Resumen «El Aleph» de Jorge Luis Borges

Resumen El Aleph de Jorge Luis Borges
Tabla de contenidos

Si hay un libro reconocido y destacado de entre toda la obra de Jorge Luis Borges (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899 – Ginebra, 14 de junio de 1986), este es El Aleph. 

Esta antología recoge varios relatos del autor, algunos tan famosos como “El Aleph”, “El inmortal” o “La Casa de Asterión”. La grandiosidad de esta obra no está solo en cada cuento individual, sino en cómo todos ellos, en su conjunto, plantean reflexiones metafísicas, espirituales, filosóficas y artísticas. Demuestran tener todos varios niveles de lectura, lo que permite encontrar siempre algo nuevo en ellos.

Como aproximación y primer acercamiento a ellos, te invitamos a leer nuestro análisis y resumen de El Aleph.

 

Resumen corto de El Aleph

No es sencillo escribir un resumen breve de El Aleph, ya que es un libro que contiene diecisiete relatos y, por lo tanto, diferentes historias. Sin embargo, sí podemos sintetizar lo que todas ellas representan y qué tienen en común.

El Aleph fue publicado en 1949 (y luego reeditado en 1974). Aunque los textos son variados, se parecen en las muchas referencias mitológicas y simbólicas que cada uno de ellos incluye. Borges realizó así una especie de homenaje a la literatura universal y a la humanidad como causa y consecuencia de esa literatura.

El autor mantiene un característico estilo sobrio y perfeccionista, demostrando su conocimiento del lenguaje y de las palabras. No obstante, y a diferencia de otras obras anteriores, en El Aleph vemos a un Borges más abierto a la reflexión, a la filosofía y a abordar temas inverosímiles pero realistas. Sin duda, una inmersión en el realismo mágico que autores como Gabriel García Márquez luego exploraron en obras como Cien años de soledad. Borges lo que hizo fue explorar esos límites entre la realidad y la fantasía, entre lo observable y lo imaginado, entre lo explicable y lo que no se puede nombrar.

 

Resumen por cuentos de El Aleph

Al ser una colección de cuentos, la mejor manera de hacer un resumen de un libro con El Aleph es ir examinando cada cuento y entender qué se nos narra. Solo así podremos luego analizar su contenido.

 

El inmortal

Marco Flaminio Rufo, un tribuno de la legión romana, decide ir a la Ciudad de los Inmortales. El viaje presenta varios retos, pero consigue llegar a la ciudad y entrar en ella. Antes, bebe agua de un arroyo que resulta ser la fuente de la inmortalidad. En cambio, lo que ve en la ciudad mítica lo decepciona, por lo que decide regresar.

Cuando sale de la ciudad se encuentra a un troglodita, perteneciente a un pueblo que no tiene lengua, por lo que decide enseñarle a hablar con la suya. A este ser lo llama Argos, ya que lo sigue como si fuese un perro (Argos era el nombre del perro de Ulises).

Una noche empieza a llover y, de repente, Argos pronuncia sus primeras palabras “Argos, perro de Ulises”. Marco Flaminio, entonces, intenta averiguar que más puede saber Argos sobre La Odisea, pues él no le había enseñado nada. Descubre que Argos es en realidad Homero, y que tanto él como el resto de trogloditas era un antiguo habitante de la Ciudad de los Inmortales que decidieron abandonarla y vivir en el desierto.

Marco decide entonces quedarse a vivir con los trogloditas. Tantos años siendo inmortal terminan pasando factura, por lo que decide, junto a otros compañeros, buscar la fuente de la mortalidad, pues tiene que haber una.

Ya en el siglo XX, después de haber sido testigo de importantes acontecimientos históricos, Marco bebe de un arroyo. Lo hace por calmar la sed, pero en cuanto el agua llega a su estómago, el protagonista nota un dolor y, en ese instante, sabe que ha encontrado la fuente de la mortalidad.

 

El muerto

El protagonista de este cuento es Benjamín, el líder de una banda de contrabandistas. Llegó a este puesto sin tenerlas todas consigo, pues él nacin en el seno de una familia muy humilde y rústica. Empezó en la banda por recomendación de su tío y se hizo un hueco en ella cuando, en una pelea, salvó la vida del que entonces era el jefe (Bandeira).

Su reconocimiento y seguridad dentro del grupo crecen como la espuma, por lo que Benjamín pronto quiere aspirar a más. Decide que su misión es sustituir a Bandeira, así que no tiene reparos en matar a algún colaborador para ascender. El problema es que, además del puesto de líder de Bandeira, Benjamín empieza a desear también tener a su mujer, sus caballos y sus armas. Aprovechando que Bandeira está enfermo, Benjamín planea sus propios movimientos y busca la colaboración de Suárez, el guardaespaldas de Bandeira.

Benjamín, cada vez más envalentonado, desobedece órdenes de Bandeira e incluso se acuesta con su mujer. Una noche, es Benjamín quien preside la mesa cuando Bandeira le ordena a su mujer que bese a Benjamín. En ese momento, Suárez dispara a Benjamín, que entiende que era él quien estaba siendo traicionado, y no Bandeira.

 

Los teólogos

En un incendio, solo un libro sobrevive. Es una obra que incluye una enseñanza de Platón mal explicada. Un siglo después, esta doctrina sigue estudiándose y ha dado pie a una secta formado por los “anulares” o “monótonos”, que creen en la circularidad del tiempo. En contra de ellos están los dos protagonistas del relato, Aureliano y Juan de Panonia, que son dos especialistas en teología con ideas contrarias.

Aureliano tarda diez días en escribir su refutación para la doctrina de los anulares, pero la de Juan resulta ser más límpida y universal. Esto hace que su rivalidad se acreciente.

En una nueva refutación para una nueva herejía, Aureliano escribe una cita de Juan, lo que resulta en que este sea condenado por hereje y muera en la hoguera. Unos años después muere también quemado Aureliano, aunque esta vez por causa de un rayo. Cuando Dios lo recibe en el cielo, este le confunde con Juan.

 

Historia del guerrero y de la cautiva

Este relato es en realidad un relato doble, aunque las dos historias que se narran en él tienen en común el proceso de aculturación.

La primera cuenta la historia de un guerrero longobardo llamado Droctulf, que decidió pasarse al bando romano al ser testigo de la magnificencia de esa civilización. Borges describe este caso como el de un iluminado.

La segunda historia es la de una mujer inglesa a la que unos indígenas capturan. El tiempo que pasa con ellos hace que deje atrás sus modales británicos, se case, tenga hijos con un indio y se niegue a volver a Inglaterra. Para Borges este caso no es diferente al anterior, aunque haya quien no vea a esta mujer como una iluminada.

 

Biografía de Tadeo Isidoro Cruz

Este relato cuenta la historia de Tadeo Isidoro Cruz, un personaje secundario de Martín Fierro. Borges recupera a este personaje para escribir sobre él.

Cruz se convierte en un prófugo de la justicia después de matar a un hombre. Aunque permanece tiempo huido, la policía termina encarcelándolo, no sin antes mostrar Cruz resistencia y pelear. Como castigo, lo mandan a formar parte de las tropas que luchan en las guerras civiles. Con los años, asciende dentro del ejército, llega a sargento y rehace su vida en un pueblo, donde vive con su familia y es propietario de un terreno.

Una noche, como sargento, recibe la orden de atrapar a un criminal prófugo. Cuando dan con él, se enfrenta a las autoridades. Cruz se reconoce a sí mismo en ese hombre, por lo que decide unirse a él y enfrentarse a los policías que, hasta ese momento, eran sus compañeros. Ese criminal al que Cruz ayuda resulta ser Martín Fierro.

 

Emma Zunz

Cuando vuelve del trabajo, Emma, la protagonista de la historia, recibe la noticia de que su padre se ha suicidado. Emma decide que vengará su muerte, pues si su padre se ha suicidado es porque el jefe de ambos (tanto Emma como su padre trabajaban en la misma fábrica textil), lo acusó de robar cuando en realidad el ladrón era él.

Al día siguiente, Emma llama a su jefe y pide verle, pues, le dice, va a contarle los planes que algunos compañeros tienen para hacer una huelga. Luego, se va al puerto y, de entre varios marineros suecos que acaban de atracar, escoge a uno y se acuesta con él.

Cuando, después, se dirige a casa de su jefe, Emma va repitiéndose las palabras que quiere decirle antes de dispararle. Sin embargo, dispara antes de poder pronunciar una sola palabra y hacerle saber a ese despreciable hombre que es una venganza. A la policía, Emma le dice que lo ha matado en defensa propia, pues su jefe había intentado abusar de ella.

Como curiosidad, este cuento fue llevado a la pantalla en una serie de televisión llamada Los cuentos de Borges.

 

La casa de Asterión

El protagonista, Asterión, se defiende de una serie de acusaciones en este relato, que parece más un alegato.

Cuenta que él vive solo, pero que no es un prisionero, pues puede salir siempre que quiera. No lo suele hacer porque la gente, cuando lo ve, se asusta. Él cree que es porque es hijo de una reina y resulta intimidante.

Explica que su día consiste en pasear por su gran mansión y que, una vez cada nueve años, nueve hombres lo visitan. El problema es que cuando Asterión, emocionado, corre hacia ellos, estos se asustan y se suicidan antes de que él se acerque demasiado. Uno de esos hombres, antes de morir, le dijo que alguna vez a Asterión le llegaría su castigo, algo que el protagonista espera con ansia, pues no quiere seguir causando la muerte de nadie.

En un epílogo del cuento, Borges narra una conversación entre Teseo y Ariadna, en la que él le cuenta a ella que, extrañamente, mató al minotauro sin que este se defendiese.

 

La otra muerte

Borges explica que este relato lo escribe para contar la verdadera historia de Pedro Damián, un gaucho al que el autor siempre admiró y que acaba de morir.

Leer también:  Resumen de "Doña Perfecta" de Benito Pérez Galdós

Lo que descubre es que Damián fue todo un misterio. El coronel con el que el gaucho luchó lo recuerda de manera cambiante. Una vez dice que es un héroe, otra un cobarde y otra que ni siquiera lo conoció. El propio Borges se da cuenta de que la imagen que tenía en su mente del rostro de Damián era de un cantante.

Borges entonces llega a algunas conjeturas. Una de ellas es que hubo varios Pedro Damián, otra que este hombre revivió dos veces por misericordia de Dios, y cada vez que lo hizo se mostró diferente.

La última conjetura es que Damián fue cobarde en la batalla y, por vergüenza, el resto de su vida cambió la historia de lo que había ocurrido para mostrarse como un héroe. Borges reflexiona sobre cómo el cambiar un hecho pasado hace que se cambie toda la historia universal y, aún más interesante, que existan varias historias paralelas.

 

Deutsches Requiem

El protagonista de este relato es Otto, un nazi que ha estado al mando de un campo de concentración. Está a punto de ser ejecutado por sus crímenes, pero antes intenta justificar sus acciones. Cuenta también cómo acabó en el campo de concentración tras la amputación de una de sus piernas. Se centra sobre todo en la narración de un episodio.

Entre sus prisioneros, conoció a un poeta judío que, con su arte, le ablandó el corazón. Para evitar que siguiese causando en él ese efecto y despertase su piedad, Otto hizo la vida imposible al judío para que este terminase suicidándose.

Al final, explica, ha aceptado el final de la guerra y la derrota nazi porque, tal y como está viendo al estar a punto de ser ejecutado, la violencia sigue imperando, y para él eso es lo importante.

 

La busca de Averroes

Averroes, un copista árabe de España, intenta traducir la Poética de Aristóteles. Es complicado hacerlo por dos motivos. Uno, porque está traduciendo sobre otra traducción. Dos, porque nadie ha conseguido traducir con exactitud al árabe las palabras comedia y tragedia.

Pensando en la respuesta, Averroes mira por la ventana y ve a unos niños que empiezan a hablar español mientras juegan a imitar el ritual islámico, en el que una persona se ubica en un minarete y llama al rezo. Averroes, aunque sigue sin saber cómo nombrarlas, presencia una combinación de tragedia y comedia.

Más tarde, el protagonista acude a casa de un estudioso del Corán con otros compañeros. Allí les cuenta algunas experiencias que ha tenido viajando y les habla también de una obra de teatro que vio. De nuevo, le cuesta encontrar las palabras para describir esa obra.

En el epílogo, Borges explica que se siente identificado con Averroes. El autor también se encontró ante el deseo de explicar algo sobre Averroes, pero se vio ante la imposibilidad de hacerlo porque todo lo que sabía sobre este hombre era a través de otros textos y personas.

 

El Zahir

A las manos de Borges llega un objeto, el Zahir, que puede tomar infinitas formas (una brújula, un tigre, etc.).

Dentro de este relato, Borges habla de Teodelina, una mujer de la que reconoce haber estado enamorado y que era famosa por estar obsesionada con las normas sociales. Según lo que se llevase, cambiaba de vestido, de peinado, de actitud… Cuando murió, Borges fue al entierro y luego se tomó algo en un bar. Allí recibió una moneda que le hizo entrar en una espiral de pensamientos sobre las monedas y su valor simbólico. Para deshacerse del objeto de su obsesión, entra a otro bar y paga otra copa con esa misma moneda.

Durante un mes, Borges intentó dejar de pensar en el Zahir, acudiendo incluso a un psicólogo para ver si le podía ayudar. Sin embargo, las respuestas sobre el Zahir las encontró en un libro que decía que el Zahir era en realidad una creencia islámica y uno de los nombres de Dios.

Tiempo después de la muerte de Teodelina, Borges se entera de que la hermana de esta y el chófer de otra mujer habían enloquecido y no dejaban de hablar de una moneda. Borges entiende que ese es también su destino: volverse loco pero, en lugar de por una moneda, por el Zahir. Cree que la razón es que detrás del Zahir está Dios, y solo él es capaz de invadir la mente de las personas de esa manera.

 

La escritura del Dios

Tzincán, mago de la pirámide del dios maya Qaholom, ha sido encerrado por los españoles, que quieren que les revele dónde está el tesoro. En el lugar donde está encerrado, una cárcel con forma de óbolo, hay una trampilla que, cada día, los carceleros abren para echarle comida. Cuando esto pasa, Tzincán puede ver a un jaguar que está en otra celda. El protagonista cree que ese animal, que es uno de los atributos de Dios, puede tener cifrada entre sus manchas una sentencia mágica para acabar con los males. Cada vez que la puerta se abre, Tzincán se esfuerza por ver bien al jaguar y memorizar sus manchas.

Un día, Tzincán comienza a vivir experiencias místicas, como despertarse de un sueño en otro sueño o poder entrever el universo. Esta última ocurre durante una sesión de tortura, lo que le permite al protagonista entender todo. La sentencia escrita en el lomo del jaguar consta de catorce palabras. Si Tzincán las pronuncia en voz alta, todo su tormento se acabará y se convertirá en un ser todopoderoso. Sin embargo, decide no hacer nada, pues el resultado sería solo para su beneficio individual y debe pensar en el interés colectivo de su nación.

 

Abenjacán el Bojarí, muerto en su laberinto

Dos amigos llamados Unwin y Dunraven visitan un laberinto frente al mar de Cornwall. Dunraven le cuenta a Unwin que, cuando era niño, Abenjacán llegó a ese mismo lugar acompañado de un león y de un esclavo. Fue él quien ordenó que se construyese el laberinto.

La razón por la que quiso crear ese laberinto, tal y como Abenjacán le contó a un cura, fue para esconderse del espíritu de su primo Zaid, al que él mismo había asesinado durante un episodio psicótico. Ambos primos habían huido de sus tierras, pues Abenjacán había sido un rey déspota al que una revuelta había logrado echar. Sin embargo, antes de irse, Zaid y él se habían llevado todos los tesoros de las tierras que les habían pertenecido.

Después de huir y del asesinato de Zaid, Abenjacán necesitaba esconderse. No obstante, un día fue al cura a decirle que Zaid había conseguido entrar al laberinto y que había matado al esclavo y al león. Después se va corriendo y aterrado. Cuando el cura acude al laberinto para comprobar si lo que Abenjacán decía era cierto, se lo encuentra muerto junto a su león y a su esclavo.

De vuelta en el presente, Unwin cree que todo es una mentira, aunque no sabe cómo demostrarlo. Lo que sí sabe con certeza, porque lo ve, es que el laberinto tiene una puerta trampa en el suelo. Unos días después vuelve a encontrarse con su amigo y le explica cómo ahora sí que está seguro de que toda esa historia es falsa. Él cree que Zaid, mientras el rey dormía, robó todos los tesoros y se fue, dejando a su primo el rey solo. Fue él quien llegó a esas tierras y construyó el laberinto.

Si lo hizo, no fue para esconderse, sino para que la noticia de que un árabe, un león y un esclavo estaban en un laberinto, llegase a oídos de su primo, el rey. Zaid podía imaginarse que su primo iría a buscarle para vengarse, así que, cuando este llegó, se escondió y salió en el momento adecuado para matar al rey y ocupar, definitivamente, su lugar.

 

Los dos reyes y los dos laberintos

Un rey árabe visita al rey de Babilonia, que había construido un complejo laberinto. Para burlarse de su invitado, el de Babilonia le hace entrar al laberinto hasta que el rey árabe ruega por salir. Cuando finalmente lo sacan y vuelve a su reino, enfadado, organiza una invasión de Babilonia y aprisiona a su rey. Cuando lo tiene bajo su poder, el rey árabe lo lleva al peor de los laberintos, el desierto, y lo deja morir allí.

 

La espera

Un hombre llega a un barrio en el que nadie lo conoce ni sabe quién es. Cambia incluso de nombre para mantener aún más su anonimato. El nuevo nombre que elige es Villari.

En el barrio su vida es apacible, pero siempre esperando recibir la noticia de que su enemigo, Alejandro Villari, ha muerto. Durante la noche, cuando duerme, es el único momento en el que la tranquilidad lo abandona, pues sueña que Villari y otros hombres lo buscan para matarlo. En estas pesadillas el protagonista tiene un revólver con el que se defiende. Una noche despierta de uno de estos sueños y se encuentra con que Villari y otro hombre están en su cuarto. Sabe que están ahí para matarlo, pero les pide un minuto y se da la vuelta. Con ese gesto no sabe si quiere despertar su compasión, sufrir menos o despertarse del sueño.

 

El hombre en el umbral

Borges cuenta que un amigo suyo, Bioy, trajo un puñal de Londres. Otro amigo, Cristopher, reconoce que ese puñal se usaba en Indostán como arma. Él lo sabe porque estuvo allí de oficial. Procede a contarles entonces un relato de su experiencia.

Cristopher tuvo que ir a la India para averiguar qué había pasado a un escocés llamado David, al que su gobierno había enviado a poner orden en la India. Cuando empieza a entrevistar a la gente de allí, Cristopher se encuentra con el silencio, pues nadie parece querer decirle nada sobre el paradero de David, que había actuado como un juez local de gran dureza.

Leer también:  Resumen y analisis del libro "Pedro Páramo" de Juan Rulfo

Finalmente, el protagonista da con un hombre anciano, que le cuenta cómo los británicos llegaron a esas tierras. Al principio los nativos aceptaron el nuevo gobierno, pero dejaron de hacerlo cuando se dieron cuenta de que sus derechos eran cada vez eran menos y que el juez David y sus oficiales cometían muchos abusos. Siendo así, los nativos se rebelaron y secuestraron al juez para que se enfrentase a todos los delitos que había cometido en nombre de su “justicia”. Eligieron a un loco para que dictara sentencia contra el juez, pues creían que Dios hablaba a través de los locos. David fue condenado a muerte.

 

El Aleph

Este es uno de los cuentos más estudiados de Borges y de la literatura latinoamericana en general. Además, es el relato que da nombre a la colección.

El cuento comienza en 1943 con un Borges que en esta ocasión, además de narrador, es personaje. Nos narra cómo seguía enamorado de su mujer Beatriz, que había fallecido en 1929. Para mantener vivo su recuerdo y su amor, cada año visita a la familia de Beatriz el día en el que está cumpliría años. En uno de estos encuentros, Borges habla con Daneri, el primo-hermano de Beatriz, sobre filosofía. Lo que piensa Daneri sobre el hombre moderno y el viaje de la vida es muy interesante, por lo que Borges le anima a escribir sobre ello. Daneri le muestra un poema en el que ya ha empezado a explicar estos conceptos. Lleva años trabajando en esa obra, que se titula “La Tierra” y pretende unir todo el universo en versos.

Los dos personajes vuelven a reunirse para seguir hablando del poema, que Daneri está decidido a publicar. Le pide, pues, ayuda a Borges, ya que este es un autor destacado y con contactos. También le pide que le escriba un prólogo, sabiendo que eso aumentaría el reconocimiento de su obra. Borges acepta en un principio, pero pronto cambia de opinión, pues cree que Daneri en realidad no es un buen compositor, sino un idiota que se da ínfulas de ser más de lo que puede llegar a ser. Todo queda ahí hasta que un día Daneri llama a Borges para decirle que hay un Aleph en su sótano.

¿Qué es un Aleph? Para Daneri, tal y como le cuenta a Borges cuando este va a verlo, el Aleph es un punto en el espacio que contiene todos los puntos del universo. Tener ese Aleph es clave para terminar su poema, que debe ser universal. Al mismo tiempo, se da cuenta de que, si el Aleph está en su sótano, no puede estar en su poema.

Cuando Borges escucha toda esta explicación cree que Daneri ha enloquecido, pero quiere comprobarlo con sus propios ojos y ver si realmente hay un Aleph. Antes de bajar al sótano, Daneri le ofrece un coñac que, según cree Borges, está envenenado para hacerle alucinar, así que lo rechaza. Ya en el sótano, Daneri le explica que para ver el Aleph debe tumbarse en el suelo y observar el punto donde empiezan las escaleras, concretamente en el escalón número 19.

Daneri deja solo a Borges, que no está muy convencido de qué es lo que tiene que ver hasta que lo ve. El Aleph mide aproximadamente una pulgada, pero en su interior se muestra todo el universo. Borges no puede describir mucho más de lo que está viendo, pues el lenguaje humano es insuficiente. Lo que sí explica son cosas que se le han aparecido en el Aleph (el mar, el rostro de Beatriz, las crines de un caballo, uvas…).

Después de dejarlo un rato a solas, Daneri vuelve a bajar al sótano y le pregunta a Borges si ha visto o no el Aleph. Borges le miente y le dice que no. Le recomienda también que tire la casa y se mude al campo.

Cuando se marcha de la casa, Borges reflexiona sobre cómo nada más podrá sorprenderle, pues nada superará el Aleph. Sin embargo, el protagonista termina olvidando que vio el universo entero, como si todo hubiese ocurrido en otra vida.

Borges termina el cuento relatando que Daneri derrumbó la casa y que también publicó su poema, el cual ganó un importante premio literario. Borges cree que si consiguió escribir el poema y hacerlo tan bueno, fue porque el Aleph del sótano en realidad era un falso Aleph.

 

La intrusa

Dos hermanos (Cristian y Eduardo Nielsen) viven juntos. Son de origen europeo, pero sus costumbres son criollas y también sus profesiones.

Un día Cristian lleva a casa a Juliana, una mujer muy bella y dulce. Eduardo no tarda en enamorarse de ella. Cristian se da cuenta de que su hermano también está prendado de Juliana, por lo que una noche se la ofrece. A partir de ese momento, los dos hermanos comparten a Juliana.

Las discusiones también comienzan desde esa noche. No reconocen que el motivo real de su enfrentamiento constante es Juliana, pues eso sería admitir que una mujer les importa. Cuando la situación es ya insostenible, deciden venderla a un prostíbulo. El problema es que ambos van de continuo al prostíbulo para estar con Juliana, por lo que terminan llevándola de vuelta a su casa.

Una tarde, Cristian le pide a Eduardo que lo ayude a llevar unos cueros a un pajonal. Lo que Eduardo no sabe hasta llegar allí es que lo que realmente están dejando es el cadáver de Juliana. Cuando Cristian se lo dice, le explica que esta era la única solución para recuperar su buena relación. Los dos hermanos se abrazan y el cuento acaba.

 

Análisis temático y filosófico de El Aleph

La diversidad de cuentos de El Aleph permitieron a Jorge Luis Borges unir diferentes temáticas en un solo libro. Son todos temas filosóficos, algo que, si has leído nuestro resumen, puedes comprobar al ver la cantidad de espiritualismo y misticismo que rezuma en cada uno de los relatos.

Aspectos como la magnitud del universo, el paso del tiempo o la dualidad son explorados por el autor desde la experimentación literaria y la reflexión filosófica. Veamos cómo.

 

La identidad humana desde la filosofía panteísta

El panteísmo plantea que un hombre es todos los hombres, una idea que Borges expresa a través de cuentos como “El inmortal” o “Los teólogos”. Relatos en los que los protagonistas son varios hombres en uno (en “El Inmortal” Cartaphilus, Homero, Marco Flaminio y el propio Borges terminan siendo la misma persona) o que necesitan de otro para vivir y complementarse (en “Los Teólogos” cada uno de los teólogos existe en contraposición del otro y, cuando llegan al Cielo, son confundidos).

Esta doctrina viene a decir que no hay individuos como tal, sino que la identidad de la humanidad es una y es general. Cada persona contiene a todas las personas, y, a su vez, todas las personas contienen a esa persona. En consecuencia, la individualidad de las personas es aparente en el plano terrenal, pero cuando se llega al plano espiritual (por ejemplo, cuando los teólogos llegan ante Dios), las diferencias se desvanecen.

El misticismo del panteísmo tiene su máxima expresión en el cuento de Borges de “La escritura de Dios”. El sacerdote maya que está a punto de ser ejecutado se rinde ante su destino, aun pudiendo salvarse, pues entiende que lo colectivo prima por encima de lo individual.

 

El destino y la muerte

El destino y la muerte, pero también la inmortalidad, son temas recurrentes en los cuentos de El Aleph. La razón es que son temas de carácter metafísico, algo que a Borges siempre le intereso como persona y como autor.

El tiempo se presenta en algunos de los cuentos (como “El inmortal” o “El Aleph”) desde una perspectiva diferente a la común. El tiempo para Borges es algo que se da de manera simultánea, y no lineal o sucesiva. Sin embargo, nuestro lenguaje solo es capaz de expresarlo (y percibirlo) de esta segunda manera. En el cuento “El Aleph” esta idea queda totalmente clara: todo se puede dar al mismo tiempo, haciendo que haya muchos tiempos y todos se den a la vez.

El tema del destino está muy unido al del tiempo. Si el tiempo es simultáneo y es más un círculo que una línea, no tiene mérito el vivir o el hacer algo “irrepetible” (como escribir La Ilíada), pues de algún modo se está destinado a ello porque estamos sujetos a repetir lo que han hecho otros antes. Esta idea de la repetición queda recogida en los cuentos como “Historia del guerrero y la cautiva” o “El hombre en el umbral”.

 

La realidad y la irrealidad

Una de las contraposiciones más claras en los cuentos es la que se da entre la realidad y la irrealidad. Borges presenta a personajes (como Daneri en “El Aleph”) que no se dan cuenta de que la realidad es una ilusión imposible de descifrar en su totalidad, y que lo que perciben no es más que fantasía.

Algunos de estos personajes sí terminan percatándose del engaño, como le ocurre a Benjamín en “El muerto” (cuando acaba el relato, el protagonista se percata de que todo lo que le dieron —el poder, el triunfo, el liderazgo…— era una ilusión, pues a ojos de Bandeira él estaba ya muerto, y así terminó). También el minotauro Asterión vive en la ilusión, pensando que es un noble que vive en un castillo cuando en realidad es un monstruo encerrado en un laberinto.

 

La magnitud del universo

Uno de los temas clave de El Aleph es el universo, que se presenta como un concepto inabarcable que, por eso mismo, puede generar consuelo o terror.

Consuelo le genera al sacerdote de “La escritura de Dios”, que comprende que debe morir porque él no es nadie. Esto le permite descansar y aceptar su destino. En cambio, a Borges en el cuento de “El Aleph”, esa imposibilidad de comprender y expresar lo que está viendo (el universo entero en un agujero) despierta en él el miedo y también la desgana.

Leer también:  Resumen de "Los zarcillos de la vid" de Colette

La importancia que el tema del universo y la infinitud tiene para Borges queda claro cuando analizamos el significado del título del libro. “Aleph” es una palabra con múltiples acepciones, y todas ellas con un claro contenido filosófico. “Aleph” es una letra del alfabeto hebreo, del persa y del arábigo, lo que demuestra su universalidad. Pero es que “aleph” también es como se conoce al Codex Sinaiticus, la versión griega de la Biblia que originalmente habría contenido ambos testamentos. Por último, pero no menos interesante, hay que mencionar que el aleph es un signo matemático empleado por Georg Cantor en la formulación de su teoría más famosa, la de que no existe un solo infinito, sino muchos, y algunos más grandes que otros.

 

Mejores cuentos de El Aleph

Es complicado llegar a un acuerdo total sobre qué cuentos del El Aleph son mejores, pues los gustos personales, por muy académico que se quiera ser, influyen en la decisión.

No obstante, la crítica literaria sí ha llegado a cierto consenso sobre cuáles de los relatos de Borges merecen más reconocimiento y son imprescindibles. Son, por lo general, las historias que más fama tienen tanto entre los lectores como entre los estudiosos.

  • “El Aleph”, por sus múltiples lecturas.
  • “Los dos reyes y los dos laberintos”, por su brevedad y concisión para explicar la paradoja del conocimiento.
  • “La casa de Asterión”, por reinventar y resignificar un mito clásico como es el del minotauro.
  • “El inmortal”, por su metaliteratura y por su reflexión sobre la inmortalidad y el tiempo.

Más allá de esta selección que pone en relieve cada cuento de manera individual, es importante señalar cómo la literatura de Borges es, en su totalidad, una de las mejores. Muchos escritores contemporáneos como Paulo Coelho (escritor de El Alquimista) han declarado su admiración por el argentino.

Si te interesa saber cómo Borges concibió y escribió estos y otros cuentos, el cómic Borges. El laberinto infinito, recorre la vida del autor, centrándose en su estilo narrativo y sus influencias literarias.

 

Preguntas y respuestas sobre El Aleph (relato y libro)

La complejidad temática de El Aleph libro y de “El Aleph” cuento generan muchas dudas, por eso en este apartado vamos a resolver las más comunes.

Trama y Contenido General

¿Qué es “El Aleph” y de qué trata?

“El Aleph” es un cuento de la colección, el más importante y uno de los más reconocidos y analizados en la literatura universal. El relato explora el concepto de universo como una totalidad y una infinitud. Puede ser todo a la vez y nada al mismo tiempo.

 

¿Qué da a entender el cuento “El Aleph”?

“El Aleph” plantea una reflexión sobre el universo y el ser, llegando a ironizar sobre ellos. Viene a decir que quizá no hace falta saberlo todo o entender el universo en su totalidad, pues no es algo inmóvil o estático.

 

¿Qué encuentra el narrador del cuento “El Aleph” del escritor argentino Jorge Luis Borges?

El narrador del cuento, que es el propio Borges, encuentra el Aleph, es decir, un punto que contiene la totalidad del universo.

 

Analiza cómo “El Aleph” refleja los temas recurrentes en la obra de Borges, como el infinito y la realidad.

Son varios los temas que, como autor, obsesionaban a Borges y que también aparecen en “El Aleph”.

Uno de ellos es el infinito como un concepto imposible de comprender para la mente humana, pero que, a pesar de ello, se intenta continuamente describir. En este sentido, aparece también la idea de la realidad no como una, sino como varias. Resulta complicado abarcar todas esas posibilidades, una tesis que Borges presenta no solo en este cuento, sino en toda la colección, al mostrar cómo para una misma historia pueden haber diferentes verdades, perspectivas y, por lo tanto, realidades.

 

Personajes

¿Quién cuenta la historia de “El Aleph”?

El cuento de “El Aleph” está narrado por Borges en primera persona.

¿Cómo era Beatriz en “El Aleph”?

Beatriz es un personaje de “El Aleph”, aunque cuando se narran los hechos ella ya está muerta. Fue la mujer de Borges, y este la describe como “alta, frágil, muy ligeramente inclinada”, también dice que era inteligente. En un nivel más psicológico, los estudiosos explican que Borges se basó en varios personajes literarios (como Helena de Troya de La Odisea o Beatrice Portinari de La divina comedia) para crear a Beatriz.

 

¿Quién era Beatriz Viterbo en la vida real?

Parece ser que Borges se inspiró en Norah Lange, una de sus amantes, para crear el personaje de Beatriz.

 

¿Quién se enamora de Beatriz?

Borges, como personaje, estuvo enamorado de Beatriz, pero esta murió cuando aún estaba en su plena juventud. También se enamoró de ella Daneri.

 

¿Quién es Carlos Argentino Daneri?

Daneri es el otro protagonista del cuento El Aleph. Era primo-hermano de Beatriz, con la que también mantuvo una relación algo tumultuosa y tóxica. Es Daneri quien quiere escribir un poema en el que dejar reflejado el universo en toda su magnitud, pero su objetivo se ve momentáneamente comprometido cuando descubre el Aleph, es decir, un punto en el que está el universo entero.

 

¿Quién es Beatriz en “El Aleph”?

Beatriz es el personaje femenino de “El Aleph”. Es la mujer de la que estuvieron enamorados Borges y Daneri. Se la presenta como una joven hermosa e inteligente.

 

Discute cómo los personajes de “El Aleph” contribuyen al desarrollo de los temas principales de la obra.

Los dos personajes protagonistas del cuento “El Aleph”, Borges y Daneri, son clave para el desarrollo del relato.

Borges, que además es el narrador, es quien incluye las reflexiones más metafísicas, generando una nueva capa filosófica y literaria para el relato. Gracias a él se profundiza en los conceptos de infinitud y universalidad.

Daneri, por su parte, se presenta como la tesis contraria a la de Borges. Este personaje está obsesionado con definir el universo y cree que puede hacerlo a través de su poema. Esto es algo que lo enfrenta a Borges, que considera que eso es imposible y solo muestra la prepotencia del ser humano.

 

Simbolismo y Temas

¿Qué simboliza el Aleph de Borges?

El Aleph simboliza la complejidad, la magnitud y la inaccesibilidad del universo, el cual la mente humana no puede abarcar ni explicar aunque quiera.

Explica el simbolismo de “El Aleph” dentro de la narrativa y cómo este simbolismo se relaciona con la visión del universo de Borges.

El cuento de “El Aleph” está cargado de simbolismos, los cuales Borges utiliza para explorar temas comunes en su literatura como son el universo y la multiplicidad de realidades.

El Aleph como punto que contiene la totalidad del universo ayuda al autor a plantear su idea de que lo universal no se puede conceptualizar, y que hacerlo implica renunciar a la infinitud y a las muchas realidades que contiene. El autor acepta que no es posible describir el universo, y que si Daneri lo hace es por su obsesión, pero no porque disponga del conocimiento total.

Otro tema que Borges explora a través del Aleph como símbolo es la metafísica. Si uno observa la totalidad del universo, se está observando a sí mismo, desafiando la capacidad humana de comprensión y percepción. De este modo, Borges reflexiona también sobre el propio concepto de autoría, sobre la posibilidad de escribir sobre uno mismo y sobre la relación entre autor y obra. En esta misma línea, y utilizando a Daneri como un símbolo del artista que quiere crear una obra ingente, Borges desarrolla la idea de que eso es imposible, pues el arte siempre imitará la realidad, pero nunca será capaz de expresarla en su totalidad.

 

Contexto y Estilo Literario

¿Cómo inicia El Aleph?

El libro de El Aleph (es decir, la colección de cuentos) comienza con el relato de “El inmortal”. El cuento “El Aleph” comienza en 1943 cuando Borges se reúne con Daneri y este le cuenta todo sobre su poema.

 

¿Dónde se escribió El Aleph?

El libro El Aleph se publicó en 1949 con la Editorial Losada, pero los diferentes cuentos que contiene fueron escritos en diferentes épocas. El relato de “El Aleph” concretamente se publicó por primera vez en 1945 en la revista Sur.

 

¿Qué tipo de narrador tiene el cuento de Jorge Luis Borges?

El cuento “El Aleph” de Borges tiene un narrador en primera persona, pues el propio Borges es quien relata la historia.

 

Analiza el estilo narrativo de Borges en “El Aleph” y cómo este influye en la percepción del lector.

Igual que a nivel temático el relato de “El Aleph” es representativo de Borges, también lo es en cuanto a su estilo narrativo.

En el relato, Borges refleja su gran erudición y su pleno conocimiento lingüístico, haciendo uso de términos concretos y complejos, pero, al mismo tiempo, reconociendo las limitaciones del lenguaje a la hora de expresar ciertas realidades o ideas (como la de universalidad o infinitud).

Otro elemento estilístico con el que Borges jugaba mucho y le servía para explorar su propia identidad como creador, es el de la metaliteratura. Borges es personaje, narrador y autor al mismo tiempo. Además, habla en el relato sobre poesía y sobre lenguaje, cuestionando si el artista tiene o no la capacidad de crear arte sobre ciertos temas y si puede ser, por tanto, confiable.

 

Si quieres descubrir el universo en su totalidad, la paradoja del tiempo o la complejidad de la identidad humana a través de los cuentos de Borges, hazte con un ejemplar de El Aleph (disponible en librerías como La Casa del Libro, pero, de manera más rápida, también a través de este enlace).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram