Secretos al descubierto: ¿Cómo es realmente un manuscrito?

Tabla de contenidos

Cuando los autores empiezan a pensar en publicar su propio libro, en algún momento se hacen una pregunta: ¿qué aspecto tiene realmente un manuscrito? La creación de este documento parece compleja, pero con un poco de práctica y el formato necesario, es más sencilla de lo esperado. Curiosamente, los manuscritos tienen una historia apasionante, de la cual hablaremos aquí. ¡Aprende todo lo que realmente necesitas saber sobre los manuscritos y su creación!

 

¿Qué es un manuscrito?

El manuscrito es la copia del libro que los autores entregan a la editorial para que sea valorado y corregido. Por tanto, es crucial que se respeten las especificaciones comunes a la hora de presentarlo. Ya sea novela, guion o libro infantil, en la literatura moderna el manuscrito es estándar e indispensable.

 

¿Cómo ha evolucionado la forma del manuscrito a lo largo del tiempo?

Originalmente, el término manuscrito deriva de la palabra latina “Manu Scriptum” que significa “escritura a mano” o “escrito a mano”. Así pues, la forma original del manuscrito es un libro escrito por el propio autor (antes todavía a mano) que se envía a la editorial para solicitar su publicación.

La situación es distinta con la autopublicación, pues deja de necesitarse el clásico manuscrito.

 

¿Cuáles son los elementos básicos de un manuscrito?

La base del manuscrito es el contenido del libro que se publicará. La audiencia a la que se quiere llegar es irrelevante, igual que si el libro es más adecuado para el ocio o para el aprendizaje. Para el editor, este documento es una oportunidad de ver el libro, analizar su posible alcance y corregirlo según sus propias necesidades.

Leer también:  Resumen del libro "La conjura de los necios" de John Kennedy Toole

Aunque un libro encuadernado es la forma más bonita de presentarlo, el manuscrito se imprime por una cara y no se encuaderna. Esto da al editor la oportunidad de sacar páginas sueltas, utilizar el reverso para notas y editar el texto cómodamente.

¿Qué aspecto tiene un manuscrito y cuáles son sus especificaciones?

Algunas editoriales proporcionan directrices claras sobre cómo debe estructurarse. Si no se dispone de ellas, existen normas estándar con las que el autor puede orientarse. He aquí un breve resumen de las directrices para un manuscrito de alta calidad que se recomiendan:

 

  • Tamaño del texto: se utilizan 30 líneas de 60 pulsaciones cada una por página, en letra plana justificada a la izquierda.

 

  • Diseño de página: para permitir las correcciones, debe elegirse la impresión a una sola cara.

 

  • Interlineado: se considera normal un interlineado de 1,5 puntos y un interlineado doble entre párrafos.

 

  • Tamaño de letra: el tamaño de letra ideal para una buena legibilidad es 10 o 12 en fuente Arial o Courier New.

 

  • Alineación del texto: como formato de alineación se utiliza el texto justificado con guion.

 

  • Información adicional: cada hoja debe contener números de página y el nombre del autor.

 

¿Cuáles son los consejos prácticos para escribir y dar formato a un manuscrito?

Internet ofrece buenas plantillas para el procesamiento de textos, lo que facilita la creación de un manuscrito. Aunque se desee dar más personalidad al texto propio, estas normas son importantes, ya que ayudan al editor de la editorial a leer rápidamente el manuscrito y a editarlo de forma rutinaria.

Leer también:  Cómo diseñar tu propio libro: todos los consejos

En la práctica, se ha demostrado que es útil para los autores tener su texto directamente en páginas estándar. Esto te ahorra el tiempo de formatear todo el trabajo después. Si puedes configurar el programa de escritura, elige que haya 30 líneas, cada una con 60 caracteres. La especificación de caracteres incluye no solo letras, sino también caracteres especiales, como las comillas.

El manuscrito no debe presentarse sin haber sido solicitado. Además, es útil acompañarlo de una carta de presentación que informe a la editorial sobre quién es y qué desea el autor. Aquí se explica por qué merece la pena la obra y por qué el autor ha elegido esta editorial. Es recomendable que en esta carta el autor deje ver su personalidad.

Pequeño consejo: la carta de presentación puede dirigirse directamente al editor correspondiente del género, para que llegue enseguida al lugar adecuado.

¿Por qué es importante crear un manuscrito bien formateado?

Cada año, cientos de miles de manuscritos aterrizan en los escritorios de los editores. A menos que se trate de celebridades como Alice Weidel u otros políticos, ¡un envío no garantiza la publicación!

Además, muchos editores apartan manuscritos porque no tienen el formato clásico. Los autores pueden evitar esto si toman las precauciones adecuadas y causan una buena impresión.

 

El manuscrito como base del libro posterior

Ya se trate de la garrapata como plaga, del naufragio del Titanic o de una novela de ficción, el manuscrito es la pieza central y el primer paso para la publicación. De su calidad depende en gran medida que se consiga un contrato con la editorial. Por eso es tan importante dedicarle tiempo y diseñarlo con cuidado. Así, el editor también se divertirá corrigiéndolo. Por último, es fundamental que nunca se envíen manuscritos sin que te lo pidan.

Leer también:  Concurso de escritura juvenil - darse a conocer como un joven autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuál es tu maxima cualificación para este resumen?
5/5
Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp
Telegram