara ni un rechazo, sino una profunda reflexión sobre las diferentes formas del amor y sobre cómo todas ellas, aunque atractivas, son inferiores al amor divino.

Un amor que, por otra parte, siempre está presente. Como hemos visto, si aparentemente no está no es por su ausencia, sino por la ignorancia de las personas sobre cómo sentirlo.

“Cuántas veces, aun cuando yo estaba lejos de Dios, surgía siempre un rostro borroso en mis sueños, en las horas de soledad, en el silencio de la noche, después de las fiestas: que era el Dios reprimido, relegado en las sombras del inconsciente”.

En definitiva, el amor es y, en concreto, el amor es Dios. Cardenal expresa cómo él terminó siendo consciente de ello tras pasar por todo lo demás, eligiendo lo divino y asumiendo las consecuencias de que así fuese. Por eso, en las meditaciones de Vida en el Amor se puede percibir esa ilusión del enamorado. Una invitación al amor que se extiende al lector, intentando abrirle los ojos sobre cómo esa emoción ya está ahí (en la naturaleza) y que solo se trata de aceptarla.

 

Misticismo y espiritualidad

Si contemplamos las meditaciones de Vida en el amor, podríamos ver una especie de guía espiritual en la que Cardenal reflexiona y aconseja sobre cómo abrazar el amor divino. Lo hace además con un lenguaje cotidiano, haciendo referencias a cosas como la Coca-Cola o los cornflakes. De nuevo, se percibe esa intención de llevar al lector de lo cotidiano a lo espiritual, pero sin caer en el lenguaje elevado e incomprensible que suele utilizarse para textos de este tipo.

Al ocupar su viaje trascendental de lo mundano a lo divino tanto espacio en la obra y ser, en cierto modo, el “hilo argumental”, podría decirse que el misticismo es el tema central del libro. Este viaje es descrito desde la emoción y desde la certeza de que la fe cristiana es la respuesta. No obstante, y como hemos visto, presenta estas ideas místicas de un modo poco tradicional y con un lenguaje de la fe que se convirtió en su estilo propio y que fue una pieza fundamental en el desarrollo (tanto por su parte como por parte de otros autores) de la ya mencionada teología liberadora.

Pero esta manera de presentar su viaje espiritual va más allá de la forma, también es relevante su contenido. Tal y como describe su proceso de aprendizaje, este no sigue los preceptos eclesiásticos y, de hecho, parece rechazarlos y considerarlos “privilegiados”, mientras que Cardenal consideraba que la espiritualidad está al alcance de todo el mundo.

 

Vida y obra de Ernesto Cardenal

Al ser una obra tan personal, en la que podemos colarnos en la mente, las divagaciones y el amor de Ernesto Cardenal, es importante entender quién fue él y por qué piensa cómo piensa.

 

Infancia y juventud

Ernesto Cardenal Martínez (Granada, 20 de enero de 1925-Managua, 1 de marzo de 2020) no se dedicó solo a la literatura, sino también a la teología, a la escultura, a la política y a la revolución. Aunque esta mezcla pueda resultar extraña, leyendo nuestro resumen de Vida en el Amor habrás visto que son temas que quedan reflejados en su obra.

Como niño, Ernesto Cardenal vivió la riqueza de Nicaragua, pues pertenecía a una familia respetable y con dinero. Esa crianza privilegiada le permitió estudiar en los mejores colegios y luego en las mejores universidades. Así, se mudó a México y luego a Nueva York para completar su carrera en Humanidades. También durante su juventud pudo viajar a países como España o Suiza, lo que le convirtió en un hombre de mundo y le acercó a diferentes perspectivas y realidades políticas, sociales y culturales.

 

Su desarrollo espiritual y su compromiso político

Tras sus viajes y estancias en el extranjero, regresó a Nicaragua en 1950, donde su activismo político se acentuó y le llevó a participar en la Revolución de Abril contra el dictador Anastasio Somoza García. Su intento de golpe de Estado fue un fracaso y acabó con la muerte de muchos camaradas, una experiencia que, sin duda, influyó en que, justo después, comenzase su viaje místico. Así, se fue a Estados Unidos, concretamente a la abadía trapense de Nuestra Señora de Getsemaní, donde conoció al que fue su mentor espiritual y prologuista de Vida en el Amor, Thomas Merton.

Leer también:  Resumen del libro "Cumbres Borrascosas" de Emily Brontë

A finales de los 60 fue cuando su espiritualidad alcanzó el máximo. Se puso a estudiar teología, se ordenó sacerdote y fundó una comunidad cristiana en un monasterio en las islas de Solentiname, donde escribió El Evangelio de Solentiname y donde, tras su muerte, fue enterrado.

No obstante, Cardenal no abandonó lo político, y por eso, en 1971, se unió el Frente Sandinista de Liberación Nacional para intentar acabar de nuevo con el sistema dictatorial de Somoza. En esta revolución sí triunfaron los revolucionarios y Cardenal fue nombrado Ministro de Cultura, convirtiéndose en un hombre de letras, de religión y de armas (entendiendo la política y la lucha social como las armas). Esa unión de socialismo y cristianismo no era común dentro del seno del Vaticano, algo que el entonces Papa Juan Pablo II se encargó de rechazar humillando a Cardenal en público y quitándole, en los ochenta, su título de sacerdote. Ese abandono de la vertiente más tradicional y menos progresista de la Iglesia también lo recibió por parte de la Compañía de Jesús.

A pesar de la reprimenda, Cardenal no dejó de hacer política y apoyar a los movimientos progresistas de Chile, México y de su Nicaragua natal.

 

Su literatura

En lo literario, Cardenal había ido publicando sus obras desde mediados del siglo XX. Entre ellas podían encontrarse poemas, crónicas, ensayos o artículos sobre diversos temas. Se convirtió, así, en uno de los autores más prolíficos de la literatura latinoamericana, llegando incluso a ser nominado, en 2005, al Premio Nobel de Literatura, que no ganó.

Entre sus influencias siempre destacaron otros autores de América Latina, como Pablo Neruda o Rubén Darío. Como ellos, Cardenal destacaba por un uso evocador, pero al mimo tiempo sencillo, del lenguaje, componiendo sus poemas casi como si fuesen música.

Obras como Vida en el Amor aúnan todo lo que Ernesto Cardenal fue y todo su pensamiento. Así, el libro que nos ocupa desarrolla la Teología de la Liberación y la contextualiza como necesaria en un mundo que está siendo amenazado por el capitalismo, la tiranía o el materialismo.

En definitiva, Ernesto Cardenal fue un hombre comprometido con su tierra, su cultura, su literatura y su religión. Es por ello que recibió reconocimientos de todo tipo, desde ser Miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua (2010) o el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2012), que recogió en Madrid, hasta el Premio de la Paz del Comercio Librero Alemán (1980).

A pesar de ir envejeciendo, no dejó de viajar y de compartir su pensamiento (uno de sus últimos viajes fue a Buenos Aires en 2013). Ernesto Cardenal murió en 2020 en Managua (Nicaragua).

 

Preguntas y respuestas sobre Vida en el Amor de Ernesto Cardenal

Para terminar de analizar Vida en el Amor, contestamos a algunas preguntas adicionales sobre la obra y su autor.

 

Teología y espiritualidad

 

¿Cómo se relaciona la poesía de Ernesto Cardenal con la Teología de la Liberación?

Podría decirse que la obra de Ernesto Cardenal se relaciona estrechamente con la Teología de la Liberación, siendo característica y referente de ella. Esta corriente, que fue rechazada por el Papa Juan Pablo II y llevó a que este quitase el título de sacerdote a Cardenal, plantea que Dios y el estudio de lo divino deben ponerse al servicio de las causas sociales y no ignorarlas o verlas como algo ajeno.

Es decir, lo político, la justicia social y lo religioso se unen en esta teología. Siendo así, la escritura de Cardenal muestra un gran compromiso no solo espiritual, sino también social. Es por ello que ve la pobreza como la verdad, reinterpretando la fe según esta idea y criticando todo aquello (el capitalismo, el materialismo, las dictaduras…) que intentan cambiar el foco hacia el dinero como sinónimo de riqueza.

 

¿Cómo se refleja la espiritualidad de Ernesto Cardenal en Vida en el Amor?

Vida en el Amor es una guía espiritual en la que Ernesto Cardenal explica, de un modo reflexivo y cotidiano, cómo ha sido su navegación trascendental hasta unirse a Dios. Por lo tanto, este libro es uno de los más espirituales del autor, pues recoge todos sus aprendizajes y los comparte con los lectores.

La suya es una espiritualidad que no responde a lo eclesiástico, sino que plantea nuevas cuestiones y se expresa a través de un lenguaje “moderno”.

 

¿Qué papel juega la oración en la vida de Ernesto Cardenal según Vida en el Amor?

Para Ernesto Cardenal, la oración es un modo de conectar con Dios y de ser consciente de su amor. Por lo tanto, se presenta como un elemento importante en su espiritualidad y el impulso de sus meditaciones.

 

Amor y relaciones interpersonales

 

¿Cómo se define el amor en Vida en el Amor de Ernesto Cardenal?

En Vida en el Amor, el amor se describe como un todo, como divino y como omnipresente. El amor, que es Dios, siempre está ahí, aunque, si se ignora e intenta reprimirse, se convierte en odio, conflicto o crueldad. No obstante, nunca desaparece.

Por ello, Cardenal deja entrever que los problemas desaparecerían si todo el mundo aceptase el amor y dejase de buscarlo en los placeres de la vida. Él así lo ha comprobado, pues abandonó los placeres (a los que considera falsos dioses) para encontrar el amor verdadero.

 

¿Cómo se reflejan las relaciones interpersonales en la poesía de Ernesto Cardenal?

Ernesto Cardenal tuvo una vida antes de ser tan religioso, por lo que pudo experimentar el amor carnal. En su obra no niega esa realidad, pero expresa cómo solo el amor divino, que está dentro de cada uno, es el que le ha completado.

En este fragmento se explica bastante bien la idea de que la belleza y el amor pueden encontrarse en relaciones interpersonales, pero que estas son un reflejo limitado de lo divino. Es decir, se puede encontrar el amor en una relación, pero este amor tendrá un límite. El amor infinito solo está en Dios.

“Estás dentro de mí y en tus ojos están concentrados todos los ojos de las muchachas a las que yo he amado y los ojos de las que me han amado y mucho más, y todas las miradas de amor que ha habido en el mundo y mucho más, y tus ojos están fijos en mí desde toda la eternidad, y desde toda la eternidad me están mirando”.

 

¿Qué papel juegan los demás en la vida de Ernesto Cardenal según Vida en el Amor?

El resto de personas son creaciones de Dios igual que uno mismo lo es. Por lo tanto, es importante reconocer en ellas (y en uno mismo) la belleza y el amor de Dios, pero entendiendo que hay que ir más allá.

De algún modo, son un medio necesario para alcanzar el amor divino total. Así, Cardenal fundó una comunidad contemplativa y se preocupó de compartir su viaje, instando a otros a reinterpretar por sí mismos la realidad.

 

Naturaleza y medio ambiente

 

¿Cómo se relaciona la naturaleza con el amor en Vida en el Amor de Ernesto Cardenal?

Ernesto Cardenal refleja una importante relación entre la naturaleza y el amor. En varios textos acude a la naturaleza, a los animales, a la tierra, al agua, al aire… Y las presenta como formas materiales del amor de Dios.

Para Cardenal, la tendencia de la humanidad a ir corriendo de lado a lado o a intentar “poseer” la naturaleza es un error. Un error que nos aleja del amor divino y no reconoce la presencia de Dios en todo aquello que la rodea.

Leer también:  Resumen de "Historia de una escalera" de Antonio Buero Vallejo

 

¿Cómo se refleja la relación de Ernesto Cardenal con el medio ambiente en su poesía?

El medio ambiente es creación de Dios para Cardenal. Por ello, rechaza cualquier forma de destruirlo o cambiarlo, sobre todo si la razón de hacerlo viene dado por corrientes terrenales como el capitalismo o la dictadura.

Se muestra, así, preocupado por todo lo referente a la deforestación o la explotación del medio ambiente. No entiende por qué hacer eso para tener, por ejemplo, electricidad, cuando Dios ya nos ha dado la luz del sol.

 

¿Qué papel juega la naturaleza en la vida de Ernesto Cardenal según Vida en el Amor?

Para Ernesto Cardenal, la naturaleza es un modo de estar cerca de Dios, pero para eso es importante pararse a contemplarla. En la naturaleza, Cardenal se siente cerca de lo divino.

 

Política y sociedad

 

¿Cómo se refleja la política en la poesía de Ernesto Cardenal en Vida en el Amor?

El compromiso político de Ernesto Cardenal es patente en toda su obra (y en su vida).

En Vida en el Amor este compromiso político pone el foco en las clases bajas y en la opresión y la pobreza impuesta. Esto queda reflejado en algunas meditaciones en las que humilla y critica el capitalismo y mecanismos como la compraventa de propiedades. Plantea que el pobre es el verdaderamente rico, pues sabe que toda la naturaleza ya la posee porque Dios la ha creado para la humanidad. En cambio, intentar limitar y poseer trozos de tierra es ignorar el amor y el poder divinos.

 

¿Cómo se relaciona la sociedad con el amor en Vida en el Amor de Ernesto Cardenal?

En Vida en al Amor, Ernesto Cardenal habla de la sociedad y de sus injusticias. Retrata en sus meditaciones como las relaciones de poder en las que unos creen tener más que otros, llevan a alejamiento de Dios. En cambio, reconocer el amor divino y aceptarlo implicaría acabar con ese mal social y gestar, a cambio, una comunidad más pura y plena.

 

¿Qué papel juega la sociedad en la vida de Ernesto Cardenal según Vida en el Amor?

Ernesto Cardenal no se considera un ser superior y alejado de lo terrenal por haber alcanzado el amor divino. De hecho, su compromiso con la sociedad siempre fue patente y quiso compartir su sabiduría de un modo cercano y transformador.

 

Forma y estilo poético

 

¿Cómo se utiliza el lenguaje en Vida en el Amor de Ernesto Cardenal?

A diferencia de otros autores místicos, el lenguaje de Ernesto Cardenal en Vida en el Amor es bastante asequible. Acude para ello a una lingüística sencilla y en la que no hay florituras. Es más, incluye términos modernos y propios de la actualidad social.

Su objetivo era compartir su viaje y presentarlo como un ejemplo que todo el mundo podría seguir, así que no usa palabras complejas ni una sintaxis poco comprensible. Esto no quiere decir que el lenguaje no sea evocador, simplemente que no por ser evocador renuncia a la claridad y concisión de sus ideas. Así, acude a metáforas, símbolos o símiles, pero construyéndolos con imágenes comunes y colectivas. De este modo, logra expresar sentimientos y emociones complejas de un modo vívido.

 

¿Qué características formales tiene la poesía de Ernesto Cardenal en Vida en el Amor?

Para empezar, deberíamos decir que, aunque se habla de poesía, Vida en el Amor es más bien un género híbrido.

Las reflexiones están escritas en prosa, aunque existe un gran lirismo por los temas que trata y por cómo los trata. Siendo así, podríamos decir que estas meditaciones son prosa poética, igual que Platero y yo de Juan Ramón Jiménez o Vita nuova de Dante Alighieri.

 

¿Cómo se relaciona el estilo poético de Ernesto Cardenal con su temática en Vida en el Amor?

La temática de Vida en el Amor es puramente espiritual. Por ello, es lógico que Ernesto Cardenal utilizase un estilo poético. Así, gracias a ciertos recursos y mecanismos, logra expresar la complejidad de lo que quería explicar.

 

Por qué es interesante leer Vida en el Amor de Ernesto Cardenal

Como se señala en este artículo (disponible en PerséeVida en el Amor es la obra más reeditada de Ernesto Cardenal en España. Esto es, hasta cierto punto, extraño, pues no es la obra más reconocida del autor y, además, el tema religioso suele resultar muy nicho.

No obstante, se explica que sea una obra leída e interesante porque lo que cuenta no solo puede leerse desde la religión. Muchas de las ideas que Cardenal recoge y comparte en estos textos son, ante todo, humanas. Por eso, es mejor acudir a Vida en el Amor sin preconcepciones o prejuicios, sino con la mente abierta.

La obra puede llevar a reflexiones importantes sobre temas actuales como la propiedad privada, las dictaduras o el modo en el que nos relacionamos las personas. Al mismo tiempo, la sencillez del lenguaje, de alguna manera, calma y obliga a parar en tiempos de prisas, estrés, polarización y ansiedad. El resultado es que, como lectores, nos cuestionamos por qué no conseguimos estar saciados si lo tenemos «todo».

 

Si te hemos convencido y quieres leer la profundidad de los pensamientos de Ernesto Cardenal, hazte con un ejemplar, encuadernado en rústica, de Vida en el Amor haciendo click en este enlace de Amazon (también puedes encontrar la versión libro electrónico, con algún euro de descuento, en Amazon Kindle).

María es una filóloga con una formación académica diversa y una especialización en lenguaje, discurso y comunicación. Graduada en Lengua y Literatura Española por la Universidad de La Rioja (2013-2017), destacó con una calificación sobresaliente de 9,025. Durante su carrera, participó en numerosos seminarios y cursos, como los Seminarios de Cine y Literatura Anglo-Americana y el curso de Escritura Creativa. Su tesis final, "Forensic Phonetics and Speaker lineups: theoretical and practical approach", muestra su interés por la fonética forense y los métodos de identificación de hablantes.

María continuó su formación con un Máster en Estudios del Discurso en la Universitat Pompeu Fabra (2017-2018), donde desarrolló su tesis "El packaging como discurso: el discurso de los packs de lácteos funcionales y naturales". Este trabajo analiza cómo el empaque de productos lácteos comunica y persuade al consumidor, explorando el empaque como una forma de discurso publicitario.

Además de su formación académica, María cuenta con certificaciones en gestión de comunidades y redacción de contenido, habilidades que le permiten crear y gestionar contenidos digitales de manera efectiva. Su conocimiento en lingüística, historia, lenguas clásicas, filosofía, geografía, arte, literatura y retórica complementa su capacidad para analizar y comunicar de manera precisa y persuasiva.

Su combinación de conocimientos teóricos y prácticos, junto con su experiencia en diversos campos, hace que María aporte una perspectiva rica y multifacética a cada resumen de obra literaria que realiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram